Skip to content

Celebramos el Mes de la Herencia Hispana: Nuestra historia en EE.UU., cultura y tradiciones.

 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

8 cosas que debes saber sobre las vacunas de refuerzo contra la COVID-19

Millones de personas en Estados Unidos ya tienen acceso a dosis adicionales de la vacuna. Aquí tienes la información más reciente sobre lo que puedes esperar.

Una enfermera marca una tarjeta de vacunación contra el coronavirus con una tercera dosis de "refuerzo"

ROBYN BECK / GETTY IMAGES

Una enfermera marca una tarjeta de vacunación con una tercera dosis de la vacuna.

In English 

Millones de personas en Estados Unidos que recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech ahora pueden recibir una vacuna de refuerzo, que está destinada a reforzar el sistema inmunitario para que se mantenga eficaz ante la COVID-19. Y las que recibieron la vacuna de Moderna y Johnson & Johnson pronto sabrán si reúnen los requisitos para recibir otra dosis.  

Esto es lo que necesitas saber sobre las vacunas de refuerzo contra la COVID a medida que se implementa esta tercera inoculación:

1. Hay refuerzos disponibles, pero no todos cumplen los requisitos en este momento 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi 188 millones de personas en el país están completamente vacunadas, pero solo una parte de esta población puede recibir una vacuna de refuerzo en este momento. Esto se debe a que Pfizer es el único fabricante de vacunas autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) para los refuerzos, por lo que las dosis adicionales actualmente se limitan a los aproximadamente 100 millones de personas en el país que recibieron la vacuna completa con el producto de Pfizer. 

Además, los CDC recomiendan que solo algunas personas que recibieron la vacuna de Pfizer reciban el refuerzo, incluidos los adultos de 65 años o más, las personas que viven en centros de cuidados a largo plazo y las personas de 50 a 64 años con enfermedades subyacentes. El refuerzo debe administrarse al menos seis meses después de haber completado la serie de vacunas primarias, por lo tanto, cualquier persona vacunada durante la primavera y el verano todavía necesita esperar para cumplir con esto. 

Las personas de 18 a 49 años con problemas de salud crónicos y las personas mayores de 18 años cuyo trabajo los pone en alto riesgo de contraer COVID-19 también pueden recibir un refuerzo de Pfizer, según su riesgo individual de contraer COVID y el beneficio que podría brindar otra vacuna, dicen los CDC. Se recomienda que los adultos jóvenes y de alguna otra manera saludables cuyos trabajos no los ponen en riesgo se mantengan con una vacuna de refuerzo por ahora. 


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


2. Las dosis de refuerzo de Moderna y J&J podrían llegar pronto

Pronto podría terminar la espera por los refuerzos para las personas que inicialmente recibieron las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson. Ambas compañías han solicitado la autorización de uso de emergencia de la FDA, y la agencia y su panel de expertos externos están en proceso de revisar la investigación. Si la FDA decide autorizar las vacunas de refuerzo, se llevará a cabo un proceso similar en los CDC. Su comité asesor revisará y discutirá los datos antes de ofrecer sus recomendaciones a la agencia. Una aprobación oficial de la directora de los CDC indica que las vacunas pueden aplicarse.

3. Las vacunas de refuerzo podrían incrementar la protección en algunas personas  

Si bien las vacunas contra el coronavirus pueden ayudar a prevenir la infección (las personas vacunadas tienen ocho veces menos probabilidades de contraer COVID-19 que las personas no vacunadas, según los CDC), su función principal es prevenir enfermedades graves, explica la Dra. Anna Durbin, experta en vacunas y enfermedades infecciosas en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. Y las vacunas contra la COVID-19 siguen siendo muy eficaces para hacerlo; mantienen a las personas fuera del hospital y les impiden sucumbir a la enfermedad. En Estados Unidos, muy pocas personas completamente vacunadas han sido hospitalizadas o han muerto a causa de la COVID-19, aproximadamente el 0.009% según los datos más recientes.

Sin embargo, varios estudios demuestran que algunas poblaciones están comenzando a ver una disminución en la protección contra la enfermedad, incluidos los adultos mayores, quienes representan la mayoría de las infecciones graves. Y los principales expertos en salud pública han dicho (en inglés) que la protección actual podría seguir disminuyendo en los próximos meses, “especialmente entre quienes corren un mayor riesgo o fueron vacunados durante las fases iniciales de la vacunación”.  

No es inusual ver esta respuesta. “Incluso las vacunas altamente eficaces se vuelven menos eficaces con el tiempo”, el Dr. Vivek Murthy, cirujano general de EE.UU., explicó en una sesión informativa del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre la COVID-19. Y otras vacunas requieren vacunas de refuerzo para activar el sistema inmunitario, como la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina (Tdap).

Este verano, Israel comenzó a administrar vacunas de refuerzo a su población de 60 años o más y ha visto una reducción significativa del riesgo de infección y enfermedad grave, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, explicó en una sesión informativa reciente.

Muchos expertos argumentan que los datos no son lo suficientemente sólidos como para apoyar las vacunas de refuerzo para las poblaciones más jóvenes que muestran una disminución más lenta de la protección inmunitaria, al menos en este momento. “Y no deberíamos dar un recurso valioso solo porque podamos”, dice Durbin sobre las dosis de refuerzo para todos. “Creo que realmente debe estar indicado por la epidemiología de la enfermedad y del padecimiento”, señala, y agrega que la ciencia podría cambiar.

