Skip to content
 

Las personas negras reportan altos índices de discriminación en la atención de salud

Una investigación del Urban Institute afirma que se deben aplicar medidas urgentes.

Una mano de una persona hospitalizada

RUBBERBALL/GETTY IMAGES

In English | En Estados Unidos, las personas negras tienen casi el triple de probabilidades que las personas blancas de haber sufrido algún tipo de discriminación por parte de un médico, otro proveedor de servicios de salud o su personal durante la pandemia de COVID-19 y los meses previos a su inicio, según un nuevo informe del Urban Institute (en inglés).

El informe estima que el 10.6% de las personas negras sufrieron este tipo de discriminación por motivos de raza, etnia, discapacidad, género, orientación sexual o estado de salud entre septiembre del 2019 y septiembre del 2020, una cifra superior al 3.6% correspondiente a las personas blancas y el 4.5% correspondiente a las personas hispanas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Los índices fueron aún más elevados en el caso de las mujeres negras (13.1%) y de la población negra de ingresos bajos (14.6%). Además, las mujeres negras tuvieron más del doble de probabilidades que las hispanas (4.5%) o las blancas (5.2%) de reportar haber sufrido discriminación. Las personas negras con ingresos bajos también fueron dos veces más propensas a reportar discriminación que las personas hispanas con ingresos bajos (6.1%) o las personas blancas con ingresos bajos (6.2%).

"La discriminación y los prejuicios injustos en el ámbito de la atención médica pueden tener consecuencias graves de salud y efectos adversos acumulativos en la vida de las personas", afirmó en un comunicado Dulce Gonzalez, investigadora adjunta del Urban Institute.

Las políticas públicas tienen que cambiar

El informe sugiere que hay que educar a los proveedores de atención médica sobre esta tendencia discriminatoria y enseñarles a identificar y reconocer comportamientos racistas y otras formas de prejuicio.

La pandemia de COVID-19 "ha sacado a la superficie los antecedentes de discriminación racial y la desconfianza histórica en las instituciones de salud, los proveedores médicos y las políticas gubernamentales", señala Jean Accius II, vicepresidenta sénior de AARP Global Thought Leadership. "La resolución de la discriminación es una barrera vital para lograr la equidad en el ámbito de la salud a medida que envejecemos. AARP reconoce que existen preocupaciones genuinas por parte de muchos, en particular en la comunidad afroamericana, que reflejan momentos vergonzosos de la historia del país en los que la comunidad médica abusó de su confianza. Por ese motivo, AARP ha creado recursos para seguir educando a sus socios y al público en general sobre las vacunas contra la COVID-19. Si no tomamos medidas para generar confianza, el simple hecho de proporcionar un acceso equitativo a los servicios de salud no servirá de nada".

Los investigadores del Urban Institute también señalan que se debe hacer un mayor esfuerzo para diversificar los "rasgos raciales, económicos, lingüísticos y educativos de los médicos y otros profesionales de la salud para que se asemejen más a los miembros de las comunidades a quienes brindan servicio". El informe recomienda que se concedan becas específicas para estos grupos y que se llegue a las comunidades subrepresentadas mediante programas de mentoría y orientación.

"La prevalencia continua de la discriminación y el trato injusto en el ámbito de la salud, sobre todo respecto a las personas negras, no puede seguir tolerándose", señaló en un comunicado Mona Shah, directora sénior de programas de la Robert Wood Johnson Foundation, la institución que patrocinó la investigación.

Tipos de discriminación

El informe se basa en los datos de la última encuesta de seguimiento del coronavirus (Coronavirus Tracking Survey) del Urban Institute, que se realizó entre el 11 y el 28 de septiembre del 2020 y cuyos participantes eran adultos de entre 18 y 64 años de todo el país.

Se les preguntó a los participantes si en los últimos 12 meses habían tenido la sensación de que algún médico, otro profesional de la salud o el personal administrativo los había juzgado injustamente o los había discriminado por motivos de raza o etnia, género, identidad de género, orientación sexual, discapacidad o problemas de salud.

La raza o etnia, con un 3.0%, fue el motivo más citado de discriminación o prejuicio, seguido del género o la identidad de género (2.2%), los problemas de salud (2.1%), la discapacidad (1.4%) y la orientación sexual (0.9%).

La encuesta reveló que, en comparación con la población hispana y blanca, las personas negras señalaron con mayor frecuencia la raza o el origen étnico como el motivo percibido del prejuicio o la discriminación que sufrieron en los centros de salud durante el último año (un 7.9%, frente a un 3.8% en el caso de los hispanos y un 1.1% en el caso de los blancos).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Las personas negras también fueron más propensas que las hispanas o blancas a identificar los problemas de salud como motivos de discriminación (un 5.7%, frente al 1.3% y el 1.6%, respectivamente), así como la orientación sexual (un 2.7%, frente al 0.4% y el 0.7%, respectivamente).

Es posible que los resultados subestimen la discriminación

Los investigadores del estudio sospechan que sus hallazgos podrían subestimar el verdadero alcance de la discriminación por parte de los proveedores de servicios de salud, ya que es posible que los participantes en la encuesta hayan evitado buscar asistencia médica o hayan recibido atención telefónica o por video durante la pandemia del coronavirus.

"Al haber habido menos contactos en persona en el sistema de salud, cabría esperar que la prevalencia reportada de discriminación o prejuicio sea menor", sugirieron.

Los investigadores también observaron que recientemente se han realizado otras encuestas con preguntas similares sobre la discriminación en el sistema de salud. Dichas encuestas se dirigieron a adultos mayores de 64 años, un segmento de la población que suele interactuar con mayor frecuencia con los proveedores de servicios de salud, lo que aumenta las posibilidades de encontrar discriminación, apuntan los investigadores.

Una encuesta (en inglés) del Commonwealth Fund y de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard reveló que el 19% de los adultos negros afirmaron que ellos o alguien de su familia habían sufrido discriminación al acudir a un médico o a un centro de salud en los últimos 12 meses.

Además, el 20% de los adultos negros indicaron que percibieron que habían sido tratados injustamente en un entorno médico en los últimos 12 meses (tanto si ellos eran el paciente como si acompañaban a un familiar) a causa de su raza u origen étnico, según una encuesta sobre raza y salud (en inglés) realizada por Kaiser Family Foundation (KFF) y The Undefeated de ESPN en octubre del 2020.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.