Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Guía para prevenir la diabetes

Las respuestas a tus preguntas sobre la prediabetes

Cuanto más sepas —más allá de "no llega a ser diabetes”—, mejor podrás cuidarte.

In English | Aunque más de uno de cada tres adultos tiene prediabetes, muy pocos lo saben. Eso significa que el mensaje importante de que estas personas pronto podrían llegar a tener diabetes (y ya podrían correr riesgo de tener problemas cardiovasculares serios) no se transmite. A continuación, cómo reconocer y manejar la prediabetes a tiempo para lograr un cambio. 

¿Qué es la prediabetes?

La prediabetes indica que los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo que deberían ser, pero aún no lo suficientemente altos como para ser considerados diabetes. No todos los que tienen prediabetes terminan padeciendo diabetes de tipo 2. Pero casi todas las personas con este tipo de diabetes, el más común, primero tienen prediabetes. Para algunos con esta enfermedad, el tratamiento temprano y los cambios moderados en el estilo de vida pueden lograr que los niveles de azúcar en la sangre regresen a un rango normal, con lo que se previene o se aplaza la diabetes. La prediabetes misma a menudo es reversible (abajo aparece más información).

¿Qué causa prediabetes?

Los mismos factores que aumentan el riesgo de diabetes de tipo 2 pueden llevar a un diagnóstico de prediabetes. Debido a esta enfermedad, las células del cuerpo no están respondiendo de manera normal a la insulina, una hormona producida por el páncreas que actúa como una llave y permite el ingreso del azúcar en la sangre a las células para que se use como energía. El páncreas responde produciendo más insulina, pero eventualmente, a medida que las células siguen sin responder, no puede mantenerse a la par. En ese momento aumenta el azúcar en la sangre, lo que establece la base para la prediabetes y, por extensión, la diabetes.

Si no es una diabetes completamente desarrollada, ¿por qué preocuparse?

El "pre" puede hacerte creer que el trastorno no es grave, pero la prediabetes te expone a mayor riesgo no solo de diabetes, sino también de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. Hace bastante tiempo que los especialistas saben sobre la conexión entre la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, incluso que estas últimas son la causa más común de muerte entre las personas con diabetes. 

Pero en investigaciones más recientes, se demostró que quienes tienen prediabetes también corren un riesgo sustancial de llegar a padecer una enfermedad cardiovascular. Este riesgo es particularmente pronunciado durante los primeros cinco años de prediabetes. Si no haces nada al respecto, tu riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares —que incluyen presión alta, enfermedades del corazón, derrame cerebral y otros trastornos del corazón y los vasos sanguíneos— es de un 50%. 

De los aproximadamente 88 millones de adultos en Estados Unidos con prediabetes, un 2% al año pasan a tener diabetes. Eso podría parecer insignificante, pero equivale a 1.75 millones de personas. 

¿Cómo puedo saber si tengo prediabetes?

Para saber si estás en riesgo de tener prediabetes, haz esta prueba (disponible en inglésespañol) de la American Diabetes Association (ADA; Asociación Estadounidense de la Diabetes). La única manera de saber con seguridad es pedirle a tu proveedor de atención médica que te haga un análisis de sangre. 

Mujer sostiene una manazana y un pedazo de pastel

GETTY IMAGES

¿Cuáles son los síntomas?

Algunas personas con prediabetes experimentan un aumento de la sed, micción frecuente, fatiga y visión borrosa; estos también son síntomas de diabetes. Pero la mayoría de las veces no hay síntomas claros. Por eso es importante que hables con tu médico para que te haga un análisis de glucosa en la sangre si tienes alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • 45 años o más
  • sobrepeso
  • alguno de tus padres o hermanos con diabetes tipo 2
  • llevas una vida sedentaria.
  • has tenido diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional) o has dado a luz un bebé que pesó más de 9 libras

¿Cómo puedo saber si tengo prediabetes?

La única manera de saber con seguridad si tienes prediabetes es pedirle a tu proveedor de atención médica que te haga uno de los siguientes tres tipos de análisis de sangre. Si te diagnostican una prediabetes, deberías someterte a una prueba de detección de diabetes de tipo 2 cada uno o dos años. 

Análisis A1C

Este análisis de sangre sencillo mide el promedio de azúcar en la sangre durante los últimos dos o tres meses. La ventaja de que se diagnostique de esta forma es que no necesitas ayunar ni beber grandes cantidades de nada. Nota: el médico podría presentar tus resultados de A1C como eAG o “promedio estimado de glucosa”, lo que se relaciona directamente con tu A1C.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


  A1C      eAG
Normal:  < 5.7 percent <117 mg/dl
Prediabetes:  5.7-6.4 percent 117-138 mg/dl
Diabetes: ≥ 6.5 percent ≥139 mg/dl

Análisis de glucemia en ayunas (FPG)

Este análisis verifica los niveles de azúcar en la sangre en ayunas. Por lo general se realiza a primera hora del día, pues requiere estar en ayunas (no ingerir sino agua durante por lo menos ocho horas antes de la prueba).

