Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Varias maneras de ahorrar en anteojos

No es necesario gastar mucho para encontrar anteojos atractivos y asequibles.

Anteojos en marcos de cuadros en una pared

GETTY IMAGES

In English | Las personas en Estados Unidos gastan un promedio de $275, sin contar la cantidad que paga el seguro, en un par de anteojos. Pero a menos que tengas necesidades visuales especiales, podrías gastar mucho menos. Estas son algunas características que debes tener en cuenta, dónde comprar tus anteojos y distintas maneras de ahorrar.

¿Qué hace que un par de anteojos sea "bueno"?

Es importante entender lo que las distintas opciones de lentes realmente pueden hacer por tu vista, y si vale la pena el costo adicional.

Lentes de alto índice. Son más delgados, ligeros y cómodos que los lentes normales y una gran elección para aquellos con graduaciones altas ya que ayudan a evitar la apariencia de "lentes de vidrio de botella".

Lentes de policarbonato. Las personas activas tal vez deban considerar lentes de policarbonato, un tipo de lentes de alto índice. Son increíblemente duraderos (hasta 10 veces más resistentes a impactos que el plástico normal) y resistentes a rayaduras, y tienen protección contra rayos UV incorporada. Y no son mucho más caros que los lentes de plástico normales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lentes fotocromáticos. Estos lentes reaccionan ante la luz ultravioleta (UV), se mantienen transparentes en el interior y se oscurecen al exponerse a la luz solar. Este es un componente adicional económico y bueno para quienes no quieren llevar consigo unas gafas de sol graduadas. También pueden ser una buena elección para pacientes mayores que comienzan a tener síntomas de cataratas y necesitan proteger sus ojos de la luz ultravioleta. Una desventaja: no se oscurecen en el interior de los autos porque los parabrisas bloquean los rayos UV, los cuales son responsables del cambio de color. Así que si usas anteojos para conducir, tal vez no sean una buena opción. Además, advierte el Dr. Douglas Lazzaro, un oftalmólogo afiliado a NYU Langone Health, las distintas marcas tienen distintos niveles de oscurecimiento y distintas velocidades de reacción, por lo que debes tomarte el tiempo para compararlas detenidamente.

Lentes progresivos. Estos lentes son superiores a los bifocales ya que ofrecen tres potencias en un solo lente —para lejos, para cerca y para distancias intermedias (por ejemplo, para ver la computadora) en el centro— lo que te permite ver a todas las distancias. Cambian gradualmente de una a otra potencia al subir o bajar la mirada. Esto hace que sean una buena opción para las personas que deseen un solo par de anteojos para usar todo el tiempo. Además, son atractivos, ya que no tienen una línea que atraviesa el lente como sucede con los bifocales. Una desventaja: pueden causar desorientación. “Las personas pueden encontrar difícil adaptarse a ellos, por ejemplo, subir y bajar escaleras puede ser complicado”, dice Danny Tran, optometrista e instructor del Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales Ruiz en la Facultad de Medicina McGovern en University of Texas, que sugiere que aquellos que los usen por primera vez se los quiten al moverse por entornos complicados.

Lentes de alta definición (digitales). Estos lentes hacen por tus ojos lo que la tecnología de alta definición (HD) hace por la televisión. Creados a partir de una imagen digital de tus ojos, los lentes digitales pueden proporcionarte una visión más nítida y clara que los lentes convencionales. Toma nota: por lo general cuestan entre un 25 y un 30% más que los anteojos convencionales del mismo material y diseño, y puede que tan solo mejoren la vista ligeramente. "Si estás satisfecho con tus lentes convencionales", indica Lazzaro, "seguramente no los necesites".

Revestimiento antirreflejo. Esta opción adicional, que a menudo se incluye como parte de un paquete con los lentes de alto índice y de alta definición, elimina los reflejos de las superficies de tus lentes. Esto significa que permiten que pase más luz a través de ellos, lo que mejora la calidad de tu visión al eliminar distracciones molestas como los destellos y los halos que muchas personas ven al conducir de noche. También mejoran la apariencia de los anteojos: al reducir el resplandor reflejado en la superficie de tus lentes, hacen que los anteojos se vuelvan prácticamente invisibles.

Esta opción no es barata (suele costar entre $50 y $100), pero realmente vale la pena, dice John Seegers, óptico acreditado y fundador de OpticianWorks, que ofrece cursos de capacitación para optometristas en internet. Él sugiere obtener el mejor revestimiento que puedas costear. Los revestimientos de mejor calidad tienen menos probabilidades de mancharse y rayarse, y ofrecen mejores garantías, señala Andrea Thau, expresidenta de la American Optometric Association.

Dónde comprar anteojos

Los armazones, que pueden costar desde una suma modesta hasta cientos o incluso miles de dólares, pueden representar una parte importante del costo total. Tanto si buscas armazones de plástico estándar o costosos armazones metálicos de titanio, vale la pena comparar precios, indica Seegers, quien también señala que puede haber otra óptica cerca que venda el mismo armazón por menos dinero. Y en lo que respecta a los armazones de diseñador, debes saber lo siguiente: pagarás más pero eso no significa que sea un producto mejor. "De hecho, lo más probable es que haya sido fabricado en la misma línea de ensamble y con los mismos materiales que la marca propia de la compañía", agrega.

