Skip to content
 

5 maneras en las que la pandemia será diferente en el 2022

El nuevo año trae promesas de nuevos tratamientos y pruebas más accesibles.

Ilustración del mapa del mundo con una gráfica de barras estadísticas de la propagación de la covid en el 2022

MATEJMO / GETTY IMAGES

In English

Con el gran incremento de casos de COVID-19 y la tendencia creciente de hospitalizaciones y muertes por la enfermedad, este invierno está comenzando a parecerse mucho al invierno pasado. Pero es importante tener presente que “no estamos en la misma situación en la que estábamos el último invierno”, dice Rachael Piltch-Loeb, académica en el ámbito de estrategias de preparación e investigadora adjunta en la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de Harvard.

Hay más de 205 millones de personas completamente vacunadas contra la COVID-19 en Estados Unidos y quienes contraen la enfermedad tienen más acceso a tratamientos que pueden atenuar los efectos del virus. “Estamos en mejor situación en términos de lo que sabemos sobre el virus, en general… y estamos comprendiendo mejor lo que podemos hacer para evitar la propagación y proteger a las personas”, agrega Piltch-Loeb.

Incluso cuando la variante ómicron amenaza con desbaratar algunos de estos adelantos, los expertos anticipan que los avances continuarán en el 2022. Las siguientes son cinco maneras en las que la pandemia probablemente sea distinta el año que viene.

1. El tratamiento de la COVID podría ser más simple

Hay dos nuevos tratamientos disponibles que pueden salvar la vida de las personas que sufren de un caso intenso de COVID-19; sin embargo, el acceso a ellos es limitado porque se administran solo en forma inyectable o por vía intravenosa en un hospital o un centro de salud. Pero el 2022 podría introducir un nuevo tipo de tratamiento para la COVID: una pastilla recetada que puede retirarse en la farmacia.

Dos compañías farmacéuticas, Merck y Pfizer, están procurando autorización federal para sus tratamientos antivíricos orales que ayudan a evitar que la infección por coronavirus cause una enfermedad grave en las personas que corren riesgo de complicaciones de la COVID. Un panel de expertos que asesora a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ya dio su aprobación para la pastilla de Merck, y se espera que el panel evalúe próximamente el producto de Pfizer.

Si la FDA los aprueba, estos fármacos trasladarán el tratamiento de la COVID a un entorno ambulatorio y evitarán las hospitalizaciones, explica la Dra. Ashley Drews, especialista en enfermedades infecciosas en Houston Methodist. “Realmente es muy emocionante”, dice, y agrega que, según los estudios preliminares, se espera que las pastillas sean eficaces contra la variante ómicron, que se propaga con rapidez.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Los expertos advierten que las pruebas accesibles, rápidas y confiables serán la clave para el éxito de los fármacos. “Cuanto más tiempo [las personas] esperan [para tomar la pastilla], más fuerza puede adquirir el virus y menos probable es que estos medicamentos ayuden”, le dijo a AARP el Dr. Mark Rupp, profesor del Departamento de Medicina Interna y jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de University of Nebraska Medical Center.  

Otra cosa que hay que tener en cuenta: las pastillas no evitan el contagio de COVID-19, por lo que no son un sustituto de la vacuna.

2. Las pruebas de detección en el hogar serán más importantes para ralentizar la propagación

La demanda de las pruebas caseras rápidas (también llamadas pruebas de antígenos) se disparó cuando la variante delta adquirió preponderancia. Y ahora, con el surgimiento de la variante ómicron, son cada vez más las personas que recurren a las pruebas caseras antes de participar en una reunión social.  

Los resultados de una prueba PCR (o de reacción en cadena de polimerasa), que por lo general se realiza en el consultorio médico y en los sitios de pruebas, pueden demorar días. Los expertos dicen que para entonces tu situación podría haber cambiado, porque es posible contraer el virus mientras se esperan los resultados.

“Lo que hacen las pruebas rápidas de antígenos es responder la pregunta: ¿puedo contagiar a alguien en este momento?”, explica Joseph Allen, profesor adjunto en la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de Harvard. “Si se piensa realmente en ello, eso es lo que queremos saber cuando visitamos a alguien”.

Las autoridades de salud pública han prometido que en el 2022 habrá mayor accesibilidad a las pruebas que se venden sin receta. El Gobierno federal dice que “todo marcha de acuerdo con los planes” para cuadriplicar el suministro de pruebas caseras rápidas en el país. También está trabajando para que las empresas privadas de seguros reembolsen a los beneficiarios el costo de estas pruebas (alrededor de $25 por una caja con dos pruebas) —un cambio que podría hacerse efectivo a mediados de enero— y para que los centros de salud y las clínicas rurales las distribuyan en forma gratuita. La Administración Biden también anunció el 21 de diciembre que planea comprar 500,000 millones de pruebas caseras rápidas este invierno para distribuirlas gratuitamente a las personas que las soliciten.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que te mantengas alejado de otras personas durante diez días, incluso si no presentas síntomas de COVID. También deberías consultar con tu médico, especialmente si tienes algún trastorno subyacente que te pone en riesgo de sufrir complicaciones.

“Si estás vacunado, has recibido la dosis de refuerzo y el resultado de la prueba rápida es negativo, puedes estar tranquilo de que no estás contagiado y no representas una amenaza para los demás, ni siquiera para una persona con alto riesgo”, dice Allen.

3. Con la variante ómicron, el énfasis estará en las dosis de refuerzo  

Todavía tenemos mucho que aprender sobre la variante ómicron, pero una cosa que los expertos en salud afirman con certeza es que la dosis de refuerzo es clave para crear la mejor defensa contra esta variante tan contagiosa.

