Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿El aire acondicionado puede propagar el coronavirus?

Datos sobre la transmisión aérea causan preocupación por la calidad del aire en los espacios cerrados.

Toma cercana de un respiradero en el techo de una oficina

GETTY IMAGES

In English | Los casos de coronavirus están aumentando en muchas zonas del país, al igual que las temperaturas del verano. Sin embargo, ha surgido información sobre el modo de propagación del virus que nos está haciendo cuestionar si es seguro usar el aire acondicionado al máximo durante el pico (y el calor) de la pandemia.

¿La respuesta? Todavía no está del todo claro, en particular cuando se trata de ambientes cerrados concurridos. Sin embargo, hay ciertas medidas que puedes tomar para disminuir el riesgo de infección por coronavirus y mantenerte fresco durante este verano.

Surgen nuevos datos de transmisión aérea

Los expertos en salud pública han advertido durante meses sobre la posibilidad de que el virus se transmita por el aire o se propague por medio de las pequeñas partículas que exhalamos (aerosoles), que pueden permanecer en el aire de los espacios cerrados y viajar más de 6 pies. Por otro lado, las gotas respiratorias grandes que se producen cuando alguien tose o estornuda se caen más rápido al piso o a una superficie cercana. Además, a principios de julio, 239 científicos de 32 países publicaron una carta para solicitarle a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que reconociera el efecto de la transmisión aérea en la propagación del coronavirus.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


En una reciente llamada con los medios de comunicación, el Dr. Ashish Jha, director del Global Health Institute de Harvard, le explicó a un grupo de periodistas que “todos los datos que observamos provenientes de bares y ambientes cerrados, un ensayo de un coro que causó la infección de 60 personas, considero que hay suficientes pruebas que indican que los aerosoles realmente son una importante fuente de propagación”.

Alrededor de una semana después de que los científicos presentaron su argumento, la OMS modificó su postura sobre la transmisión de aerosoles y reconoció que estas pequeñas gotas podrían ser un problema mayor de lo que se pensaba anteriormente.

Con respecto a la última información sobre la transmisión de aerosoles, Joseph Allen, profesor adjunto de Ciencias de Evaluación de Exposición en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, señala que “No hay nada que temer. Simplemente significa que debemos reconocer que sucede para poder aplicar estrategias de control adecuadas”, incluso en el sistema de circulación de aire en los edificios.

El aire se distribuye de distintas maneras según el sistema de acondicionamiento que se utilice, desde pequeñas unidades que se instalan en una ventana y que enfrían ambientes pequeños hasta complejos sistemas de climatización que regulan la temperatura de los edificios grandes. Sin embargo, en ambos sistemas “se recircula mucho aire” aunque en porcentajes variables, explica Linsey Marr, profesora Charles P. Lunsford de Ingeniería Civil y Medioambiental en Virginia Tech y experta en ciencias de aerosoles. “Y al volver a circular el mismo aire, el virus permanece en el edificio en vez de ser reemplazado por aire proveniente del exterior, en el que supuestamente no hay virus”.

Todavía no se han confirmado casos de propagación del virus por medio de unidades de aire acondicionado, señala Marr, pero el virus se ha encontrado en los conductos de ventilación de aire de un hospital. (No está claro si se trató de una cantidad suficiente de virus como para provocar una infección, ya que el estudio aún no ha tenido revisión científica externa). Un análisis que publicaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también examina la función que podría haber cumplido un aire acondicionado en la propagación del virus en un pequeño restaurante de Guangzhou, China, en el que no había ventilación adecuada.

Según Allen, “el aire acondicionado en sí no tiene nada de malo, pero se convierte en un problema cuando no se usa de la manera correcta”. Por este motivo, mientras las escuelas y las empresas determinan el método menos riesgoso para su reapertura, gran parte de la atención recae en verificar que los edificios y sus sistemas de ventilación sean tan saludables como sea posible.

El aire acondicionado de tu casa

Usar el aire acondicionado en casa no debería ser un problema, en especial si convives con el mismo grupo de personas a quienes estuviste expuesto durante todo este tiempo. Una situación que podría ser preocupante sería si tuvieras una gran fiesta en casa, explica Marr, “algo que de todos modos no deberías estar haciendo”. Los CDC recomiendan que los adultos mayores limiten las interacciones con otras personas lo más posible para disminuir el riesgo de infección.