Tiendas en internet: empresas como Zenni Optical, Warby Parker, GlassesUSA y EyeBuyDirect compiten agresivamente con las tiendas físicas, especialmente durante la pandemia, cuando muchas personas prefieren comprar desde casa. Muchas tienen herramientas que permiten que te pruebes armazones virtualmente para ayudarte a conseguir un par que te quede bien. (Warby Parker incluso te deja que te pruebes cinco pares en casa de manera gratuita). Puedes encontrar una gran selección de armazones de calidad por menos de $150, aunque el precio aumentará si añades opciones como lentes resistentes a impactos y revestimiento antirreflejo.

Las tiendas en internet también pueden ser una buena manera de obtener armazones de diseñador con descuento (GlassesUSA vende armazones Prada para mujer por $145), así como otros a precios absurdamente bajos (una búsqueda en Zenni reveló un par de anteojos rectangulares básicos graduados por $6.95 con revestimiento resistente a las rayaduras y protección UV).

La desventaja: lo que pagas es lo que recibes. Si buscas anteojos que vayas a usar con poca frecuencia —si, por ejemplo, sueles usar lentes de contacto—, un par económico puede ser una buena idea. Pero si vas a usar tus anteojos todo el tiempo, vale la pena invertir en un par más caro y recibir una adaptación profesional. Consulta la política de devolución en caso de que no quedes satisfecho. Algunos minoristas en internet ofrecen devoluciones sin necesidad de dar explicaciones; otros pueden ofrecer otro par de reemplazo. Y asegúrate de que el sitio web acepte tu seguro oftalmológico (no todos lo hacen).

Para comprar en internet necesitas una receta válida y la medida de la distancia pupilar (PD), que es la distancia en milímetros entre tus pupilas o desde tus pupilas al centro del puente nasal. Esto indica a la compañía que vaya a preparar tus anteojos graduados dónde debe colocar el centro óptico (o "punto óptimo") de la visión en los lentes para que puedas ver con claridad. Muchos minoristas en internet ofrecen maneras para determinar tu distancia pupilar, entre ellos exámenes virtuales de la vista. “También hay aplicaciones para este fin que son bastante precisas, pero no debes intentar medir la distancia pupilar por tu cuenta", indica Mike Vitale, director técnico sénior y enlace de la División de laboratorios, lentes y procesamiento de lentes de The Vision Council, que recomienda que le pidas a tu oftalmólogo que lo incluya como parte de un examen de la vista.

Cadenas minoristas y ópticos u optometristas independientes: la compra en internet no es para todo el mundo. Si no es fácil adaptar tus anteojos, es mejor que los compres en persona a un oftalmólogo u optometrista, como lo hacen alrededor del 38% de las personas del país, según Mintel, una empresa de estudios de mercado. Una razón: un oftalmólogo u optometrista ajusta tu armazón y comprueba exactamente a través de qué parte de los lentes miras para encontrar la distancia pupilar y alinearlos de manera precisa en el armazón. Los proveedores en internet simplemente colocan el punto en el centro geométrico del lente, pero a veces ese punto no coincide con tu línea de visión, y esto afectará tu vista (si quieres comprar anteojos en línea, pídele a un profesional que mida antes tu distancia pupilar, como se mencionó anteriormente).

Y si tienes una graduación alta o complicada (si usas lentes progresivos, por ejemplo), puede ser conveniente que obtengas la ayuda de un profesional, "especialmente ya que estás gastando una suma de dinero considerable", explica Seegers. Es mucho más fácil que comprar anteojos en una tienda en internet y tener que devolverlos si tienes problemas. ¿Es posible, en teoría, conseguir un par de anteojos perfecto en internet? Sin lugar a duda. ¿Pero por qué arriesgarte?

Un optometrista u óptico (un técnico que se especializa en la adaptación de anteojos) puede ayudarte a seleccionar un par favorecedor según la forma de tu cara y explicarte las opciones de lentes.

Tanto Walmart Vision Center como Costco Optical disponen de optometristas acreditados y suelen ofrecer anteojos a precios muy inferiores a los que encontrarás en las boutiques ópticas (el costo promedio de un par de anteojos en Costco Optical es de $184). Lo mismo sucede con los centros de visión de las grandes cadenas como LensCrafters y Pearle Vision, que ofrecen rebajas de temporada (ahorros de por lo menos el 20% en un par de anteojos) y ofertas de comprar un par y llevarte otro gratis. Estos pueden ser excelentes lugares para ahorrar en anteojos.

Otras maneras de ahorrar

Compara precios. Busca comercios que ofrezcan una garantía de igualación de precios. O pruébate anteojos en una tienda, anota el número del modelo del armazón que te gusta y luego busca un sitio web que venda el mismo modelo por menos dinero.

Pide un descuento. "Muchos minoristas te ofrecerán un descuento por un segundo par", dice Vitale. "Si te interesa comprar un par de anteojos graduados para casa y otro para la oficina, nunca está de más pedir un descuento".

Utiliza tarjetas de fidelidad para conseguir atractivas ofertas. Algunas ópticas ofrecen descuentos por pertenecer a un club u organización, entre ellos AARP. En LensCrafters, los socios pueden recibir un 30% de descuento en un par completo de anteojos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.