Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Los adultos mayores disfrutan de mejor salud mental que los jóvenes durante la pandemia

La edad puede ofrecer perspectiva, sabiduría y resiliencia en tiempos difíciles, señalan los expertos.

Una pareja mayor sentados en un sofá y usando mascarillas

GETTY IMAGES

In English | Los adultos mayores se han visto fuertemente afectados por la pandemia de COVID-19. Corren un riesgo mucho mayor de sufrir complicaciones del virus, y muchos han padecido consecuencias de salud mental por el hecho de haberse aislado de sus familias y amigos. Alrededor del 25% de las personas de entre 60 y 70 años afirmaron haber tenido síntomas de ansiedad en los siete días anteriores, por ejemplo, en la encuesta Household Pulse realizada por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) y la Oficina del Censo en febrero.

Pero, según dicen los expertos, la población de mayor edad está resistiendo bastante mejor a la pandemia que la población en general. De hecho, los adultos de entre 18 y 29 años fueron mucho más propensos a reportar síntomas de ansiedad (en inglés) en la encuesta: casi la mitad (el 47%) afirmó padecer dichos síntomas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"Se podría pensar que las personas mayores la estarían pasando peor que los jóvenes desde el punto de vista mental", dice el Dr. Dilip Jeste, director del Center on Healthy Aging en University of California en San Diego. "Pero las investigaciones han demostrado exactamente lo contrario".

Otra encuesta realizada en junio (en inglés) por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de 5,470 adultos de Estados Unidos que viven en forma independiente reveló que las personas mayores de 65 años eran significativamente menos propensas a reportar síntomas de ansiedad (6.2%) y depresión (5.8%) que los adultos de 18 a 24 años (49.1% y 52.3%, respectivamente).

Los adultos mayores también fueron menos propensos a reportar haber tenido pensamientos suicidas en los 30 días anteriores a la encuesta: el 2% de las personas mayores de 65 años frente al 25.5% del grupo más joven dijeron haberlos tenido.

El Dr. Ipsit Vahia, director médico de servicios ambulatorios de Psiquiatría Geriátrica en McLean Hospital y director del McLean Institute for Technology in Psychiatry, en Belmont, Massachusetts, ha revisado varios estudios de todo el mundo, incluido el informe de los CDC antes mencionado, y ha reparado en "un hallazgo extrañamente coherente": los adultos mayores parecen haber experimentado los índices más bajos de impacto negativo en la salud mental, al menos durante las primeras fases de la pandemia.

La resiliencia se construye con la edad

¿Qué hay detrás de esta fortaleza psicológica? Puede ser que, con el paso de los años, aprendamos estrategias para lidiar con los problemas, explica la Dra. Erin Emery-Tiburcio, codirectora del Centro para la Excelencia en el Envejecimiento del Centro Médico de Rush University en Chicago. "Estamos hablando de personas que han vivido muchas más décadas, que han visto y experimentado muchas cosas y que han descubierto cómo superar los momentos difíciles", conjetura. "Tienen la capacidad de frustrarse menos con el día a día porque tienen una perspectiva más amplia de la vida: 'Ya pasé por esto antes, sé que todo va a salir bien'". 

La sabiduría también puede aumentar con la edad, dice Jeste, que considera que la sabiduría puede manifestarse en forma de cualidades asociadas a la resiliencia, como el control de las propias emociones, la capacidad de autorreflexión y la habilidad de aceptar perspectivas diferentes.

Y también está la compasión, dice Jeste. "Si veo a una persona que está triste y trato de ayudarla, eso es compasión". De hecho, la investigación dirigida por Jeste y publicada en un número del 2020 de Aging and Mental Health revela que la sabiduría y la soledad son rasgos diametralmente opuestos. "Las personas sabias no se sienten solas, y eso es especialmente cierto en lo que respecta a la compasión", asegura. "Si llamas a alguien para preguntarle cómo está o para que te escuche, esa persona lo agradecerá y tú, a la vez, te sentirás bien por ello. También estableces una conexión social más fuerte y no te sientes tan solo, de modo que obtienes un beneficio psicológico".

Estrategias útiles para hacer frente a situaciones difíciles

Por supuesto, hay muchas personas mayores que la están pasando mal durante la pandemia, a pesar de sus años de sabiduría y experiencia. Si eres una de ellas, presta atención a estas 10 estrategias para superar momentos difíciles, sugeridas por expertos en la materia.