Además, en los meses de verano no se debe pasar por alto el riesgo de insolación y otros trastornos causados por el calor, en particular entre los adultos mayores, señala Richard L. Corsi, decano de la Facultad de Ingeniería e Informática de Portland State University, Oregón, y experto en calidad del aire en espacios cerrados. Según los CDC, el aire acondicionado es el factor principal de protección contra las enfermedades y la muerte relacionadas con el calor.

Sin embargo, si te preocupa la calidad del aire que circula en tu hogar, hay algunas medidas que puedes tomar. En primer lugar, cambia los filtros de tu aire acondicionado, en especial si hace mucho que no lo haces. Tanto Corsi como Marr recomiendan adquirir un filtro MERV 13 que elimina un alto porcentaje de partículas del aire, incluso las pequeñas gotas y los aerosoles. Si tu sistema no funciona con el filtro MERV 13, elige el mejor filtro que sea compatible y asegúrate de seguir las instrucciones para instalarlo.

Si en casa no tienes aire acondicionado y no te incomoda, abre las ventanas para que entre el aire del exterior. Esto ayudará a diluir y limpiar el aire encerrado en la casa. También puedes comprar un filtro portátil de alta eficiencia para partículas aéreas (HEPA) para usar en tu casa. La American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE) recomienda colocarlo en el área en la que pasan más tiempo la mayoría de las personas que viven en la casa.

Por último, Marr recomienda que bajes las ventanillas del automóvil cuando viajes con personas que no viven contigo. “La calidad del aire mejorará muchísimo”. Por lo general, los automóviles recirculan el aire para acondicionarlo”. Debes hacer lo mismo en los autobuses públicos, que con frecuencia tienen ventanillas que los pasajeros pueden bajar.

Qué hacer si alguien en casa está enfermo

Si alguna de las personas que viven en tu hogar recibió un resultado positivo de infección por coronavirus, los CDC sostienen que es mejor que permanezca en una habitación separada y lejos de los demás. Si esa habitación tiene ventanas, ábrelas y considera colocar un ventilador de caja o un extractor y ubicarlo de modo que expulse el aire hacia afuera. De esta manera impides que el aire que pueda tener partículas de virus se filtre fuera de la habitación hacia el resto de la casa, explica William Bahnfleth, profesor de Ingeniería Arquitectónica en Penn State University.

Si hay un baño adjunto al espacio donde se aislará la persona enferma, enciende el extractor con la mayor frecuencia posible. La ASHRAE también recomienda sellar los respiraderos de aire y los espacios alrededor de la puerta para impedir que las partículas de virus se filtren a otras áreas de la casa por el sistema de aire acondicionado. Esta medida dependerá de la temperatura de la habitación. Es importante que la persona enferma esté cómoda y no tenga demasiado calor.

Aún es importante usar mascarillas y mantener el distanciamiento social en los edificios públicos.

Por lo general, los espacios grandes como las escuelas, los edificios de oficinas y los hogares de ancianos tienen sistemas de ventilación mucho más complejos que absorben aire del exterior y lo mezclan con el del interior, y el aire que circula pasa por filtros de alta eficiencia.

Si visitas con frecuencia un edificio de este tipo y te preocupa la ventilación, lo mejor que puedes hacer es preguntarle a alguien a cargo cómo ajustaron el sistema de aire acondicionado a raíz de la pandemia. Por ejemplo, podrías preguntar si instalaron mejores filtros, o “pregunta si hay algún ajuste que le puedan hacer al sistema o a los reguladores de circulación para absorber más aire del exterior y usar menos aire recirculado”, señala Marr. Si trabajas en un edificio más pequeño con un sistema de ventilación más antiguo, abrir las ventanas puede ser la mejor opción.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“No solemos ver casos de lo que parece ser una transmisión aérea cuando el sistema de filtrado es bueno y entra suficiente aire del exterior. Las situaciones de mayor transmisión se produjeron en lugares con ventilación inadecuada o inexistente”, según Bahnfleth.

Ante los últimos datos que indican que los aerosoles pueden ser una fuente de propagación del virus, Jha, de Harvard, señala que “ahora es verdaderamente importante usar mascarilla”. También lo es evitar pasar mucho tiempo en espacios públicos cerrados. Tampoco debes olvidarte de lavarte las manos con frecuencia y mantener el distanciamiento social, que también es fundamental para prevenir infecciones, destacan los expertos.

Bahnfleth explica que “Tomar todas estas medidas nos ayudará a reducir el riesgo tanto como sea posible, pero todos deberían tener en cuenta que salvo el aislamiento total, no hay nada que podamos hacer para eliminar el riesgo por completo”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO