Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Lo que debes saber sobre los reemplazos de cadera y rodilla

Qué ha cambiado de estas cirugías cada vez más populares, y cómo saber si necesitas una.

Un doctor examina una radiografía

choja/E+/Getty Images

In English | Beverly Keel, de 53 años, fue capaz de ignorar durante meses el dolor que sentía en la parte superior de la pierna derecha, que parecía un tirón muscular de la ingle. Pero en junio del 2018, mientras hacía turismo en Francia, las cosas fueron de mal a peor.

"Caminamos mucho y cada día iba empeorando", dice Keel, presidenta del Department of Recording Industry de Middle Tennessee State University cerca de Nashville. "Me preocupaba no poder atravesar siquiera el aeropuerto".

Afortunadamente, la agonía de Keel fue breve. Dos semanas después de volver a Estados Unidos tuvo una operación de reemplazo de la cadera y pasó solo una noche en el hospital. Pudo volver a trabajar, con un bastón, en unas tres semanas. 

La experiencia de Keel es cada vez más común. Cada año, a más de 400,000 personas en Estados Unidos les reemplazan las articulaciones de la cadera, y a otras 600,000 las rodillas. Estas operaciones les dan un dichoso alivio del dolor y, a veces, una nueva oportunidad en sus vidas.

"La gente está más sana a edades más avanzadas", dice el Dr. Neil Cobelli, presidente de cirugía ortopédica para el Montefiore Health System en la ciudad de Nueva York. "Ahora tienen estilos de vida más activos durante más tiempo así que no quieren que nada los detenga". Se prevé que para el año 2030 se harán unos 3 millones anuales de cirugías de reemplazo de articulaciones.

Los resultados de los reemplazos de articulaciones son mejores que nunca gracias a prótesis más durables, como los componentes de metal, cerámica y plástico que reemplazan la parte dañada de la articulación. Hoy en día, la mayoría de los pacientes pueden esperar que sus implantes duren 20 años o más.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero la verdadera innovación está ocurriendo fuera del quirófano. "Lo que más ha cambiado es cómo gestionamos todo sobre la cirugía —la anestesia, el dolor posoperatorio y la pérdida de sangre— y no la intervención quirúrgica en sí", dice la Dra. Claudette M. Lajam, profesora asociada de ortopedia de NYU Lagone Health y portavoz de la American Academy of Orthopaedic Surgeons. "Es lo que nos permite dar el alta a nuestros pacientes rápidamente".

Ahora los pacientes reciben medicamentos que rebajan la pérdida de sangre al mínimo y reducen la necesidad de transfusiones sanguíneas. Los bloqueos nerviosos y la anestesia intradural adormecen las extremidades de los pacientes y evitan los riesgos y las complicaciones que pueden ocurrir con el uso de la anestesia general. Además, los médicos dependen menos de los opioides, que pueden frenar la recuperación, y en su lugar usan analgésicos, fármacos para los nervios y relajantes musculares sin narcóticos.

"Eso ayuda a que los pacientes se despierten mucho más rápido", dice el Dr. P. Maxwell Courtney, traumatólogo del Thomas Jefferson University Hospital y del Rothman Institute en Filadelfia. "Los ayuda a levantarse y participar en fisioterapia el mismo día que los operan, y los datos indican que es mucho más seguro en cuanto a las complicaciones médicas".

¿Crees que podría ayudarte un reemplazo de articulación? Esto es lo que debes saber sobre cada tipo de cirugía:

Lo nuevo no siempre es mejor

Puede que hayas oído sobre el uso de robots para cirugías de reemplazo de articulaciones. Los nuevos sistemas quirúrgicos robóticos usan tomografía computarizada para crear un modelo en tercera dimensión de la anatomía del paciente y ayudar a los médicos a identificar el alineamiento adecuado de un implante y así crear planes quirúrgicos personalizados.

Pero los robots no siempre mejoran las cirugías. "Todo el mundo quiere lo nuevo y lo moderno, y 'robótico' suena fantástico", dice Cobelli. "Pero de momento no hay evidencia contundente de que las cirugías robóticas marquen una diferencia positiva en todos los reemplazos de articulaciones. Todavía no se ha demostrado su efectividad a largo plazo". Dice que la destreza de los cirujanos es más importante que las herramientas que usen.

Los sistemas robóticos podrían ser de más beneficio para los cirujanos cuando lleven a cabo reemplazos parciales de rodilla, cuando solo se reemplaza un componente de la rodilla del paciente. "Como solo trabajas sobre parte de la rodilla, las prótesis son de menor tamaño y pueden entrar por incisiones más pequeñas", dice Cobelli. Pero por eso es más difícil verlas. La robótica ayuda a compensar esa visibilidad limitada.

Hay precauciones parecidas en cuanto a nuevos enfoques para los reemplazos de cadera. Tradicionalmente, el cirujano accedía a la articulación de la cadera mediante una incisión cerca de los glúteos, y entraba por detrás de los músculos principales. El anterior enfoque de vanguardia —en el cual el cirujano hacía la incisión en la parte delantera de la cadera para llegar a la articulación— se consideraba más fácil para el paciente porque se cortaba menos músculo.

Sin embargo, las investigaciones demuestran que no hay diferencias en los resultados y que ese enfoque anterior podría ser incluso menos seguro. "Las publicaciones muestran una tasa mucho más alta de infección y una probabilidad mucho más alta de rotura de huesos al poner la pieza", dice Lajam.

Cuándo necesitas cirugía —o no—

Si tus radiografías muestran artritis considerable u otros problemas de las articulaciones y tus síntomas están descontrolados, es hora de pasar por el quirófano. "Mucha gente tiene malas radiografías pero se manejan bien", dice el Dr. Mathias Bostrom, jefe de servicios de reconstrucción y reemplazo de articulaciones en adultos del Hospital for Special Surgery en la ciudad de Nueva York. Si es así, suele ser seguro esperar para operarse.

Bostrom explica que "si tus radiografías son horribles pero tienes buena capacidad funcional, es mejor no tocarlo. Sin embargo, si tus radiografías se ven mal y te despiertas por la noche, cada vez caminas menos o ya no estás haciendo las cosas que quieres hacer, probablemente sea el momento de arreglarlo".

¿Y qué pasa si te duele pero no se ve nada en las radiografías? "A veces el dolor viene de otra parte del cuerpo, como la columna o problemas musculares", dice Ladam. En ese caso necesitarás un médico que pueda pensar en el problema y tratar de solucionarlo.

Qué esperar durante la cirugía y la recuperación

Las estadías en los hospitales se están reduciendo. A un pequeño porcentaje de pacientes —por lo general, pacientes muy saludables con suficiente apoyo en casa— se les da de alta el mismo día en que los operan. Es especialmente cierto entre pacientes de reemplazo de cadera, pues es un proceso de recuperación más fácil que el de las cirugías de rodilla.

Un porcentaje más alto recibe el alta a las 24 horas, lo que les brinda la oportunidad de hacer varias sesiones de fisioterapia en el hospital. "La mayoría de los centros de reemplazo de articulaciones pueden tener a la gente de pie y caminando un par de horas después de la cirugía", dice Cobelli. "Si te operan un lunes por la mañana, puedes hacer dos sesiones de fisioterapia el lunes, otra el martes por la mañana e irte a casa".

Pero la mayoría de los pacientes de reemplazo de articulaciones son mayores, y su edad puede presentar retos. "Muchos tienen otras enfermedades que podrían agravarse con el estrés de la cirugía así que tenemos que prestar atención", dice Cobelli. "En la mayoría de los casos, pueden irse a casa después de la cirugía a los dos días, tres en el peor de los casos". En general, los pacientes de reemplazo de cadera reciben el alta entre medio día y un día antes que los pacientes de rodilla.

Los pacientes suelen recibir una receta para un narcótico de baja dosis para controlar el dolor mientras se sanan. "Pero hemos hallado que muchos pacientes no los necesitan, o los usan muy poco", dice Courtney. Los relajantes musculares, medicamentos para dolor de los nervios y medicamentos para el dolor de venta libre suelen ser suficiente. 

Cuándo podrás retomar tu vida

No te vamos a mentir: las dos primeras semanas después de la cirugía son las más difíciles, y necesitarás a una persona lista para ayudarte. "Yo les digo a mis pacientes: vas a estar de mal humor y con dolor, y no te voy a caer muy bien", dice Lajam. "Pero después de eso, la mayoría de los pacientes vuelven gradualmente a sus vidas".

Si afecta a tu pierna izquierda, podrías volver a conducir en dos o tres semanas. Pero si te operan en el lado derecho, podrías tardar seis semanas. Y si tu trabajo es activo, probablemente necesites descansar entre dos y seis semanas. "Nuestros pacientes regresan al trabajo en unos 30 o 40 días", dice Bostrom.

"Al principio te faltará energía. Pero a medida que pase el tiempo, tendrás más y más", dice Lajam. No esperes recuperar toda tu energía hasta que hayan pasado tres meses —o más si eres más mayor, tienes otros problemas médicos o vivías una vida más sedentaria antes de la cirugía—.

Aunque no todo el mundo tiene buenos resultados, la mayoría de los pacientes de reemplazo de articulación quedan muy felices con los resultados. "Ya nos acostumbramos a oír: 'Me ha cambiado la vida. Debería haberlo hecho antes'", dice Cobelli.

Los pacientes de cadera, que suelen volver a sus actividades regulares de una manera más rápida y menos dolorosa, quedan especialmente agradecidos. Bostrom dice que "con el paso del tiempo, la mayoría de ellos se olvidan de que les reemplazaron la cadera".

Beverly Keel todavía no ha llegado a ese punto. Desde la operación el año pasado siente la cadera diferente, pero no le molesta. "Si necesitas esta cirugía, que te la hagan lo antes posible", les recomienda a las personas en su situación. "Se te quitará el dolor de inmediato".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO