Skip to content
 

La FDA renueva la advertencia contra el uso de medicamento contra parásitos en animales para prevenir y tratar la COVID-19

Se insta a los médicos a estar atentos a los signos de sobredosis de ivermectina en medio de un aumento en las prescripciones.

Etiqueta de Ivermectin de 3 mg y varias pastillas sobre la etiqueta

GETTY IMAGES

In English | La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recurrió a las redes sociales  para advertir nuevamente a las personas contra el consumo de ivermectina, un medicamento que se usa para tratar los parásitos del corazón en los animales, como protección contra el desarrollo de COVID-19, y dijo que podría ser peligroso.

“No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. No lo hagas”, la FDA tuiteó después de que el Departamento de Salud de Misisipi notara en agosto que más del 70% de las llamadas recientes al centro de envenenamiento del estado provinieron de personas que habían ingerido el medicamento comprado en centros de suministro de ganado.

El 26 de agosto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una alerta de salud en la que advirtieron que “los efectos adversos asociados con el uso indebido y la sobredosis de ivermectina están aumentando, como lo demuestra un aumento en las llamadas a los centros de control de envenenamiento en las que se reportan sobredosis y una mayor cantidad de personas con efectos adversos”.

Los CDC señalaron que un estudio reciente encontró que se habían dispensado más de 88,000 prescripciones de ivermectina en la semana que terminó el 13 de agosto, un aumento de 24 veces con respecto a las prescripciones del fármaco antes de la pandemia, cuyo promedio fue de 3,600 por semana desde el 16 de marzo del 2019 hasta el 13 de marzo del 2020.

Signos de una sobredosis de ivermectina

  • Síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea
  • Comezón y urticaria
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Las reacciones adversas más graves reportadas en la literatura clínica incluyen pérdida del conocimiento, confusión, alucinaciones, convulsiones, coma y muerte.

Fuente: CDC; centros estatales de control de intoxicaciones


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


La FDA emitió un comunicado de prensa en marzo en el que advirtió contra el uso indebido del medicamento destinado al ganado, luego de recibir múltiples informes de pacientes que habían requerido asistencia médica y habían sido hospitalizados después de automedicarse con ivermectina.

El Dr. Paul Myers, epidemiólogo del estado de Misisipi, emitió una alerta de salud (en inglés) en agosto en la que advirtió sobre las posibles consecuencias graves del uso de un medicamento destinado al ganado.

“Los fármacos veterinarios están altamente concentrados para animales grandes y pueden ser muy tóxicos para los humanos”, escribió. “Algunos de los síntomas asociados con la toxicidad de la ivermectina incluyen sarpullido, náuseas, vómitos, dolor abdominal, trastornos neurológicos y hepatitis potencialmente grave que requiere hospitalización”.

Centros de control de envenenamiento en todo el país —incluidos centros en Utah, Texas, Oregón, Oklahoma, Misuri, Kansas, Iowa y Florida— han reportado aumentos recientes en las llamadas relacionadas con la ivermectina.

La FDA aprobó el uso de tabletas de ivermectina en dosis específicas para tratar a pacientes que padecen de estrongiloidiasis intestinal y oncocercosis, dos trastornos causados por gusanos parasitarios. El medicamento también se usa para combatir la dirofilariosis (gusanos del corazón) en animales, pero esas dosis —particularmente para animales grandes, como los caballos— pueden causar daños graves en los seres humanos.

La agencia advierte que la ivermectina solo debe tomarse bajo supervisión médica y únicamente para los fines aprobados, incluso en concentraciones bajas. También destaca que las personas no deben tomar medicamentos diseñados para animales.

“Incluso los niveles de ivermectina que se usan para fines aprobados pueden interactuar con otros medicamentos, como los anticoagulantes. También es posible excederse en la dosis de ivermectina, lo que puede causar náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión (baja presión arterial), reacciones alérgicas (comezón y urticaria), mareos, ataxia (problemas de equilibrio), convulsiones, coma e incluso la muerte”, señala la FDA.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Fármacos para animales no probados en seres humanos como tratamiento contra la COVID-19

Los estudios preliminares demostraron que la ivermectina puede inhibir la reproducción del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en cultivos celulares. Sin embargo, para lograr el mismo nivel de eficacia antivírica en un ser humano sería necesario administrar dosis hasta cien veces superiores a las aprobadas por la FDA, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Por el momento, los NIH sostienen que no hay suficiente información (en inglés) para que su panel de expertos en el tratamiento de la COVID-19 se pronuncien a favor o en contra del uso de la ivermectina como medida profiláctica.

Merck, el fabricante farmacéutico de Stromectol (el nombre comercial de la ivermectina) también afirma que el medicamento solo se debe usar para los fines aprobados por la FDA. En particular, en un comunicado de prensa difundido en febrero (en inglés), la empresa señaló que hasta la fecha había concluido lo siguiente:

  • No existe fundamento científico que sugiera un posible efecto terapéutico contra la COVID-19 a partir de estudios preclínicos
  • No existen datos significativos de actividad ni eficacia clínica en pacientes que contraen COVID-19
  • En la mayoría de los estudios, existe una alarmante insuficiencia de datos sobre su inocuidad

El uso de la ivermectina como posible medida profiláctica fue propuesto por un grupo llamado Frontline COVID-19 Critical Care Alliance, que afirmó que hay estudios que indican que el medicamento demostró ser eficaz para prevenir la infección de COVID-19 antes y después de la exposición al coronavirus. El grupo, formado principalmente por médicos de terapia intensiva, dio una conferencia de prensa el 4 de diciembre en Houston y solicitó que los NIH recomendaran el uso del fármaco contra la COVID-19.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se ha publicado en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.