Skip to content
 

Dieta alcalina: ¿El secreto para evitar o curar enfermedades?

Las frutas y vegetales son los alimentos con mayor alcalinidad.

Zanahorias y remolachas

Istock

Seguro que has escuchado hablar de la dieta alcalina y sus beneficios para la salud, incluso en la supuesta prevención del cáncer. Pero, ¿qué dice la ciencia al respecto? ¿Es cierto que las células tumorales crecen en ambientes ácidos y no en medios alcalinos?

Debemos tener en mente que el consumo de una dieta alcalina se va a ver reflejado en el pH de la orina, pero no significativamente en el de la sangre. De ahí es que se haya buscado un posible vínculo entre una dieta ácida y el desarrollo de cáncer de las vías urinarias. Sin embargo, los estudios al respecto no arrojaron resultados relevantes en relación con el efecto protector de la dieta alcalina frente al desarrollo del cáncer.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La dieta alcalina y las enfermedades

Lo que sí se ha encontrado es que ciertos medicamentos, empleados en la quimioterapia, son más efectivos en un ambiente extracelular más alcalino. Pero el cáncer no es el único padecimiento que se ha estudiado en relación con una dieta alcalina. Un estudio demostró que una dieta rica en frutas, verduras y disminución de la carga de ácido contribuyó a la preservación del tejido muscular tanto en mujeres como en hombres adultos mayores.

Otro hallazgo interesante es que una dieta rica en bicarbonato de potasio en mujeres postmenopáusicas contribuye a mejorar los niveles de hormona de crecimiento y a reducir el riesgo cardiovascular, además de mejorar la memoria y la función cognitiva. Alimentos como los plátanos, las papas, el camote y el betabel son ricos en potasio.

Otras investigaciones destacan el papel que juegan los alimentos ricos en minerales alcalinos, particularmente el magnesio, en la reducción del dolor de espalda baja, una dolencia que afecta entre el 60% y el 80% de las personas en algún momento de su vida. Incluye vegetales de hoja verde (espinacas, col rizada), nueces, brócoli y col de Bruselas y espárragos en tus menús para recibir los beneficios de magnesio.

Por todo lo anterior, considero que sin llegar a calificarla como curativa, una dieta alcalina puede resultar saludable. Se debe evaluar el impacto de la reducción sustancial de proteínas, usualmente recomendado en este tipo de régimen alimentario, ya que son indispensables para el mantenimiento de la musculatura, especialmente cuando envejecemos.

¿Cuáles son los alimentos ácidos y cuáles los alcalinos?

Dentro de los alimentos “ácidos” que idealmente debemos evitar, figuran aquellos que son procesados y que tienen un alto contenido de sodio. También se recomienda evitar las bebidas alcohólicas y la azúcar refinada.

Si bien la carne, el pescado, los huevos y las leguminosas se encuentran en el lado ácido, solo sugiero excluir las carnes rojas de tu menú pues la ingesta de proteínas de buena calidad conserva la masa muscular, por supuesto en combinación con actividad física.

¿Qué se recomienda en la dieta alcalina? 

Básicamente frutas y verduras que hayan crecido en tierras con un buen equilibrio de minerales y libres de pesticidas. Entre las frutas que tienen mayor pH figuran el melón, coco, dátiles, papaya y sandía. Las nueces también se destacan por su grado de alcalinidad.

Sé que cuando vamos al supermercado, los vegetales orgánicos suelen tener un costo más elevado y se marchitan a mayor velocidad, sin embargo, si tu bolsillo lo permite, vale la pena optar por estos, especialmente las hortalizas que consumimos en su estado natural sin pelar ni cocinar.

Un ejemplo de menú alcalino:

Desayuno

  • Un plato de frutas de tu elección (melón, coco, dátiles, papaya, sandía)
  • Tortilla con verduras (tomates, pimientos, espinacas y champiñones)
  • Té de jengibre

Merienda en la mañana

  • Un puñado de almendras o nueces

Almuerzo

  • Sopa de puerro y papa
  • Salmón o pechuga de pollo a las brasas con ensalada verde con tus hortalizas preferidas. Acompaña con vinagreta hecha en casa con aceite de oliva, mostaza, vinagre balsámico, unas gotas de limón y pimienta.

Merienda vespertina

  • Una pieza de fruta de tu elección (melón, coco, dátiles, papaya, sandía)

Cena

  • Pechuga de pavo acompañada de ensalada de quinua preparada con tomate, cebolla y cilantro.

Con esta alimentación, además de reducir la carga de ácido, que de acuerdo con algunos estudios puede afectar tu salud, vas a sentirte con gran energía y además te ayudará a conservar la línea y perder las libritas que tengas de más.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.