Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Los adultos mayores de Florida y la caótica distribución de la vacuna contra la COVID-19

Florida fue el primer estado que ofreció vacunas a adultos de 65 años o más. Ahora, otros estados están haciendo lo mismo.

Autos en línea con personas que esperan recibir la vacuna contra la COVID-19

SOPA IMAGES / GETTY IMAGES

Fila para recibir la vacuna contra la COVID-19 en un sitio de vacunación desde el automóvil en Clermont, Florida.

In English | Cuando Neil Rosenberg, de 76 años, escuchó que las vacunas contra la COVID-19 estarían disponibles para todas las personas de 65 años o más en Florida, hizo todo lo posible para conseguir una cita para vacunarse. Llamó al Departamento de Salud Pública de su condado y buscó información en internet, pero las líneas telefónicas estaban ocupadas y los sitios web de salud pública del condado no funcionaban. “Lloré de frustración”, dice.

Se enteró por las noticias en la televisión de que el Departamento de Salud del condado estaba ofreciendo la vacuna en el parque Vista View en Davie, no muy lejos de Kings Point, la comunidad para jubilados del condado de Broward donde vive con su esposa, Susan.

Kings Point logró obtener vacunas para la comunidad antes de su cita en el parque Vista View, así que Rosenberg se apuntó para aplicarse una.

“Intenté comunicarme una y otra vez con el otro sitio para cancelar, pero no pude”, dice Rosenberg. “Estoy seguro de que la dosis no se desperdició, pero me siento culpable”.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Actualmente, Rosenberg ayuda a amigos y familiares que tienen problemas para navegar el proceso de vacunación en Florida, el primer estado en ofrecer las vacunas contra la COVID-19 a los adultos de 65 años o más. El gobernador Ron DeSantis no siguió las recomendaciones federales para limitar la distribución de las vacunas a las personas mayores de 75 años una vez que se completara la vacunación de residentes y empleados de los hogares de ancianos y de los trabajadores de salud de primera línea. Actualmente, más estados están siguiendo el ejemplo de Florida. Esta semana, el Gobierno federal instó a todos los estados a poner las vacunas a disposición de las personas de 65 años o más.

Por lo tanto, los consejos de Rosenberg ahora también son válidos para las personas de otros estados: “No puedes esperar a que la información esté en el periódico o en las noticias”, dice. “Si esperas, se terminarán todas las dosis”.

La distribución de la vacuna en Florida ha sido caótica. El gobernador y los funcionarios de los condados se han culpado mutuamente por las fallas, entre ellas la noticia nacional acerca de personas adineradas que no viven en el estado, conocidas como “turistas de COVID-19”, que presuntamente se han vacunado en hogares de ancianos o en otros sitios antes que los residentes del estado.

Florida ha recibido casi dos millones de dosis de la vacuna, pero ha administrado menos de la mitad —aproximadamente 775,000 hasta ahora, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)—. Entre todos los estados, Florida ocupa el puesto número 23 en cuanto al porcentaje de vacunas administradas.

En las últimas semanas, en los medios de comunicación nacionales se han visto fotografías de largas filas de adultos mayores de Florida en escúteres, sillas de ruedas, andadores o sillas plegables esperando durante horas en el aire invernal inusualmente frío. Y aunque cada vez hay más vacunas disponibles y se abren más sitios de vacunación, conseguir una cita sigue siendo difícil.

“Las personas no saben a dónde acudir para obtener información”, señala Jeff Johnson, director estatal de AARP Florida. “No saben cuál es el plan, dónde inscribirse ni cuándo podrán vacunarse. Sin esa claridad, sienten enojo y frustración”.

Los ‘juegos del hambre’ de los adultos mayores

Semanas después de la firma de una orden ejecutiva por parte de DeSantis, Florida sigue siendo uno de los pocos estados que permiten que todas las personas de 65 años o más se vacunen. Los visitantes estacionales pueden vacunarse; la residencia no es necesaria. Todas las personas en este grupo de edad pueden vacunarse en cualquiera de los 67 condados del estado.

Sin embargo, debido a que hay casi 4.5 millones de residentes de 65 años o más, muchos adultos mayores de Florida visitan constantemente los sitios web de condados cercanos para obtener información sobre vacunas disponibles. Luego llaman, a menudo con varios teléfonos. Parece que son los “juegos del hambre” de los adultos mayores.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Rosenberg se comunicó con un amigo de 74 años, Paul, un hombre de Sarasota que pidió que se le identificara únicamente por su segundo nombre. Paul había buscado en cinco condados cuando Rosenberg le informó acerca de las citas en el parque Vista View. Paul consiguió una cita rápidamente, pero estuvo a punto de cancelarla porque no pudo programar una para su esposa de 70 años.

“Me sentí desanimado”, dice Paul acerca de la vacuna. “Yo no iba a ir si ella no podía vacunarse también, pero me dijo que tenía que ir”.

La pareja colocó sándwiches de pavo, queso y galletas saladas en una nevera portátil antes de partir en su viaje de cuatrocientas millas de ida y vuelta para vacunarse. Planeaban detenerse lo menos posible y no pasar la noche en el camino. No llevaron muchas bebidas, dice.

Cuando llegaron, Paul explicó el problema de su esposa y el técnico le pidió a ella que llenara algunos documentos y le aplicó la vacuna también.

El estado también proporcionó vacunas a algunos hospitales en Florida, los cuales enviaron correos electrónicos a los pacientes con instrucciones para inscribirse y les informaron cuando había citas disponibles. DeSantis anunció esta semana que algunas iglesias y algunas farmacias de los supermercados de la cadena Publix empezarían a ofrecer las vacunas. Mientras tanto, más condados han establecido clínicas de vacunación en comunidades para jubilados.

Dan Brady, de 73 años, ejecutivo de atención médica jubilado y residente de Miami, hizo constantes llamadas y visitas a siete sitios: “Usé el marcado rápido para llamar a un sitio 63 veces y nunca me contestaron”.

En el condado de Miami-Dade hay más de 450,000 personas mayores de 65 años. “Tienes que estar bastante motivado si quieres vacunarte”, dice Brady, quien finalmente consiguió una cita. “Tienes que estar atento y tener una buena conexión de internet”.

El número limitado de dosis ha alimentado el caos.

“Es como participar en un concurso en el que tienes que ser la llamada número 95 para ganar el premio, y eso aumenta la ansiedad provocada por la pandemia global”, dice Johnson. “Pero esto es como jugar a la lotería para ganar una vacuna que podría salvarte la vida”.

Viaje en autobús al Departamento de Salud del condado

Donna y Alan McIlwain

Cortesía de ALAN y DONNA MCILWAIN

Sin embargo, algunos adultos mayores de Florida dicen que la disponibilidad de la vacuna está mejorando.

Gloria Huffman, de 72 años, dice que ella y su esposo, Dennis, de 80, no tuvieron ningún problema para vacunarse. Ella atribuye esto a los esfuerzos tempranos y persistentes de los gerentes de su comunidad para jubilados en Cherry Laurel, en Tallahassee.

“Empezaron a trabajar en esto hace meses, y fuimos el primer centro que recibió las vacunas en el condado de Leon”, afirma. “Alquilaron autobuses y los enfermeros se subieron con nosotros y condujimos al Departamento de Salud. Algunos condujeron su propio automóvil. Ya habíamos llenado los documentos y todo fue muy eficiente”.

Solivita, una comunidad de 9,200 residentes en el condado de Polk, ha intentado establecer una clínica de acceso directo para vehículos, pero hasta ahora no lo ha logrado. Mientras tanto, muchos residentes buscan por su cuenta.

Donna McIlwain, de 77 años, quien es residente de Solivita, dice que ella y su esposo no visitaron el sitio web del condado cuando había citas disponibles, pero recibió un correo electrónico de los gerentes de la comunidad en el que le informaron que había citas en Orlando, a aproximadamente una hora en automóvil. La pareja, con computadoras distintas, se conectó a internet. Tuvieron éxito después de más de nueve horas de trabajo.

“Quería ir al mismo tiempo que mi esposo, y él se conectó a internet en su computadora y programó una cita”, dice, y agrega que él trabajó por su cuenta. Increíblemente, consiguieron citas con solo una hora de diferencia.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.