Normal:  <100 mg/dl
Prediabetes:  100–125 mg/dl
Diabetes: ≥126 mg/dl

Prueba de tolerancia a la glucosa (OGTT)

Esta prueba que demora entre dos y tres horas mide la respuesta del organismo al azúcar. Tu médico verificará tu nivel de azúcar en la sangre antes de que tomes una bebida dulce especial y nuevamente dos horas después.

Normal:  <140 mg/dl
Prediabetes:  140-199 mg/dl
Diabetes: ≥200 mg/dl

¿La prediabetes es reversible?

Sí. En las primeras etapas de la prediabetes (y también de la diabetes), estar pendiente de la dieta y el ejercicio puede mejorar los resultados del azúcar en la sangre, lo que en esencia “revierte” la enfermedad y disminuye las probabilidades de padecer diabetes. Pero si tienes factores de riesgo subyacentes que te hacen correr mayor riesgo de padecer diabetes, como por ejemplo si eres mayor de 45 años o si hay antecedentes de diabetes en tu familia, debes seguir prestando atención a tus niveles de azúcar en la sangre y tus decisiones sobre la manera de vivir. De lo contrario, volverás a tener prediabetes.

¿Qué puedo hacer hoy para ayudar a mitigar mi riesgo?

  • Habla con tu proveedor de atención médica para hacerte una prueba de glucosa en la sangre que te dirá si tienes prediabetes o no.

  • Comienza a ejercitarte: incorpora caminatas o algún otro tipo de ejercicio en tu rutina diaria. La ADA recomienda 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada, al igual que de dos a tres sesiones de ejercicios de fortalecimiento, por semana. Ese tipo de dedicación al ejercicio no solo te ayudará a controlar tu peso, sino que además mejora los niveles de glucosa en la sangre.

  • Come alimentos saludables y nutritivos que sean buenos para la mente y el cuerpo. No existe una “dieta para prediabetes” (ni tampoco una “dieta para diabetes”). La ADA recomienda varios planes de alimentación, entre ellos la dieta mediterránea, de bajos carbohidratos, vegetariana y otras que enfatizan las verduras sin mucho almidón, los alimentos integrales y mínimamente procesados, y poca azúcar agregada.

  • Mantén un peso saludable. Si tienes sobrepeso, adelgazar aunque sea algo puede ayudar. En un estudio de referencia de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) se descubrió que incluso los cambios en el estilo de vida que llevaron a una pérdida de peso del 7% en los participantes con sobrepeso y prediabetes redujeron el riesgo de diabetes un 58%. Los participantes mayores de 60 años redujeron sus probabilidades de padecer diabetes un 71%, en comparación con quienes no perdieron peso.

  • Habla con el médico para ver si tiene sentido que tomes el medicamento metformina (metformin). Este medicamento se considera como el tratamiento de primera línea para controlar el azúcar en la sangre de quienes tienen diabetes de tipo 2. La ADA también lo recomienda para personas con prediabetes y ciertos factores de riesgo adicionales. En el estudio de los NIH, se descubrió que los participantes con sobrepeso y prediabetes que tomaron metformina disminuyeron sus probabilidades de desarrollar diabetes un 31%, comparado con quienes no tomaron el medicamento ni realizaron cambios en su estilo de vida. Debido a que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha aprobado la metformina, ni ningún otro medicamento, para tratar la prediabetes, se receta “para usos no indicados en la etiqueta”. 

  • Responde el cuestionario de riesgo de prediabetes, disponible en inglés y español, para ver si tú o un miembro de tu familia están en riesgo.

¿Dónde puedo encontrar apoyo?

Si tienes prediabetes, un grupo de apoyo puede ayudarte a hacer los cambios necesarios en tu estilo de vida para evitar el progreso a la diabetes. ¿No sabes cómo encontrar uno? La American Diabetes Association (ADA) organiza talleres dirigidos a distintos tipos de grupos. Para encontrar uno cerca de ti, comunícate con la ADA (800-DIABETES).

El Programa Nacional de Prevención de la Diabetes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) también puede ayudarte a conocer qué cambios saludables en el estilo de vida —alimenticios, de actividad física y más— sirven para revertir la prediabetes. El programa se ofrece en el YMCA, centros comunitarios, iglesias y hospitales en todo el país. Para encontrar uno cerca de ti, ingresa tu código postal en la herramienta de búsqueda de programas de los CDC. Si bien aún no hay muchos programas de los CDC cubiertos por Medicare, puedes buscar clases cubiertas por Medicare cerca de ti ingresando tu código postal en esta página.  Siempre debes preguntar sobre la cobertura para asegurarte de que no se te cobren costos inesperados. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.