¿La razón? La variante ómicron tiene varias mutaciones que hacen que le resulte más fácil traspasar las defensas que crea la dosis estándar de la vacuna. Dos dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna otorgan cierta protección contra la nueva cepa, pero la serie de vacunación estándar “no es tan buena como nos gustaría; no es tan buena como lo era contra el virus original”, explicó Francis Collins, exdirector de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), en una teleasamblea reciente de AARP. Sin embargo, una dosis de refuerzo aumenta los anticuerpos y “da mucha más protección contra ómicron, hasta aproximadamente el 80%. Y ese hallazgo es muy alentador”, agregó Collins.

Hasta el momento, solo aproximadamente el 30% de la población de Estados Unidos ha recibido una dosis de refuerzo, a pesar de que todas las personas de 16 años o más pueden recibirla seis meses después de la segunda dosis de la vacuna de Moderna o Pfizer, o dos meses después de la vacuna de Johnson & Johnson. Por el momento, no se necesita una vacuna específica para esta variante, dicen los expertos en salud, pero eso podría cambiar más adelante. Tanto Moderna como Pfizer están trabajando para crear refuerzos diseñados específicamente para la variante ómicron; estas nuevas fórmulas podrían estar listas ya en la primavera.

“Si aún no has recibido la dosis de refuerzo, o si lo has estado demorando porque no estás seguro de si la necesitas, este es el momento de hacerlo”, dijo Collins. “Porque ómicron va a ser un verdadero desafío para todos nosotros, y el refuerzo es la mejor protección”.

4. Podremos aprender más sobre los efectos persistentes de la COVID  

Muchas personas se recuperan de la COVID unas pocas semanas después de contraer el virus. Pero hay millones (se estima entre el 10 y el 30% de los sobrevivientes) que, después del diagnóstico de COVID-19, durante meses sufren efectos duraderos que pueden interferir con la vida diaria; estos efectos abarcan desde fatiga hasta confusión mental.  

En todo el país se han establecido clínicas para ayudar a las personas con lo que se conoce comúnmente como COVID de largo plazo. Y recientemente, los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) lanzaron un estudio a gran escala (en inglés) “para intentar profundizar en el conocimiento de qué es lo que causa esto, cómo prevenirlo, y luego, cómo tratar a las personas que lo sufren”, explicó Collins a AARP.  

Se espera que los estudios realizados como parte de la iniciativa de los NIH aporten nueva información en los próximos meses, dice la agencia. También se están llevando a cabo otras varias investigaciones enfocadas en el fenómeno.

5. Podemos esperar ver más variantes

Si todavía no lo has hecho, este es el momento de refrescar el alfabeto grieto, porque con seguridad continuarás escuchando más letras el año próximo. Piltch-Loeb dice que “definitivamente” se esperan nuevas variantes del coronavirus en el 2022.

“La realidad es que las variantes continúan surgiendo mientras el virus continúa propagándose”, dice. Y con menos de la mitad de la población mundial vacunada completamente contra la COVID-19, se espera que la propagación del virus continúe, especialmente ahora que surgió la variante ómicron.

No obstante, la promesa de nuevas variantes no es sinónimo de nuevos peligros. A diferencia de la variante delta, algunas cepas han aparecido y desaparecido. La pregunta principal es si alguna de las nuevas variantes podrá evadir el conjunto actual de vacunas, tratamientos y capacidad de pruebas para la COVID, o causar una enfermedad más grave en quienes se contagian.

Las variantes delta y ómicron han tenido algunos efectos comprometedores en estas herramientas, pero hasta el momento no las han vuelto ineficaces.  

Para evitar que el virus “se convierta en un patógeno más agresivo y amenazante”, dice Thomas Denny, director ejecutivo de Duke Human Vaccine Institute, “tenemos que usar todos los recursos y todas las herramientas que tenemos para suprimirlo”. Eso incluye vacunarse y recibir la dosis de refuerzo, usar mascarilla en público y evitar las aglomeraciones.

“Con suerte, tendremos otra generación de vacunas… que evitarán la transmisión del virus o que ciertamente no requerirán refuerzos tan frecuentes. Hasta entonces, tendremos que mantenernos en guardia y utilizar técnicas de prevención de salud pública buenas y sensatas”, observa Denny.

La flexibilidad continúa siendo fundamental al ingresar en el nuevo año

Una de las mayores dificultades que surgieron durante la pandemia fue “manejar la incertidumbre que existe cuando se sigue a un virus en evolución”, dice Piltch-Loeb. Pero mantener un sentido de flexibilidad —ya sea sobre nuevas recomendaciones de vacunación o sobre pautas para el uso de mascarillas— es crítico mientras intentamos encontrar el camino de regreso a la normalidad.

“Esta ha sido una respuesta constante a una situación científica en evolución, y continuará siendo así, en cierta medida, durante un tiempo”, agrega Piltch-Loeb.

Los expertos predicen que finalmente la COVID llegará a ser más manejable, como la gripe estacional. Para llegar a ese punto, sin embargo, necesitamos ver una reducción drástica en la cantidad de casos, hospitalizaciones y muertes, dice Drews, de Houston Methodist. Los índices de transmisión comunitaria también deben reducirse, y la inmunidad generada por las vacunas o las infecciones debe aumentar.

“Y cuando todas esas cosas sucedan, entonces llegaremos realmente a una situación de endemia en vez de epidemia o pandemia”, agrega.

En el 2022 le podriamos decir años a la Covid-19

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

Nota del editor: esta historia, publicada originalmente el 21 de diciembre de 2021, se actualizó para reflejar nueva información.

Rachel Nania escribe sobre el cuidado de la salud y sobre políticas de salud para AARP. Anteriormente, fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington D.C. Recibió el premio Gracie y un premio regional Edward R. Murrow. Asimismo, fue becaria para asuntos de demencia de la National Press Foundation.