Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los CDC amplían la lista de enfermedades subyacentes asociadas con la gravedad de la COVID-19

La agencia también eliminó el umbral de 65 años de edad como factor de riesgo de enfermar gravemente.

Página web de los CDC desplegada en un teléfono móvil y al fondo un mapa

LIGHTROCKET / GETTY IMAGES

In English | Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizaron  las advertencias sobre quiénes tienen mayor riesgo de enfermar gravemente por la infección del coronavirus y expandió la lista de trastornos que podrían causar casos graves de COVID-19.

Los adultos mayores y las personas con problemas de salud subyacentes continúan siendo la población de mayor riesgo. Sin embargo, el 25 de junio, los CDC eliminaron el umbral específico de edad (65 años o más) en asociación con el riesgo, y ahora advierten que "entre las personas adultas, el riesgo aumenta con la edad, y no son solo las personas de más de 65 años las que tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente”.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


"Dicho de otra manera: no hay una edad exacta a partir de la cual las personas deben preocuparse o dejar de preocuparse", dijo Jay C. Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los CDC y gerente de respuesta a incidentes de COVID-19, en una rueda de prensa sobre las nuevas pautas.

Parte de la razón por la que el riesgo aumenta con la edad es que es más probable que las personas tengan problemas de salud en las etapas más avanzadas de la vida, explicó Butler. Y los problemas de salud subyacentes son un factor muy importante en las complicaciones que surgen con la COVID-19.

De acuerdo con los CDC, hay numerosas pruebas de que ciertos problemas de salud aumentan el riesgo de enfermar gravemente por la infección del coronavirus. Entre ellos se cuentan los siguientes: enfermedad renal crónica, cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), obesidad (índice de masa corporal de 30 o superior), diabetes tipo 2, enfermedad de células falciformes, trasplante de órganos sólidos y problemas cardíacos graves, como insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria o cardiomiopatías. 

El asma, la presión arterial elevada, el embarazo, las enfermedades cerebrovasculares, el tabaquismo y el uso de corticosteroides u otros medicamentos inmunosupresores han mostrado "conclusiones contradictorias" con respecto a si aumentan o no el riesgo de que una persona enferme gravemente con COVID-19. Al mismo tiempo, hay pruebas limitadas de que el trasplante de médula ósea, el VIH, las deficiencias inmunitarias, los trastornos metabólicos heredados, las enfermedades hepáticas, los trastornos neurológicos, otras enfermedades pulmonares crónicas, la niñez, la talasemia y la diabetes tipo 1 contribuyan a complicaciones graves del coronavirus.

Los CDC advierten que esta lista de trastornos subyacentes es un "documento dinámico" que será actualizado "a medida que la ciencia evolucione". 

El director de los CDC Robert Redfield destacó el jueves "que a medida que aumenta la cantidad de problemas de salud que tiene una persona, también aumenta su riesgo de enfermar gravemente con COVID-19". Se estima que el 60% de los adultos del país tienen al menos un trastorno médico crónico, observan los CDC; alrededor del 40% tienen dos o más.

"A medida que aumenta la cantidad de problemas de salud que tiene una persona, también aumenta su riesgo de enfermar gravemente con COVID-19".

-Robert Redfield, director de los CDC.

La actualización de los factores de riesgo de los CDC se publicó un día después de que en Estados Unidos se reportaran 38,000 casos nuevos de COVID-19; de acuerdo con el COVID Tracking Project, seis estados marcaron cifras récord, entre ellos California, Florida y Texas.

Saber que una persona corre mayor riesgo de enfermar gravemente puede ayudarla a tomar decisiones informadas sobre "qué actividades reanudar y qué nivel de riesgo querrá aceptar", especialmente a medida que las restricciones comienzan a flexibilizarse en más comunidades, dijeron los CDC.

"Si bien todos corremos el riesgo de contraer COVID-19, tenemos que saber quiénes son susceptibles de sufrir complicaciones graves a fin de poder tomar medidas apropiadas para proteger su salud y bienestar”, agregó Redfield.

La COVID-19 y los trastornos médicos subyacentes

Hay evidencia sólida sobre si los siguientes trastornos o estados aumentan el riesgo de enfermar gravemente de COVID-19:

  • Trastornos cardíacos graves, como insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria o cardiomiopatías
  • Cáncer
  • Enfermedad renal crónica 
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
  • Obesidad (índice de masa corporal de 30 o superior) 
  • Enfermedad de células falciformes
  • Trasplante de órganos sólidos 
  • Diabetes tipo 2

Hay evidencia contradictoria sobre si los siguientes trastornos o estados aumentan el riesgo de enfermar gravemente de COVID-19:

  • Asma (moderada o intensa)
  • Enfermedad cerebrovascular
  • Hipertensión arterial
  • Embarazo
  • Consumo de tabaco
  • Uso de corticosteroides u otros medicamentos inmunosupresores

Hay poca evidencia de que los siguientes trastornos o estados contribuyen a aumentar el riesgo de enfermar gravemente por una infección de coronavirus: 

  • Trasplante de médula ósea
  • VIH
  • Deficiencias inmunitarias
  • Trastornos metabólicos heredados
  • Enfermedad hepática
  • Trastornos neurológicos 
  • Otras enfermedades pulmonares crónicas
  • Niñez
  • Talasemia
  • Diabetes tipo 1

Fuente: CDC

Este artículo, originalmente publicado el 25 de junio del 2020, fue actualizado con información actualizada el 31 de julio del 2020. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO