Skip to content
 

Una típica tarea invernal que puede provocar un ataque al corazón

A menos que estés en buena forma, tal vez sea mejor que otra persona despeje la nieve de la acera.

Un hombre paleando la nieve

CHRISTOPHER KIMMEL / GETTY IMAGES

In English

En muchas zonas del país, es época de tormentas de nieve, lluvias heladas y vientos glaciales. Sin embargo, los expertos sostienen que los adultos mayores deberían pensarlo dos veces antes de ocuparse de quitar la nieve de la acera, especialmente si tienen trastornos cardíacos o antecedentes de cardiopatías.

Según Barry A. Franklin, quien ha estudiado los efectos cardíacos de palear la nieve y es el autor principal de un informe científico (en inglés) de la American Heart Association sobre los riesgos cardíacos relacionados con el ejercicio, cada año mueren personas de un ataque al corazón mientras quitan la nieve o inmediatamente después.

De hecho, entre 1990 y el 2006 acudieron casi 200,000 personas a salas de emergencia por incidentes relacionados con palear nieve, según un estudio (en inglés) del 2011 publicado en la revista científica The American Journal of Emergency Medicine. Esa cifra representa un promedio de 11,500 personas al año. Durante el mismo período, también se registraron cerca de 1,647 muertes, todas vinculadas a problemas cardíacos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El equipo de Franklin descubrió que el esfuerzo físico necesario para palear nieve aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Además, dado que la tarea requiere el uso de músculos de los brazos que rara vez usamos mientras las piernas están casi siempre inmóviles, la sangre tiende a acumularse en las extremidades inferiores. Al mismo tiempo, las bajas temperaturas constriñen las arterias y disminuyen el volumen de sangre y oxígeno que llega al corazón.

El estrés que soporta el corazón se agrava aún más por el esfuerzo físico y la contención de la respiración, que suelen producirse cuando se levantan cargas pesadas, como nieve mojada.

“Realmente es el momento ideal para un ataque cardíaco”, advierte Franklin, director de cardiología preventiva y rehabilitación cardíaca en Beaumont Health en Royal Oak, Míchigan. “Es un esfuerzo físico tremendo”.

El peligro depende del nivel de aptitud física y los factores de riesgo

En un estudio (en inglés) del 2017 que se publicó en la revista científica Canadian Medical Association Journal se evaluaron 128,073 internaciones hospitalarias, y se descubrió que las fuertes nevadas se vincularon a un mayor riesgo de internaciones por ataques cardíacos en los hombres. Los riesgos eran significativos independientemente de la edad, los factores de riesgo cardiovascular y otras enfermedades.

Franklin recomienda que las personas de 45 años o más no se ocupen de despejar la nieve. Señala que la recomendación se deriva de un importante estudio (en inglés) que indica que alrededor del 85% de los adultos del país de 50 años o más ya tienen una enfermedad coronaria subyacente.

“Si tienes más de 45 años, estoy bastante seguro de que tienes una cardiopatía subyacente”, indica Franklin. “Diría que tal vez sea mejor que contrates a un muchacho del vecindario para que quite la nieve de tu camino de entrada”.

6 señales de advertencia de un ataque cardíaco

  • Malestar en el pecho (presión, opresión, congestión o dolor) que dura más de unos pocos minutos
  • Dolor o malestar en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas
  • Debilidad, mareos, cansancio inusual
  • Sudor frío repentino

Si tienes alguno de estos síntomas, llama al 911 de inmediato. Tienes más posibilidades de recuperarte y sobrevivir si recibes tratamiento cuanto antes.

Fuentes: American Heart Association y CDC

Otros expertos afirman que el nivel de riesgo depende en gran medida del estado físico y los factores de riesgo cardiovascular, como antecedentes de enfermedades cardíacas o vasculares, obesidad, tabaquismo, alta presión arterial, colesterol alto, diabetes u otra enfermedad crónica.

Los expertos coinciden en que toda persona que tenga esos factores de riesgo debe evitar palear la nieve. (Alrededor del 60% de los adultos del país tienen al menos una enfermedad crónica, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Esa cifra asciende a más del 85% cuando se analizan los datos de personas de 65 años o más).

“La edad no debería ser el único criterio”, explica el Dr. Jim Powers, geriatra del Vanderbilt University Medical Center, en Nashville. “Si sueles correr con frecuencia, tienes quizás 65 años, estás jubilado y corres sin sentir dolor en el pecho, probablemente puedas palear la nieve sin problemas”.

El Dr. Abdulla A. Damluji, cardiólogo de Inova Health System y profesor adjunto de Johns Hopkins University, está de acuerdo: “Para los adultos mayores que están en forma, hacen ejercicio a diario y realizan un alto nivel de actividad física, palear la nieve es menos riesgoso”.

En cambio, las personas que llevan una vida sedentaria y palean nieve podrían tener un ataque cardíaco, aunque no tengan factores de riesgo cardiovascular.

“Puede ser traumático para el organismo”, advierte Franklin. Señala que en cerca del 25% de los casos, la muerte cardíaca súbita es el primer, último y único síntoma de una enfermedad coronaria subyacente.

Consejos para despejar la nieve sin riesgo

Si estás decidido a despejar el camino de entrada, los expertos y el National Safety Council recomiendan seguir estos pasos para exponerte a menos riesgos.

  • Usa una quitanieves. El equipo de investigación de Franklin descubrió que los hombres jóvenes y saludables que paleaban nieve tenían una frecuencia cardíaca promedio de 170 latidos por minuto, en comparación con los 120 latidos por minuto cuando usaban una quitanieves. “No hay duda de que las quitanieves suponen un esfuerzo menor para el corazón”, dice.
  • No palees nieve inmediatamente después de comer. La digestión requiere una mayor circulación sanguínea, que compite con la mayor circulación necesaria para el esfuerzo físico de palear, explica Franklin. Además, antes de palear debes evitar el alcohol, las bebidas con mucha cafeína, el tabaco y la marihuana, ya que se sabe que esas sustancias aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial. 
  • Empuja, no levantes. En vez de tratar de levantar la nieve, usa la pala para empujarla hacia el costado del camino de entrada o la acera.
  • Levanta cargas más pequeñas. Usa una pala pequeña o llena parcialmente una más grande. El peso promedio de una palada de nieve mojada es de unas 16 libras, según Franklin.
  • Protege la espalda. Dobla las rodillas y levanta con las piernas, no con la espalda. Powers señala que una pala con un mango ergonómico en ángulo requerirá un menor esfuerzo.
  • Viste ropa adecuada. Franklin sugiere usar sombrero, guantes y algo sobre la boca y la nariz para calentar el aire antes de inhalarlo.
  • Trabaja despacio. No te esfuerces hasta agotarte. Toma descansos frecuentes.  
  • Llama al 911 si tienes síntomas de un ataque al corazón. Llama al 911 de inmediato si tienes alguno de estos síntomas de un ataque al corazón mientras paleas nieve: malestar o presión en el pecho; dificultad para respirar; mareos o náuseas; sudor frío repentino; molestias en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.  

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.