Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Lo que debes saber sobre el coronavirus y la artritis

Solo algunos tipos de artritis y ciertos medicamentos aumentan el riesgo de COVID-19.

Una mujer se masajea sus manos para aliviar el dolor de la artritis

SCIENCE PHOTO LIBRARY/GETTY IMAGES

In English | Probablemente sepas que ciertos trastornos de salud crónicos tales como la diabetes, las enfermedades cardíacas y las enfermedades renales aumentan el riesgo de problemas graves con la COVID-19. Pero, ¿qué pasa si tienes artritis?

En general, puedes respirar con tranquilidad, porque las enfermedades reumáticas por sí mismas no parecen aumentar las probabilidades de contraer COVID-19, dice la Dra. Ellen M. Gravallese, jefa de la División de Reumatología, Inflamación e Inmunidad de Brigham and Women's Hospital en Boston y presidenta del American College of Rheumatology.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Pero algunos problemas subyacentes relacionados con la artritis, así como ciertos medicamentos que toman los pacientes, pueden generar preocupación, advierte.

Más de 54 millones de adultos en el país sufren de alguna forma de artritis, una categoría que incluye la artrosis u osteoartritis, la artritis reumatoide y la artritis psoriásica, todas las cuales dañan las articulaciones de diferentes maneras.

Buenas noticias para quienes tienen artrosis

El tipo más común de artritis, la artrosis, parece no ser un factor cuando se trata del coronavirus. Hace unos meses, a los científicos les preocupaba que las personas que tomaban medicamentos comunes para la artritis conocidos como antiinflamatorios no esteroideos (AINE) —una categoría que incluye aspirina, ibuprofeno, Aleve e inhibidores selectivos de COX2 como Celebrex y Vioxx— podrían presentar un riesgo elevado de contraer la enfermedad. Esto se basaba en la teoría de que el aumento de una enzima en los pulmones causado por los fármacos podría crear un ambiente propicio para el virus.

Pero hasta el momento, ningún estudio de pacientes ha vinculado el uso de los AINE con la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) Aunque la preocupación teórica acerca de estos medicamentos no parece estar presentándose en la práctica, si puedes obtener alivio con Tylenol o con una crema tópica sin receta, tal vez desees cambiar, o tal vez quieras tomar los AINE en la dosis más baja que te dé resultado, aconseja el Dr. Lee Rubin, jefe del Programa de Reemplazo Total de Articulaciones en Yale Medicine.

Un problema de salud mayor con la artrosis en estos momentos quizás sea la forma en que el autoaislamiento puede afectar la posibilidad de hacer ejercicio. A los fisioterapeutas les gusta decir que "el movimiento es una crema" para quienes tienen problemas con las articulaciones. De modo que si estas más sedentario porque has dejado de ir al gimnasio o a la piscina, eso puede agravar tu enfermedad. Busca alternativas nuevas y seguras de ejercitarte, como una clase de acondicionamiento físico en línea o caminatas o paseos en bicicleta por tu vecindario, sugiere Rubin.

Los pacientes con artrosis también pueden haber suspendido las inyecciones de corticosteroides que controlan el dolor. A medida que los consultorios médicos vuelven a abrir en todo el país, habla con tu médico sobre la posibilidad de reanudar las inyecciones, ya que los consultorios deben seguir las pautas de control de infecciones que dictan los CDC. Y si habías planeado una operación para reemplazar una articulación, los hospitales están reanudando los procedimientos electivos. Yale New Haven, por ejemplo, está programando reemplazos ambulatorios de cadera y rodilla para pacientes saludables menores de 65 años a los que se les puede dar de alta directamente a su casa. Si eso da buen resultado, las intervenciones quirúrgicas para pacientes mayores y para aquellos con comorbilidades significativas deberían reanudarse en los próximos meses, dice Rubin.

Riesgos observados con la artritis reumatoide

Las personas con formas autoinmunitarias de artritis, incluidas la artritis reumatoide y la artritis psoriásica, se enfrentan a preocupaciones más significativas. Los CDC enumeran específicamente el hecho de tomar fármacos inmunosupresores como un factor que eleva el riesgo de complicaciones de la COVID-19. El motivo: los fármacos hacen más difícil que el cuerpo movilice las células del sistema inmunitario para combatir la enfermedad. Por eso, tanto el American College of Rheumatology como la National Psoriasis Foundation recomiendan que si estás expuesto a COVID-19 o contraes la enfermedad, suspendas temporalmente los fármacos inmunosupresores como la ciclosporina, CellCept, Enbrel o Humira.

Los médicos no recomiendan dejar de usar esos medicamentos si no has tenido exposición conocida al coronavirus. La falta de control de la inflamación causada por la artritis reumatoide puede hacerte susceptible a otros problemas de salud, señala Gravallese.

Sin importar el tipo de artritis que tengas, es crucial que te mantengas en contacto con tu médico. Es posible que puedas verlo a través de la telemedicina. Si usas una plataforma de telesalud, el video es generalmente preferible a una simple llamada telefónica, dice la Dra. Lynn Ludmer, directora médica de Reumatología en Mercy Medical Center en Baltimore. "Con la cámara, puedo ver las articulaciones que le causan molestia al paciente y observar el rango de movimiento", comenta.

Pero si puedes ir al consultorio de tu médico, especialmente si tu enfermedad está empeorando o tu medicamento está causando efectos adversos, debes hacerlo. Según el ACR, los beneficios de una evaluación inmediata y en persona en esos casos indudablemente superan cualquier riesgo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO