Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los cuidadores familiares pagan más de $7,000 al año en gastos de bolsillo

Un estudio de AARP revela que los familiares enfrentan dificultades financieras por contribuir al cuidado de sus seres queridos.

Una mujer joven haciendo las finanzas en su casa por la noche.

Marko Geber/Getty Images

In English | Los 48 millones de cuidadores familiares no remunerados en el país no solo dedican su tiempo y esfuerzo a cuidar del bienestar de sus seres queridos, la mayoría de ellos utilizan su propio dinero para pagar gastos relacionados con la prestación de cuidados. Según un nuevo estudio de AARP (enlace en inglés), tres cuartas partes de los cuidadores familiares encuestados pagaron un promedio de $7,242 al año en gastos de bolsillo relacionados con el cuidado.

“El nuevo informe de AARP muestra la dura realidad que enfrentan los cuidadores familiares en la actualidad”, dice Nancy LeaMond, directora de Activismo Legislativo y Compromiso de AARP. “Aunque los retos financieros afectan a todos los segmentos de la sociedad, los más perjudicados son los hispanos/latinos, los afroamericanos y los cuidadores jóvenes, así como aquellos que cuidan a seres queridos con demencia. Los cuidadores familiares son el pilar del sistema de cuidados a largo plazo en el país, y ese pilar se está derrumbando”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El estudio “Caregiving Out-of-Pocket Costs” sobre los costos de bolsillo de los cuidadores incluyó encuestas a casi 2,400 cuidadores familiares de varias edades y orígenes étnicos entre el 15 de marzo y el 25 de abril del 2021. Los cuidadores familiares contestaron las preguntas de la encuesta e hicieron un seguimiento de sus gastos de cuidado, en 30 categorías diferentes, durante un período de una semana.

infographic showing that seventy eight percent of caregivers incur routine out of pockets costs and the average is over seven thousand dollars per year also caregivers on average spend a quarter of their annual income on expenses

AARP Research

Altos gastos médicos y de vivienda

Las contribuciones a los gastos de vivienda de un ser querido —pagar alquiler, hipoteca, servicios de vivienda asistida, modificaciones en el hogar y más— representaron más de la mitad de todos los gastos incurridos por los cuidadores encuestados. Los gastos médicos también se acumularon rápidamente. Una quinta parte de los gastos de los cuidadores, más de $1,200 al año, se dedicó al pago directo de proveedores de atención médica, hospitales, terapeutas, equipos y dispositivos médicos, cuidados en el hogar, y cuidados diurnos para adultos.

La encuesta también halló una correlación entre un aumento en el “estrés” laboral y gastos de bolsillo más altos. Casi 6 de cada 10 cuidadores trabajan en la actualidad (el 59%) a tiempo completo o parcial. Aquellas personas que tuvieron más problemas para equilibrar las responsabilidades de sus empleos con las del cuidado y que informaron que habían tenido dos o más dificultades laborales (como tener que tomarse tiempo libre o trabajar un horario distinto) pagaron un promedio de $10,525 al año en gastos relacionados con el cuidado, casi el doble de lo que pagaron los cuidadores que solo enfrentaron una dificultad, o ninguna, relacionada con el trabajo.

No es de sorprender que el coronavirus haya dificultado la vida de los cuidadores y de las personas a las que cuidan. Más de 4 de cada 10 cuidadores informaron haber dedicado más tiempo y dinero cada semana a la prestación de cuidados debido a la pandemia.

Costos ‘astronómicos’

Jan Beard sabe por experiencia propia el sacrificio económico y emocional que conlleva la prestación de cuidados.

En el 2015 su esposo, Bob, en ese entonces de 61 años, sufrió un derrame isquémico que lo dejó con problemas cognitivos y paralizado en el lado izquierdo. Debido a su enfermedad, Bob se vio obligado a jubilarse de su empleo, mientras que Jan seguía trabajando desde casa, a la vez que lo cuidaba a tiempo completo. 

Jan y Bob Beard.

Cortesía de Jan Beard

Jan y Bob Beard.

“Cuando Bob regresaba a casa después de la terapia, necesitaba ayuda con todo”, explica Jan. “Tenía que acompañarlo por toda la casa. Bob necesitaba ayuda para ir al baño, bañarse, vestirse y con todo”.

En un principio Jan investigó centros que pudieran proporcionar los cuidados las 24 horas del día que Bob necesitaba, pero pronto se dio cuenta de que con un solo salario no podían pagar los costos mensuales de más de $4,000.

“Bob permaneció en el hospital durante varios meses, por lo que no es difícil imaginar que las facturas del hospital fueron astronómicas. El seguro pagó una parte, pero los primeros dos años tuvimos muchas facturas adicionales”, indica, y señala que tuvieron que recurrir a sus ahorros jubilatorios para pagar la terapia, las sillas de ruedas, los andadores y otro equipo especializado. “Nuestros ingresos mensuales no alcanzaban para pagar sus cuidados y todo lo que necesitaba, y para además poder subsistir”.

LeaMond dice que esta es una situación común entre los cuidadores. “Los cuidadores a menudo sacrifican sus carreras y su futuro económico al verse obligados a reducir sus horarios de trabajo, asumir deudas y recurrir a sus propios ahorros, lo cual arriesga a la larga su propia seguridad en la jubilación, dice.

Los Beard recientemente decidieron mudarse a un apartamento en el sótano del hogar de su hijo adulto y su nuera, para que Jan pudiera recibir la ayuda que tanto necesitaba con el cuidado.

Y aunque los factores estresantes físicos de la prestación de cuidados son duros —bañar, levantar y mover a la persona—, Jan dice que el estrés económico y el miedo a quedarse sin dinero siempre están presentes. “Las personas no se dan cuenta de lo que implica hasta que se encuentran en esta situación. Es frustrante, triste y abrumador”.

LeaMond dice que la sensación de estar abrumado es la razón por la que es esencial que se promulguen leyes para apoyar a los cuidadores familiares. La Credit for Caring Act (ley de crédito para el cuidador) que se acaba de presentar proporcionaría un crédito tributario federal de hasta $5,000 a los cuidadores con empleos que reúnan los requisitos.

“Los cuidadores familiares enfrentan dificultades económicas, ya que tienen que gastar más de un cuarto de sus ingresos en el cuidado de sus padres, cónyuges u otros seres queridos. Muchos de ellos han alcanzado su punto de quiebre; algunos se están ahogando en deudas”, señala. “Necesitan desesperadamente apoyo directo para ayudar a cubrir el costo del cuidado. La ley bipartidista de crédito para el cuidador ayudará a aliviar el estrés económico de estas personas que trabajan tan duro”.

Nancy Kerr se unió a AARP en el 2016. Es la escritora principal y editora de contenido destacado para las secciones de cuidado familiar, y moda y estilo de aarp.org. Antes de unirse a la organización, fue editora de proyectos especiales para USA Today, editora sénior de la revista USA Weekend, directora editorial adjunta de contenido digital en The Washington Post y directora de programación para mujeres en America Online.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.