1. Aprende a usar la tecnología

Mantener las relaciones sociales es fundamental para nuestro bienestar psicológico. "Los adultos mayores que pueden utilizar dispositivos como teléfonos inteligentes o computadoras —y pueden aprender a comunicarse por video— tienen más facilidad, hasta cierto punto, para mitigar el impacto de la soledad y el aislamiento", explica Vahia. Aprender a utilizar Zoom y otros programas similares es importante no solo para estar en contacto con los amigos y la familia, agrega, sino también para acudir a citas médicas virtuales. (Muchos profesionales de salud mental también ofrecen sus servicios a distancia).

2. Comprométete a llevar una vida activa 

"Se ha demostrado ampliamente que la actividad física es muy importante para disfrutar de un estado de ánimo positivo", afirma Vahia. Y agrega que los estudios realizados durante la pandemia pusieron de manifiesto que "las personas que se mantuvieron más activas físicamente exhibieron mejores resultados, especialmente durante los meses de verano, cuando es más fácil pasar tiempo al aire libre en la mayor parte del país". (Hacer ejercicio puede ser tan sencillo como caminar en el lugar mientras ves tu programa de televisión favorito).

3. Sigue una rutina

La autodeterminación también es importante a la hora de afrontar una situación, señala la Dra. Camille Vaughan, profesora adjunta de Medicina y directora de la división de Geriatría y Gerontología de la Facultad de Medicina de Emory University. "Establecer una rutina diaria, con actividades periódicas programadas, puede ayudar mucho en estos momentos de incertidumbre", apunta. "Es una parte que sientes que puedes controlar en medio del caos".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Descubre tu lado espiritual 

La espiritualidad no tiene por qué ir de la mano de la religión. Se trata de sentirse constantemente conectado con algo o alguien, explica Jeste. "Puede ser con Dios, con la naturaleza o con tu propia alma. No hace falta estar con otras personas para sentirse conectado, y si logras sentirte conectado, nunca te sentirás solo". La meditación, el yoga, el taichí y otras prácticas de atención plena pueden ayudar a controlar la depresión leve.

5. Abandona los malos hábitos 

Aunque parezca que tomarse una pastilla o una bebida fuerte puede aliviar el estrés, en realidad puede exacerbar la depresión. Trata de minimizar el consumo de alcohol y fármacos.

6. Expresa gratitud

Cuando tengas síntomas leves de depresión ocasional o estés pasando un mal día, busca formas de expresar tu gratitud, recomienda Vaughan. Anota una lista de cosas por las que te sientes agradecido en un diario de gratitud para "adoptar una perspectiva diferente durante estos momentos difíciles... Puede ser un detalle pequeño: por ejemplo, apreciar cómo las flores empiezan a florecer, algo que te recuerda que se acerca una nueva estación y que te sientes agradecido por cada día que vives".

7. Relaciónate con gente más joven

"Los estudios han demostrado que las actividades multigeneracionales son beneficiosas para ambas generaciones", destaca Jeste. La gente más joven puede beneficiarse de la sabiduría de los adultos mayores, que a su vez pueden aprender cosas nuevas de los más jóvenes y contagiarse de su energía. (Eso sí, ¡no se olviden de la mascarilla!).

8. Sigue las noticias, pero sin obsesionarte

Sí, mantenerse al día con las últimas noticias acerca de la pandemia de COVID-19 es importante, pero no te satures de noticias desoladoras. Identifica unas pocas fuentes de noticias de confianza y síguelas, aconseja Vaughan. "Pero no dejes el televisor sintonizado todo el día en las noticias".

9. Conéctate con alguien

"No deberías sentir que la depresión es algo que debes gestionar por tu cuenta", recalca Vaughan. "Busca apoyo si lo necesitas". Las personas que experimenten síntomas depresivos graves deberían acudir a su médico de cabecera para obtener ayuda profesional. Existen varias intervenciones, como la terapia, que pueden ser muy eficaces, aunque es posible que conseguir una cita durante la pandemia no sea fácil debido al gran aumento de la demanda.

10. Vacúnate contra la COVID-19

"El peso de la pandemia es algo que todos cargamos día tras día", comenta Emery-Tiburcio. La vacuna nos puede ayudar a aliviar esa carga emocional. "He escuchado a gente decir: 'Ahora que me he vacunado, ya no camino por mi comunidad con el temor constante de que yo podría ser el próximo ingresado en la UCI'", dice. Es más, como señaló el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, si estás vacunado puedes verte con otras personas vacunadas sin correr ningún riesgo (y, en algunos casos, incluso con personas no vacunadas).

Pero tómatelo con calma: "Una vez que la gente se vacuna, es posible que actúen como 'niños en una tienda de caramelos' y piensen 'ya puedo salir y hacer de todo'", advierte Emery-Tiburcio. “Querer hacerlo todo puede ser agotador. Trata de retornar en forma mesurada. Piensa en lo que es más importante para ti y qué es lo que creará las experiencias más significativas, y dedícate a esas actividades".

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.