Skip to content
 

El doctor de la ‘zona’ crea su propia dieta mediterránea

Barry Sears explica qué deberías comer, y con qué frecuencia.

Varios grupos de alimentos en forma de círculo

Sue Tallon

Por el resto de tu vida, consume una dieta mediterránea balanceada para una vida larga y saludable.

In English l Hace veinte años, el éxito editorial del New York Times The Zone (La zona) de Barry Sears revolucionó la forma en que concebimos la nutrición. Los alimentos son como una droga, nos dice; comer demasiado de los alimentos incorrectos (carbohidratos procesados, en particular) desequilibra la capacidad del cuerpo de funcionar correctamente.  Consume una dieta balanceada —que él determinó que debe ser un 40% de carbohidratos no refinados, un 30% de proteínas y un 30% de grasas en cada comida— y no solo perderás peso; sino que tendrás una vida más larga y más saludable.

Desde entonces, la ciencia ha agregado muchos más matices a la ecuación de la nutrición; lo que ha desatado un intenso debate sobre la responsabilidad de la grasa y los carbohidratos en la epidemia de obesidad de la nación. A esa mezcla, Sears ha agregado su propia postura con la publicación de su libro más reciente, The Mediterranean Zone (La zona mediterránea).

¿Qué es eso tan maravilloso que tiene la dieta mediterránea?

En los últimos 20 años, ha surgido un caudal de investigaciones que detallan los beneficios antiinflamatorios y antienvejecimiento de los polifenoles, las substancias químicas que dan a las frutas y a las verduras su color. Nos referimos aquí a la inflamación celular, que no es dolorosa pero que deteriora de manera continua los órganos hasta alcanzar un punto que definimos como enfermedad.  Aún más, la inflamación no se queda en una misma parte del cuerpo, sino que se puede propagar a otros órganos.

Entonces, ¿hay varios problemas de salud interconectados?

Exactamente. Lo que confirma la investigación es escalofriante.  Un escenario habitual ocurre cuando un grupo de células grasas se inflaman al consumir una dieta con alto contenido de carbohidratos refinados y ácidos grasos omega 6 que se encuentran en las grasas poliinsaturadas.  Estas células grasas inflamadas no solo provocan aumento de peso, sino que la inflamación a menudo se propaga al páncreas y causa diabetes, o al cerebro y causa enfermedad de Alzheimer. De hecho, ahora sabemos que los pacientes diabéticos son doblemente propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer en comparación con los demás.  La misma inflamación también puede propagarse al corazón e infligir problemas coronarios.  Los nombres de estas enfermedades son diferentes al igual que los órganos que atacan, pero todas son causadas por el mismo daño inflamatorio que resulta de nuestra dieta.

¿Qué podemos hacer para reducir la inflamación?

Tenemos 10 billones de células humanas en nuestros cuerpos pero 100 billones de células bacterianas. Las bacterias buenas son tu primera línea de defensa contra las bacterias malas que pueden causar inflamación. Y es ahí donde entran los polifenoles. Son los jardineros de tu intestino que eliminan las bacterias malas al mismo tiempo que también promueven el crecimiento de las bacterias buenas.

Entonces, ¿que deberíamos comer, y con qué frecuencia?

Come cada cinco horas, llena la tercera parte de tu plato con proteínas magras como pescado, pollo o tofu, y dos tercios con frutas o verduras de colores.  Vivirás más tiempo y te sentirás enérgico tanto física como mentalmente todos los días. Sí, tienes que hacerlo por el resto de tu vida, pero pocos se quejan de consumir comidas como pescado a la parrilla y verduras con un poco de aceite de oliva, acompañadas de una copa de vino tinto.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO