Skip to content
 

Cómo sobrevivir a tu primer ataque cardíaco

Cuando tu corazón peligra, cada segundo cuenta. Toma estos pasos para identificar los síntomas y llegar a tiempo al hospital.

Hombre mayor apretándose el pecho - Cómo sobrevivir a un ataque cardíaco

Istock

Entérate de lo que puedes hacer para sobrevivir a un ataque al corazón.

In English | Cada 34 segundos, alguien en Estados Unidos padece un infarto o ataque cardíaco. Cada 60 segundos, alguien muere por esa razón. Lo que quienes sufren de un infarto hacen —o dejan de hacer— en los primeros momentos críticos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Durante la última década, hospitales en todo el país han acortado el tiempo entre la llegada a la sala de emergencias y el tratamiento a una hora o menos, lo cual ha contribuido a una disminución del 38% en las muertes causadas por las enfermedades coronarias.

Ahora los cardiólogos se concentran en el próximo gran reto: ayudar al casi 40% de las víctimas de ataques cardíacos que nunca llegan al hospital. Muchos de ellos, 120,000 al año, fallecerán, en gran parte debido a que no buscaron ayuda a tiempo.

“Es un problema enorme y una gran oportunidad desperdiciada”, dice el Dr. Steven E. Nissen, director de medicina cardiovascular de la Cleveland Clinic. “Las personas se quedan en la casa y toman antiácidos porque piensan que es indigestión, o dicen: ‘Esto no puede sucederme porque soy mujer’”.

A continuación encontrarás lo que puedes hacer para aumentar las probabilidades de sobrevivir a un ataque al corazón.

Paso 1

Reconoce los síntomas (menos típicos)

Los hombres y mujeres con un tipo de enfermedad cardíaca llamada ateroesclerosis tienen una acumulación de grasa y colesterol, o placa, en las arterias. Un ataque cardíaco sucede cuando un trozo de placa se desprende y forma un coágulo que obstruye el flujo de sangre al músculo cardíaco. Los síntomas clásicos son dolor de pecho; dolor o molestia en uno o ambos brazos, la espalda, los hombros, el cuello o el estómago (por encima del ombligo, donde el dolor a veces se confunde con indigestión); y falta de aire. Sudoración, náuseas y vómitos también son comunes.

Sin embargo, los estudios demuestran que hasta la tercera parte de los pacientes que padecen un infarto no sienten dolor de pecho. Es más probable que estos pacientes sean de mayor edad, mujeres o diabéticos. De hecho, “mientras mayor seas, más probable será que tengas síntomas atípicos”, dice Nissen. Las investigaciones demuestran que a medida que las personas envejecen, no siempre tienen dolor en el pecho o en los brazos, sudoración, náuseas y vómitos. En cambio, tienen más probabilidades de padecer confusión y dificultad para respirar, y de desmayarse.

La razón es que a medida que se obstruye una arteria coronaria, el corazón empieza a bombear menos sangre por el organismo. “Ya que por lo general las personas mayores tienen los vasos sanguíneos más endurecidos, no les circula suficiente sangre hacia el cerebro, y se desmayan”, dice Nissen. “Vuelven en sí en el piso, sintiendo una presión vaga en el pecho”.

En general, los síntomas podrían aparecer de manera gradual, ser difíciles de concretar, y desaparecer y luego comenzar de nuevo. No es poco frecuente sentirse mal días o semanas antes. Según nuevos datos de Linköping University en Suecia, publicados en la revista Journal of Cardiovascular Nursing, personas de entre 32 y 74 años que padecieron un ataque cardíaco tenían más probabilidades de haber visto al médico durante la semana anterior al suceso que quienes no lo padecieron.

Es debido a eso que el Dr. Harlan M. Krumholz, cardiólogo e investigador de atención de salud en la Facultad de Medicina de la Yale University, dice que te mantengas alerta incluso cuando simplemente te sientas raro: “Si algo se siente realmente distinto de lo que has sentido en el pasado, no lo ignores”.

Deja de buscar en internet y llama al 911

Necesitas llegar al hospital en menos de una hora para garantizar los mejores resultados. “El tiempo es músculo”, dice Nissen. “Mientras más temprano intervengamos, habrá menos daño al corazón, mejor posibilidad de sobrevivir y una mejor calidad de vida. Las personas a quienes les da insuficiencia cardíaca son las que llegan aquí demasiado tarde”.

Sin embargo, las investigaciones demuestran que las personas niegan con frecuencia lo que les dice el organismo y aplazan la llamada. Algunos desperdician minutos valiosos buscando sus síntomas en línea; otros deciden llamar a su médico de atención primaria para pedir consejos.

Los pacientes con enfermedades crónicas como diabetes o enfermedad pulmonar obstructiva crónica tal vez den por sentado que esos otros problemas de salud son los que les causan molestias. “Esperan a que sus medicamentos surtan efecto para ver si marca una diferencia”, dice Angelo Alonzo, un investigador científico en la Facultad de Enfermería de la Yale University que ha estudiado los ataques cardíacos por 40 años.

¿Cómo puedes evadir estos obstáculos autoimpuestos? Cuéntale a tu cónyuge, tus hijos o a un vecino lo que sucede. “Otros te animarán a llamar para pedir ayuda o se harán cargo de la situación”, dice Krumholz. Si estás solo, pregúntate: si otra persona tuviera tus síntomas, ¿la animarías a pedir ayuda? Si la respuesta es sí, haz la llamada.

Mujer tomando una aspirina - Cómo sobrevivir a un ataque cardíaco

Istock

Una aspirina corriente y sin recubrimiento (no una aspirina para niños) sirve como anticoagulante e interfiere con la coagulación sanguínea.

Qué hacer mientras esperas

Antes de que lleguen los paramédicos, mastica y traga una aspirina corriente y sin recubrimiento de 325 miligramos (no una aspirina para niños), la cual es anticoagulante e interfiere con la coagulación sanguínea. Probablemente no detendrá un ataque al corazón, pero podría limitar el daño.

Si puedes, quítale el cerrojo a las puertas y luego descansa. “Llama a alguien para que venga y espere contigo”, dice Krumholz, “o habla con alguien por teléfono hasta que llegue la ayuda”.

No conduzcas al hospital ni hagas que alguien te lleve. Las ambulancias tienen desfibriladores en caso de que tu corazón cese de latir, así como medicamentos para eliminar coágulos, por lo cual es posible que los paramédicos puedan comenzar el tratamiento antes de que llegues al hospital. “Si algo va mal, pueden afrontarlo”, dice Krumholz. “Igualmente importante, te allanan el camino. Si llegas por la puerta principal, [el personal del hospital] no ha tenido tiempo de prepararse para tu llegada y quizá tengas que esperar a que se reúna el equipo del laboratorio de cateterismo”.

Los paramédicos también saben cuál es el mejor centro cardíaco donde deben llevarte, dice la Dra. Sharonne N. Hayes, fundadora de la Clínica de Salud para Mujeres en la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota. “El hospital más cercano puede quedar a cinco minutos”, dice, “pero el mejor equipado para destaparte las arterias puede estar a 15 minutos de distancia”.

Hombre recibiendo atención médica en su hogar - Cómo sobrevivir a un ataque cardíaco

Istock

Si padeces síntomas de un ataque al corazón, necesitas llegar al hospital en menos de una hora para garantizar los mejores resultados.

Paso 4

Expresa lo correcto

Cuando lleguen los paramédicos, concéntrate en describir tus síntomas y factores de riesgo. Prepárate para decir qué medicamentos estás tomando, o lleva una lista contigo. “Si alguien está tomando Viagra, necesitamos saber”, dice Krumholz. Viagra y algunos otros medicamentos para la disfunción eréctil no se pueden tomar con la nitroglicerina, la cual se usa por lo general durante un ataque cardíaco, ya que la combinación puede causar una reacción potencialmente mortal.

Algunos estudios sugieren que para los paramédicos es más difícil reconocer los síntomas de un ataque cardíaco en mujeres, porque es menos probable que padezcan síntomas clásicos tales como dolor de pecho. Si los paramédicos no se centran en tu corazón de inmediato y estás preocupado, está bien decir: “Creo que estoy teniendo un ataque cardíaco”.

