Skip to content
 

Las muertes por COVID-19 están en aumento en los hogares de ancianos

Muchos están atrasados en las vacunas y se predicen más aumentos.

In English

La tasa de mortalidad por COVID-19 en los hogares de ancianos de Estados Unidos ha aumentado durante el cuarto mes consecutivo, según un nuevo análisis (en inglés) de datos federales realizado por AARP. A medida que aumentaron las muertes, las tasas de aceptación del refuerzo contra la COVID-19 siguieron rezagándose. Esta situación ha continuado durante meses, lo que ha dejado a muchos residentes y empleados sin una protección esencial.

El análisis halló que casi la mitad de todos los residentes del país —el 44%— no estaban al día con su vacunación contra la COVID-19 al 21 de agosto. Eso significa que no están completamente vacunados o que les falta recibir una vacuna de refuerzo. En algunos estados, hasta el 65% de los residentes no estaban al día con las vacunas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Más de 1,000 residentes de hogares de ancianos murieron a causa de la COVID-19 durante el último análisis de cuatro semanas de AARP, que concluyó el 21 de agosto. Estas cifras representan una disminución en las muertes de residentes desde el aumento de casos durante el invierno provocado por ómicron, cuando aproximadamente 4,000 personas murieron durante las cuatro semanas que terminaron a mediados de febrero. Sin embargo, las muertes se cuadruplicaron en comparación con el período de cuatro semanas que terminó el 17 de abril. Las muertes entre el personal se cuadriplicaron durante el mismo período, con más de 100 muertes entre el personal reportadas en el último análisis de cuatro semanas.

Las muertes recientes llevan la cantidad total de muertes provocadas por la COVID-19 en los hogares de ancianos del país a más de 175,000. Este número probablemente está por debajo de las cifras reales debido a que durante los primeros meses de la pandemia, no todos los casos se reportaban. Estas muertes representan aproximadamente una sexta parte de todas las muertes por COVID-19 en Estados Unidos, aunque los hogares de ancianos albergan a menos del 1% de la población total del país.

Es probable que la tasa de mortalidad continúe aumentando en las siguientes semanas, dice Ari Houser, asesor sénior de metodología y coautor del nuevo análisis, dado que las tasas de infección se incrementaron durante el período más reciente de cuatro semanas. Se reportaron más de 100,000 casos nuevos de COVID-19, un aumento de aproximadamente el 15% con respecto al análisis del mes pasado. Alrededor de 1 de cada 22 residentes recientemente recibió un resultado positivo en la prueba del virus, mientras que lo mismo sucedió con alrededor de 1 trabajador por cada 20 residentes. Esto representa un aumento de aproximadamente un caso de residentes y un caso de personal por cada 200 residentes en las cuatro semanas que terminaron el 17 de abril.

Las tasas de refuerzo continúan rezagadas

El análisis de este mes incluye, por primera vez desde que AARP comenzó su análisis mensual de las tasas de vacunación en los hogares de ancianos en junio del 2021, estimaciones del porcentaje de residentes de hogares de ancianos que están “al día” con la vacunación contra la COVID-19.

Consulta las tasas de vacunación de tu hogar de ancianos 

Ahora puedes encontrar las tasas de vacunación y de refuerzo, tanto de los residentes como del personal, para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare y compararlas con los promedios estatales y nacionales en el sitio web Care Compare de Medicare.gov.

  • Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal
  • Visita la sección “Details” (detalles) de su perfil
  • Haz clic en el botón “View COVID-19 Vaccination Rates” (consultar las tasas de vacunación contra la COVID-19)

Si bien poco más de la mitad de los residentes en todo el país estaban al día con sus vacunas contra la COVID-19, hubo una gran variación entre cada uno de los estados. En Arizona, solo el 35% de los residentes estaban al día con las vacunas al 21 de agosto, la tasa más baja del país. Mientras tanto, el 81% de los residentes estaban al día en Hawái, la tasa más alta del país.

El análisis muestra que la aceptación de las primeras vacunas de refuerzo ha sido menor entre los trabajadores, dado que, al 21 de agosto, solo aproximadamente la mitad de todos los trabajadores en el país —o aproximadamente un millón— están vacunados y con un refuerzo. Los CDC recomendaron que la mayoría de los trabajadores de hogares de ancianos recibieran un refuerzo inicial a fines del año pasado. Pero, a diferencia de las vacunas de la serie inicial, que el Gobierno federal requiere para todo el personal de los centros de atención médica financiados por Medicare y Medicaid, las vacunas de refuerzo no son obligatorias.  

Hay una gran variación en la aceptación de las vacunas de refuerzo entre los trabajadores en diferentes estados, con apenas un 31% de los trabajadores de hogares de ancianos con una dosis de refuerzo en Misisipi. Mientras tanto, el 96% de estos trabajadores recibieron un refuerzo en Massachusetts, donde el estado requiere dosis de refuerzo para todos los trabajadores de hogares de ancianos.

A principios de este mes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron nuevas vacunas de refuerzo bivalentes para quienes recibieron su última vacuna hace por lo menos dos meses. Los epidemiólogos alentaron a los miembros de la comunidad de los hogares de ancianos —residentes, personal y visitantes— a administrarse este nuevo refuerzo. Se espera que los casos de COVID-19 aumenten en el otoño, lo que podría coincidir con una temporada de gripe potencialmente desagradable, según el invierno difícil que se experimentó en el hemisferio sur. Las pautas sobre la COVID-19 que los CDC actualizaron recientemente, que son más flexibles, también pueden contribuir a más casos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Consulta las tasa de personal de tu hogar de ancianos

Puedes encontrar datos de personal, incluidas las tasas de rotación del personal, el promedio de horas de atención brindadas a los residentes por diferentes tipos de enfermeras y los niveles de personal de fin de semana, para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare, y compararlos con los promedios estatales y nacionales, en Medicare.gov’s Care Compare website (en inglés):

  1. Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página de inicio.
  2. Visita la pestaña Calificaciones (Ratings) en su perfil​.​
  3. En Dotación de personal (Staffing), haz clic en Ver información de dotación de personal (View Staffing Information).​

La escasez de personal continúa

El análisis de AARP también encontró que la escasez de personal en los hogares de ancianos, que un experto llamó un “apocalipsis de personal”, no muestra señales de mejorar.

Alrededor de una cuarta parte de todos los hogares de ancianos en el país reportaron una escasez de enfermeros o auxiliares en las cuatro semanas que terminaron el 21 de agosto. El porcentaje de hogares de ancianos en Estados Unidos que reportaron una escasez aumentó a este nivel el verano pasado durante la ola provocada por delta y se ha mantenido ahí, o ha aumentado, desde entonces. 

Más del 50% de las instalaciones en Alaska, Kansas, Maine, Minnesota, Dakota del Norte, Nuevo Hampshire, Washington y Wyoming reportaron escasez.

El análisis estuvo a cargo del Instituto de Política Pública de AARP y el Scripps Gerontology Center de Miami University (enlace en inglés) en Ohio, y se basa principalmente en datos del Nursing Home COVID-19 Public File (enlace en inglés) de los Centros de Servicios de Medicare y Medicare. La mayoría de los hogares de ancianos están certificados por el Gobierno federal y están obligados a presentar informes al Gobierno semanalmente.

Este análisis continuo solo recopila datos de los hogares de ancianos certificados por el Gobierno federal, a diferencia de otros informes que incluyen datos de todos los centros de cuidados a largo plazo, tales como centros de vida asistida, de vida independiente, de cuidado de la memoria y otras instituciones. El próximo mes, cuando se disponga de nuevos datos federales, se publicará un análisis actualizado.  Más información sobre el análisis (enlace en inglés).

Emily Paulin colabora con artículos sobre hogares de ancianos, atención médica, y política federal y estatal. Su trabajo también ha aparecido en la publicación australiana sobre estilo de vida Broadsheet.