Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19?

Según los expertos, casi todos los efectos desaparecen por sí solos en unos días.

Un enfermero preprara una vacuna

FG TRADE/GETTY IMAGES

In English | A medida que continúan distribuyéndose las vacunas contra el coronavirus en todo el país, los expertos en salud señalan que antes de vacunarnos debemos comprender algo fundamental: las vacunas pueden causar efectos secundarios. 

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha autorizado tres vacunas —creadas por Moderna, Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson— para combatir el coronavirus. La vacuna de Johnson & Johnson requiere una sola dosis, mientras que las otras requieren dos.

Los efectos secundarios son similares para las tres vacunas y son una señal de que la vacuna está ayudando a crear protección contra la enfermedad. Estos son los efectos secundarios más comunes que se han reportado:

  • Dolor e hinchazón en el lugar de la inyección
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Dolor en los músculos y articulaciones
  • Náuseas
  • Inflamación, erupción o enrojecimiento tardíos en el lugar de la inyección
  • Inflamación de los ganglios linfáticos (generalmente se manifiesta como un bulto en la axila o por encima de la clavícula) 

Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


La mayoría de las reacciones son temporales y desaparecen en unos pocos días, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Dado que te puedes sentir mal, los expertos recomiendan no hacer grandes planes para los días siguientes a recibir cada dosis de la vacuna. 

“Lo que podría ser un error es que las personas se sorprendieran o no estuvieran preparadas para tener efectos secundarios”, añade el Dr. William Moss, director ejecutivo del International Vaccine Access Center de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

Los datos de los CDC publicados el 19 de febrero (en inglés) indicaron que los efectos secundarios de las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech fueron los esperados y que no fueron graves en la gran mayoría de los primeros 22 millones de personas vacunadas.

Parecería que los efectos secundarios de la vacuna de Johnson & Johnson son algo menores que los de las otras dos vacunas, dijo Moss. En los datos de los ensayos clínicos que se presentaron ante la FDA, los efectos secundarios más comunes fueron dolor de cabeza (39%), fatiga (38%), dolor muscular (33%), náuseas (14%) y fiebre (10%).

Los efectos secundarios son una señal de que la vacuna está surtiendo efecto

Los efectos secundarios de las vacunas no son inusuales. Por ejemplo, la vacuna contra la gripe estacional puede producir fiebre y fatiga, entre otras reacciones. Y la vacuna contra la culebrilla (herpes zóster) puede causar escalofríos, dolor muscular y malestar estomacal.

En cierta forma, estas reacciones leves a moderadas son “algo positivo”, dice Moss, porque son “una señal de que el sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna”. 

Según los expertos, lo importante es evaluar el malestar temporal frente a los beneficios más duraderos: un nivel posiblemente alto de protección contra una enfermedad que ha alterado la vida cotidiana de muchos de nosotros y ha cobrado la vida de más de 2.5 millones de personas en todo el mundo.

“Estamos dispuestos a tolerar molestias en otros aspectos de nuestra vida. Muchas personas hacen ejercicio, terminan con dolores musculares y no dicen: ‘Nunca volveré a hacer ejercicio’”, señala Moss. “Hay simplemente muchos aspectos de nuestra vida en los que debemos estar dispuestos a sacrificar cierto grado de molestia a cambio de un beneficio de mayor alcance”.

Los adultos mayores podrían presentar menos efectos secundarios

Si bien se ha demostrado que las vacunas contra el coronavirus son eficaces en los adultos mayores, las personas de 50 años o más presentan menos efectos secundarios que las personas más jóvenes que reciben la vacuna

Solo alrededor del 25% de las personas de 50 a 64 años y el 4% de las personas de 65 a 74 años que recibieron la vacuna de Moderna o la de Pfizer-BioNTech entre el 14 de diciembre y el 13 de enero tuvieron efectos secundarios, según datos de los CDC. Mientras tanto, el 65% de las personas menores de 50 años reportaron una reacción.

Los datos de los ensayos clínicos de la vacuna de Johnson & Johnson mostraron un efecto similar. 

Los investigadores todavía están estudiando el motivo de este fenómeno, pero advierten que probablemente se relacione con la declinación de la respuesta inmunitaria que sucede con la edad. 

Los estudios también indican que la mayoría de las personas experimentan efectos secundarios más intensos después de la segunda dosis de las vacunas de Moderna y de Pfizer. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo tratar los efectos secundarios

Si bien los efectos secundarios pueden afectar la capacidad para desempeñar las actividades cotidianas, casi todos estos efectos deberían desaparecer por sí solos en unos días, según los CDC. Haz planes para tener suficiente tiempo para descansar durante los días inmediatamente posteriores a recibir cada dosis de la vacuna.

Si tienes dolor o molestias, los médicos advierten que un analgésico de venta libre como un medicamento antiinflamatorio no esteroide (Advil, Motrin) o acetaminofén (Tylenol) te pueden ayudar a sentirte mejor.

“Si la fiebre te produce malestar, tomar acetaminofén o un antiinflamatorio no esteroide debería bajar la temperatura”, señala el Dr. Dean Blumberg, especialista en Enfermedades Infecciosas de UC Davis Health en Sacramento, California.

Los CDC desaconsejan el uso de analgésicos antes de vacunarte “con el fin de prevenir los síntomas posteriores a la vacunación”, así que espera hasta tener efectos secundarios para tomar medicamentos.

Si tienes una reacción tardía en el lugar de la inyección, que por lo general se describe como una erupción, comezón o enrojecimiento que aparece de cinco a diez después de la vacunación, es probable que se trate de una reacción alérgica leve, indica Blumberg, quien recomienda tratarlo con un antihistamínico de venta libre, como Benadryl, o un esteroide tópico, como hidrocortisona.

Otro efecto secundario que puede durar más de unos pocos días es la inflamación de un ganglio linfático, que puede sentirse como un bulto debajo de la axila o por encima de la clavícula. Esta inflamación no es nociva, pero puede durar algunas semanas, según Blumberg. Debería desaparecer por sí sola con el tiempo.

Se reportaron pocos eventos adversos

Los análisis federales del primer mes de vacunación revelaron que se reportaron pocos efectos adversos, los que los CDC definen como un problema grave de salud que ocurre después de una vacuna.

Durante el primer mes de vacunación, hubo cerca de 4.5 reacciones alérgicas graves (llamadas anafilaxis) por millón de dosis administradas, según datos de los CDC.

Las reacciones alérgicas graves son “sumamente inusuales” y no deben disuadir a las personas de vacunarse, dijeron los CDC.

Por esta razón, los CDC recomiendan que las personan que hayan tenido una reacción alérgica grave en algún momento a cualquier ingrediente de una vacuna contra la COVID-19 se abstengan de recibirla. (Puedes encontrar los ingredientes de las vacunas autorizadas en el sitio web de la FDA —en inglés).

Los CDC recomiendan que las personas que tienen antecedentes de anafilaxis estén bajo observación durante treinta minutos después de recibir la vacuna, y que el resto permanezca bajo observación durante quince minutos.

El control de la inocuidad continúa 

El solo hecho de que las vacunas hayan pasado de los participantes del ensayo al público no significa que se interrumpirá su control. Se seguirá observando a las personas que se vacunen para detectar efectos secundarios prolongados y efectos desfavorables o enfermedades. 

Una forma en que las autoridades de la salud controlan los efectos secundarios es con una aplicación llamada v-safe que se descarga en un teléfono inteligente. Cuando recibas la primera dosis de la vacuna, el proveedor de atención médica te dará información para comenzar a usarla. 

Los expertos en enfermedades infecciosas recomiendan la participación de quienes se vacunen, porque les proporciona información importante sobre la seguridad de la vacuna. La encuesta diaria lleva solo unos 30 segundos y la aplicación protege su privacidad ya que elimina su número de teléfono después de finalizar la encuesta. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.