Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

¿Te has alejado de las personas que no están vacunadas?

Algunos adultos mayores han dejando de buscar los servicios de los que no quieren vacunarse.

Mujer en la peluquería durante la pandemia de COVID-19

BakiBG/Getty Images

In English

A Elyse Rosenberg le llevó meses terminar la relación con la persona del servicio de limpieza. Lo hizo porque le preocupaba la COVID-19, especialmente por sus nietos, que la visitan con frecuencia y son demasiado pequeños para vacunarse.

Rosenberg, de 66 años, recibió dos dosis a principios de año y, hace poco, la vacuna de refuerzo. Tenía la esperanza de que la señora que limpiaba su casa en Austin, Texas, desde hacía casi 12 años hiciera lo mismo.  

“Fue difícil, porque me sentía cómoda con ella. Era muy honesta y no faltó ni un día, era muy fácil trabajar con ella... entonces toleré el hecho de que no quisiera vacunarse”, dice Rosenberg. “Pero cuando se hizo prevalente la variante delta, eso fue lo que me empujó”.

Rosenberg no es la única persona que se ha sentido forzada a tomar una decisión que nunca imaginó que tomaría. El coronavirus ha polarizado a la población, y ha creado división entre amigos y familiares con respecto a las mascarillas y las vacunas. La variante delta ha amplificado el problema, y algunos adultos mayores se sintieron forzados a terminar relaciones profesionales de muchos años con peluqueros, empleados de limpieza y otros.  

“Esta pandemia y la COVID-19 realmente alteraron las relaciones, tanto personales como profesionales”, dice Argie Allen-Wilson, terapeuta y experta en relaciones de negocios de Filadelfia. “Esta es una nueva dimensión de relaciones con la que no hemos tratado antes”.

Sin vacuna no hay negocio

Elyse Rosenburg junto a una mesa de juego para sus nietos

Cortesía de Elyse Rosenberg

Elyse Rosenberg, quien cuida con frecuencia a sus pequeños nietos, terminó la relación con la encargada de la limpieza de su casa, que no se había vacunado.

La rutina de Rosenberg incluye recoger semanalmente a sus nietos —uno en kindergarten y otro en segundo grado— después de la escuela. Los niños a menudo duermen en su casa. Antes de que Rosenberg se vacunara, “no les estaba permitido venir a mi casa y yo no podía ir a la casa de ellos”, y el hecho de que una persona no vacunada iba a estar viniendo regularmente se convirtió en un punto no negociable.

Rosenberg dice que trató unas cuantas veces de convencer a la encargada de la limpieza de que se vacunara, pero “me dijo que no confiaba en la vacuna”.

La última vez que Rosenberg habló del tema, la variante delta estaba en pleno auge. La empleada había terminado de limpiar y Rosenberg le preguntó de nuevo si tenía planes de vacunarse.

“Me dijo: ‘no, creo que no saben suficiente sobre la vacuna. No se ha investigado lo suficiente y no lo voy a hacer’”, cuenta Rosenberg. Entonces preguntó si el esposo de la empleada se había vacunado. “Y me respondió que él tampoco estaba vacunado”.

Rosenberg dijo que ya no se sentía cómoda teniendo a la mujer en su casa. “Ella quitó mi llave de su llavero, la puso sobre la mesa y dijo adiós”, cuenta Rosenberg.

Para algunos, el distanciamiento de las personas de servicios, a quienes ven desde hace mucho, puede ser difícil y angustiante.

“La cuestión aquí es cuál es el nivel de riesgo que deseas asumir y cuál es la decisión informada sobre lo que consideras ser de vida o muerte”, dice Allen-Wilson.

A veces, la decisión de terminar la relación puede ser tan difícil como conversar sobre la vacuna, dice Mónica Guzmán, una consejera ejecutiva y experta en desarrollo organizacional de Powder Springs, Georgia, cerca de Atlanta.

Quienes consideran distanciarse de personas que no están vacunadas “tienen que comprender que tienen el derecho —incluso la obligación— de protegerse y proteger a sus familias”, dice Guzmán. Es apropiado “ser firme y establecer límites con las personas”.

Imagen frontal de Keith Buresh

Cortesía de Keith Buresh

Keith Buresh cambió de peluquera debido a la preocupación por la vacuna.

Así es como lo ve Keith Buresh, de 60 años. El diseñador de iluminación de Dallas, cuyos padres han pasado los 90 años, dice que tener que terminar la relación con la mujer que le ha cortado el pelo durante casi cinco años “fue molesto, pero no difícil”.

“No puedo ponerme voluntariamente en riesgo sin ningún motivo”, dice, y explica que los eventos y las empresas con las que trabaja exigen que los trabajadores estén vacunados.

“Le pregunté en junio cuando la vi si se había vacunado, ya que no tenía ningún impedimento médico... y respondió que no lo había hecho. Yo le dije que se lo iba a preguntar de nuevo la próxima vez”, relata. “Es sumamente importante para mí ir a alguien que esté vacunado”.

Buresh le envió un mensaje de texto a la peluquera a principios de octubre y ella le respondió que “estaba indecisa sobre la vacuna y no se había vacunado”. Él le contestó: “en mi vida hay muchas personas en situación de riesgo y yo no puedo infectarme después de la vacuna”. Ella nunca respondió, dice, y él nunca volvió. 

Hablar con franqueza sobre el estado de vacunación

La voluntad de terminar una antigua relación profesional o de servicios por el estado de vacunación puede depender de varios factores.

Allen-Wilson, la experta en relaciones, dice que “a menudo hay relaciones por las que deseas luchar, y depende del nivel de antigüedad” y conexión que puedas tener con la persona.

En Charleston, Carolina del Sur, Marylyn Haspel se debatió con el hecho de que su peluquera no estaba vacunada.  

“Es mucho más joven y realmente tenía un dilema en cuanto a la vacuna”, dice Haspel, de 69 años. Y agrega que le envió a la peluquera un enlace de los CDC con información actualizada sobre la COVID-19 y la vacuna.

Un tiempo antes de su cita siguiente, la peluquera se vacunó.

“Si no se hubiera vacunado, yo habría terminado la relación. Ha sido mi peluquera durante ocho o nueve años. Tengo un tipo de relación con ella en la que puedo hablar con franqueza”, dice Haspel. “No hubiera hecho ese esfuerzo extra con otra persona”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Guzmán urge a quienes sienten la necesidad de terminar la relación con un proveedor de servicios a explicar los riesgos actuales. Y recomienda utilizar lo que llama “expresiones con ‘yo’” sobre lo que tú quieres, en vez de decir “tú no estás vacunado”, que tiene más probabilidad de ofender. Demuestra empatía reconociendo cuán frustrante y complicada es la situación. El próximo paso podría incluir preguntar a los pocos meses si las cosas han cambiado.

“En este punto, dado que la COVID-19 es un tema tan delicado, yo lo pondría en la misma categoría que la religión o la política”, dice Mónica Guzmán. “En vez de tratar que la otra persona cambie de idea, concentrémonos en nosotros y en lo que vamos o no vamos a hacer”.

En algunos casos, las rupturas causadas por la vacuna pueden ir en la dirección opuesta.

La masajista terapéutica Brenda Hanley, de 50 años, se mudó de California, donde era dueña de un spa diurno, a Cedar Park, un suburbio de Austin. Ahora trabaja en la casa de sus clientes. Dice que una clienta no vacunada dejó de verla cuando se enfermó de neumonía y recibió información médica incorrecta.  

“Me mandó un mensaje de texto en el que decía que estaba viendo a un médico nuevo, quien le había dicho que las personas vacunadas pueden contagiar a otras personas”, dice Hanley. “Me sorprendió un poco que insinuara que yo estaba causando su enfermedad por estar vacunada”.

Hanley le respondió el mensaje para mantenerse en contacto, pero “no ha venido a verme desde entonces”.

Sharon Jayson es una colaboradora que cubre temas de salud, familia, envejecimiento y jubilación. Como reportera de planta de USA Today, cubrió temas como el comportamiento y las relaciones. Además, ha escrito para Kaiser Health News, The Washington Post, Time magazine y U.S. News & World Report.