Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Pros y contras de los estimuladores de la médula espinal Skip to content
 

Los estimuladores de la médula espinal ayudan a algunos pacientes, lesionan a otros

Muchos dicen que han sido sacudidos, quemados o lastimados de alguna otra manera por un dispositivo que bloquea el dolor.

Doctor sostiene un electrodo que estimula la médula espinal

PETER BANTA/ASSOCIATED PRESS

Un médico sostiene un electrodo para un estimulador de la médula espinal.

In English |  Durante años, las compañías de dispositivos médicos y los médicos han promocionado los estimuladores de la médula espinal como una panacea para millones de pacientes que sufren una amplia gama de trastornos del dolor, lo que los convierte en uno de los productos de más rápido crecimiento en la industria de dispositivos médicos de $400,000 millones ($400 billion). Las compañías y los médicos los impulsan agresivamente como un antídoto seguro para la mortal crisis de los opioides en Estados Unidos y como un tratamiento para una población que envejece y que necesita alivio del dolor crónico.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pero los estimuladores, dispositivos que utilizan corrientes eléctricas para bloquear las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro, son más peligrosos de lo que muchos pacientes piensan, según encontró una investigación de Associated Press. Representan el tercer número más alto de informes de lesiones por dispositivos médicos a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU., con más de 80,000 incidentes señalados desde el 2008.

Según muestran los datos de la FDA, los pacientes informan que han sido sacudidos, o quemados o han sufrido daños en los nervios de la médula espinal, que van desde debilidad muscular hasta paraplejia. Entre los 4,000 tipos de dispositivos rastreados por la FDA, solo los reemplazos de cadera metálicos y las bombas de insulina han registrado más informes de lesiones.

Los datos de la FDA contienen más de 500 informes de personas con estimuladores de la médula espinal que fallecieron, pero los detalles son escasos, lo que dificulta determinar si las muertes estaban relacionadas con el estimulador o la cirugía de implantes.

Los fabricantes de dispositivos médicos insisten en que los estimuladores de la médula espinal son seguros (alrededor de 60,000 se implantan cada año) y los médicos que se especializan en estas cirugías dicen que han ayudado a reducir el dolor en muchos de sus pacientes.

Sin embargo, la mayoría de estos dispositivos han sido aprobados por la FDA con pocas pruebas clínicas, y los datos de la agencia muestran que los estimuladores de la médula espinal tienen un número desproporcionadamente mayor de lesiones en comparación con los implantes de cadera, que son mucho más cuantiosos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.