4. No esperes ningún efecto secundario nuevo o inusual

Comencemos con la dosis de refuerzo que ya ha sido autorizada: Los datos de Pfizer revisados por la FDA muestran que las vacunas de refuerzo no parecen tener riesgos de seguridad diferentes a los de las dos primeras dosis de la vacuna, el Dr. Mark McClellan, excomisionado de la FDA y director del Duke-Margolis Center for Health Policy de Duke University, dijo a AARP en una declaración. Y la evidencia sobre las vacunas de refuerzo en Israel y otros lugares “parece mostrar beneficios en las personas mayores o de alto riesgo de complicaciones graves debido a problemas de salud, sin efectos secundarios inusuales”, agrega McClellan.

Los ensayos de Pfizer con las vacunas de refuerzo reportaron síntomas similares a los que algunas personas experimentaron después de su primera y segunda dosis: dolor temporal en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, vómitos, diarrea y dolor en las articulaciones y los músculos. Y los datos presentados el 22 de septiembre por un grupo de seguridad de la vacuna dentro del comité asesor de los CDC hallaron que la tercera inoculación de las vacunas de ARNm produjo menos efectos secundarios que la segunda inyección.

Una revisión de la FDA de los datos de la dosis de refuerzo de Moderna detalla hallazgos similares. El refuerzo —que a diferencia de las otras marcas, es la mitad de la dosis de las dos primeras inyecciones— causó efectos secundarios similares a los que se observaron después de la segunda dosis de la vacuna. Los más comunes entre los adultos de 65 años o más fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolores musculares y dolor en las articulaciones. No se reportaron eventos adversos graves ni preocupaciones de seguridad graves. 

Los efectos secundarios del ensayo de las dosis de refuerzo de Johnson & Johnson se discutirán en la reunión del comité asesor de la FDA el 15 de octubre.    

5. No mezcles vacunas

Mucha gente pregunta: “¿Importa si mezclo las marcas?”. 

Las actuales recomendaciones de los CDC para las vacunas de ARNm, que requieren dos dosis iniciales, son que “ambas dosis de la serie deben completarse con el mismo producto”. Además, se recomienda que las personas inmunocomprometidas que ya son aptas para una tercera inyección de ARNm se adhieran a la misma marca la tercera vez, a menos que no esté disponible. Sin embargo, este consejo podría cambiar pronto. 

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) llevaron a cabo un estudio (en inglés) para determinar cuán seguro y eficaz es para los adultos completamente vacunados recibir vacunas de refuerzo de diferentes vacunas contra la COVID-19; los resultados iniciales del ensayo se presentarán al comité asesor de la FDA el 15 de octubre. 

6. Las dosis de refuerzo deberían estar ampliamente disponibles 

¿Te preguntas cómo puedes recibir tu vacuna de refuerzo? De la misma manera que obtuviste la primera inyección: Las clínicas de salud, las farmacias y otros centros oficiales de vacunación continuarán administrando las vacunas contra la COVID-19, así como los refuerzos. Es posible que necesites una cita, así que es bueno verificar con anticipación.

Los funcionarios de salud han confirmado que el Gobierno tiene suficientes suministros, por lo que no se espera escasez. Y al igual que la serie inicial, las vacunas de refuerzo serán gratuitas en EE.UU.; no se requiere identificación ni tarjeta de seguro. Sin embargo, es buena idea llevar tu registro de vacunación en papel para poder agregar la fecha de la vacuna de refuerzo.

“El resultado final es que estamos preparados para los refuerzos y listos para comenzar”, dijo Jeffrey Zients, coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


7. No está claro si se necesitarán refuerzos anualmente

Los expertos no están seguros si la vacuna contra la COVID-19 será necesaria con regularidad, como la vacuna contra la gripe. Una cosa que podría hacer que ese escenario sea más probable, dice Durbin, es “si no somos capaces de controlar esta pandemia, si continuamos viendo aumentos que requieren hospitalización y realmente afectan los sistemas de atención médica”.

Sin embargo, si podemos controlar la propagación de la COVID-19 y reducir los niveles de enfermedad grave que estamos viendo, “tal vez no necesitemos inyecciones de refuerzo cada año”, agrega Durbin. “Pero mucho de eso dependerá de la epidemiología de la pandemia”.

8. Podría haber un nuevo estándar para “completamente vacunado”

Ahora que hay vacunas de refuerzo disponibles, nuestra definición de “completamente vacunado” podría cambiar. En la actualidad, se considera que las personas están completamente vacunadas si han recibido dos dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o una sola dosis de la vacuna de J&J.   

“Con el tiempo, anticipo que eso podría actualizarse”, dijo recientemente la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una conferencia de prensa sobre la COVID-19. “Pero dejaremos eso a nuestro [Comité Asesor de los CDC sobre Prácticas de Inmunización] para que nos dé algunas recomendaciones”.

Así que, estemos atentos.

¿Quién reúne los requisitos para la vacuna de refuerzo de Pfizer?

Los CDC recomiendan que las siguientes personas reciban una dosis de refuerzo contra la COVID-19 al menos seis meses después de recibir las primeras dos dosis de la serie de Pfizer-BioNTech.

  • Las personas de 65 años o más y los residentes de centros de cuidados a largo plazo. 
  • Las personas de 50 a 64 años con enfermedades subyacentes.
  • Las personas de 18 a 49 años con enfermedades subyacentes, según sus beneficios y riesgos individuales.
  • Las personas de 18 a 64 años que corren un mayor riesgo de exposición y transmisión a la COVID-19 debido a su ocupación (es decir, trabajadores de la salud, maestros, empleados de supermercados), según los beneficios y riesgos individuales.

Rachel Nania escribe sobre el cuidado de la salud y sobre políticas de salud para AARP. Anteriormente, fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C., Recibió el Premio Gracie y un premio regional Edward R. Murrow. Asimismo, fue becaria para asuntos de demencia de la National Press Foundation.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.