Hay quienes piensan que si dices que tienes dolor de pecho, te atenderán más rápido. Es más importante ser honesto, según Krumholz. Sin embargo, si tienes dolor de pecho, menciona ese síntoma desde el principio.

Paso 5

Sé firme

Los estudios sugieren que la manera en la que te perciben puede marcar una diferencia en el tratamiento que recibes. En una investigación del Centro de Salud de McGill University en Montreal, los hombres y mujeres que eran tímidos o reservados esperaron más tiempo para recibir tratamiento, dice Roxanne Pelletier, autora del estudio. Trata de ser firme, y no le restes importancia a tus síntomas. Si dices: “Ah, es probable que solo sea acidez estomacal”, tu dolencia quizá no se tome con la misma seriedad.

No debe darte vergüenza si tus síntomas terminan siendo una falsa alarma. “No te preocupes de que vas a parecer tonto o molestar a las personas”, dice Krumholz. “Para que descubramos todos los ataques cardíacos, algunas personas tendrán que venir cuando no les pasa nada”.

Tubos de ensayo con muestras de sangre - Cómo sobrevivir a un ataque cardíaco

Istock

Prueba de sangre que puede detectar niveles mucho más bajos de troponina —una proteína secretada cuando se daña el músculo cardíaco.

Nuevas pruebas cardíacas

Mejores pruebas para detectar un ataque al corazón en curso o identificar el riesgo futuro están en fase de desarrollo.

Una prueba de mayor sensibilidad
Investigadores escoceses crearon una prueba de sangre que puede detectar niveles mucho más bajos de troponina —una proteína secretada cuando se daña el músculo cardíaco— que las que están disponibles en la actualidad. En un estudio publicado en la revista Lancet, la prueba identificó niveles bajos de troponina en casi dos terceras partes de las personas que fueron ingresadas al hospital con síntomas, lo cual indicó que su riesgo de padecer un ataque cardíaco era tan bajo que les podían dar de alta del hospital más temprano.

Un dispositivo mejorado para las pruebas de troponina
En la actualidad, para detectar la troponina, se requieren instrumentos voluminosos que solo están disponibles en un hospital bien equipado. Hace poco, un equipo surcoreano creó un dispositivo parecido a un termómetro que podría lograr que verificar un daño cardíaco sea casi tan fácil como tomarle la temperatura a alguien. Examina una gota de sangre por medio de nanopartículas susceptibles a los anticuerpos de la troponina. Sin embargo, harán falta años de pruebas antes de que el dispositivo esté disponible.

Una herramienta de detección
Investigadores de la Cleveland Clinic descubrieron que un subproducto de las bacterias intestinales puede aumentar las probabilidades de que una persona padezca un ataque cardíaco. Este subproducto químico, llamado N-óxido de trimetilamina (OTMA), puede detectarse en la sangre y predice con exactitud el riesgo de que una persona sufra incidentes cardíacos futuros, tales como un ataque al corazón o un derrame cerebral. Se necesitan más pruebas antes de que la detección de OTMA se convierta en una parte rutinaria del cuidado de la salud.

Qué esperar en el hospital

Cuando se confirma que ha habido un ataque cardíaco, los pacientes por lo general se someten a una angioplastia con globo para desbloquear la arteria y restablecer el flujo de sangre al corazón. El médico introduce un catéter que tiene un pequeño globo inflable en la punta, desde una arteria cercana a la ingle o muñeca hasta el lugar de la obstrucción. Luego se infla el globo, lo cual comprime la placa contra la pared arterial para permitir que circule la sangre. Por lo general, después se inserta en la arteria un tubo de malla de acero inoxidable, conocido como una endoprótesis, para mantenerla abierta.

Después de la intervención y uno o más días de recuperación, saldrás del hospital con indicaciones de seguimiento y medicamentos recetados para ayudarte a disminuir las posibilidades de tener un segundo ataque al corazón. También deben enviarte a rehabilitación cardíaca, un programa supervisado que incluye actividad física, apoyo social y educación para fomentar la conducta saludable. —B.H.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO