Skip to content
 

Los administradores de atención geriátrica asesoran a las personas mayores (y a sus cuidadores)

A veces, un familiar abrumado necesita un asesor profesional.

Una enfermera le muestra un documento en una computadora a una pareja de ancianos

FANCY/VEER/CORBIS/GETTY IMAGES

In English

Con los tiempos cambiantes viene un cambio en la forma en que cuidamos a nuestros mayores.

En el pasado, las familias extendidas solían dividirse el trabajo de atender a sus seres queridos mayores. Actualmente, puede que las familias vivan más lejos y que la responsabilidad de la atención recaiga en un solo familiar abrumado.

La buena noticia es que los administradores de atención geriátrica pueden ayudar.

Estos profesionales, algunas veces llamados administradores de atención para adultos mayores, suelen ser personal de enfermería o de trabajo social con licencia, capacitados en el cuidado de adultos mayores. Trabajan como defensores privados y guías para los familiares que desean asegurase de que su ser querido esté en las mejores manos, y suelen ayudar a clientes y familias cuyos ingresos son demasiado altos para recibir servicios financiados con fondos públicos.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“Cuidar a una persona mayor suele ser un proceso abrumador”, dice Cathryn A. Devons, profesora clínica adjunta de Geriatría y Medicina Paliativa del Mount Sinai Hospital en la ciudad de Nueva York. “Los administradores de atención geriátrica buscan facilitar el proceso al servir de defensores o asesores y así quitarles la presión a los familiares, quienes suelen tener otras responsabilidades, como cuidar a sus hijos o trabajar”.

A medida que la población envejece —se calcula que la cantidad de personas en Estados Unidos de 65 años o más casi se duplicará a 95 millones para el 2060, según la Population Research Bureau, con sede en Washington D.C.—, es probable que el número de cuidadores que necesitan ayuda aumente también. La pandemia de COVID-19 aceleró la tendencia, según los administradores de atención geriátrica, quienes reportan que más familias recurren a ellos para recibir ayuda.

“Los adultos mayores permanecían en sus hogares y no salían de casa, y su funcionamiento realmente se deterioró”, dice Debra Feldman, presidenta de la junta directiva de la Aging Life Care Association (en inglés), una organización profesional para administradores de atención geriátrica. “Lo que estamos viendo ahora es que los hijos adultos se están dando cuenta de lo mucho que deterioraron sus padres”.

La asociación, creada en 1985 y con sede en Tucson, Arizona, tiene más de 2,000 administradores de atención como socios.

Cómo pueden ayudar los administradores de atención geriátrica

Muchos administradores de atención comenzaron a trabajar en enfermería, terapia ocupacional, fisioterapia o trabajo social, a menudo con un enfoque en la geriatría, y decidieron cambiar de carrera para satisfacer las necesidades de los clientes de servicios de atención más amplios, dice Wagner.

Busca un administrador de atención geriátrica

Ten en cuenta que muchas personas pueden decir que son administradoras de atención sin tener la preparación adecuada, por lo que debes revisar minuciosamente sus antecedentes.

  • Aging Life Care Associationherramienta de búsqueda de expertos
  • Eldercare Locator, búsqueda de servicios de apoyo (ingresa los datos de tu ubicación para encontrar la oficina más próxima de la Agencia del Área sobre Envejecimiento; a menudo tienen listas de proveedores locales).

Enlaces en inglés.

Lo que hacen actualmente es una variedad de evaluaciones y la coordinación de la atención. Las evaluaciones iniciales de los clientes y sus situaciones de vivienda se trasladaron en gran medida al entorno virtual debido a la pandemia, pero eso no fue lo ideal, dice Feldman, y la mayoría de los administradores han reanudado las visitas en persona.

Establecer una conexión humana con las personas que reciben cuidados y los cuidadores es una gran parte de lo que hacen los administradores de atención, dice. Además, una evaluación en persona puede revelar detalles que no siempre se detectan en una pantalla, como alfombras que podrían causar tropiezos.

Además de las evaluaciones, otros servicios de administración de atención pueden incluir:

  • identificar servicios y programas sociales que ayuden a la persona que recibe la atención;
  • recomendar profesionales financieros, legales o médicos y dar sugerencias sobre cómo evitar problemas;
  • explicar temas complejos o difíciles a la persona que recibe la atención o a sus familiares;
  • preparar planes de atención a corto y largo plazo que podrían incluir la vida asistida o un centro de rehabilitación.
  • servir como enlace para las familias que están a cientos de millas de distancia;
  • contestar preguntas y resolver inquietudes emocionales de los cuidadores y de sus seres queridos;

“El administrador se asegura de que se satisfagan las necesidades personales y prácticas de la persona mayor, y puede ayudar con tareas más mundanas y liberar así a los familiares para que puedan disfrutar más tiempo de calidad y sin estrés con su ser querido”, dice Devons. “Muy a menudo, vemos a administradores de atención geriátrica convertirse en una parte muy valiosa de la familia”.

Cuenta con que deberás pagar de tu bolsillo

El costo de una evaluación inicial puede variar mucho según la región, pero generalmente costará entre unos $800 y $2,000, dice Julie Wagner, directora ejecutiva de la Aging Life Care Association. Las tarifas por hora para los servicios continuos oscilan entre $90 y $250.

Algunos administradores de atención también cobran por llamadas de larga distancia, millaje y tiempo de viaje. Asegúrate de averiguar estos detalles financieros y de recibirlos por escrito antes de aceptar los servicios.

Ni Medicare ni Medicaid pagarán los servicios de un administrador de atención geriátrica. El seguro de cuidados a largo plazo puede cubrir algunos de los costos de la coordinación de la atención, pero la mayoría de las pólizas de seguro privadas, incluidos los planes de Medigap y Medicare Advantage, no los cubren.

Tal vez puedas obtener ayuda de tu lugar de trabajo, dice Wagner. Algunos programas de asistencia a empleados cubren algunos costos de la administración de atención geriátrica porque los servicios que brinda un administrador pueden ayudar a los cuidadores familiares a concentrarse en sus trabajos remunerados y pasar menos tiempo fuera de ellos.

Aproximadamente 3 de cada 5 cuidadores familiares trabajan a tiempo completo o parcial. Y de ese grupo, más de la mitad informaron que tenían que llegar tarde, irse temprano o tomarse tiempo libre para atender sus responsabilidades como cuidadores, según un estudio del 2020 realizado por AARP y la National Alliance for Caregiving.

Revisa las referencias y las credenciales

A diferencia de los médicos y los enfermeros, los administradores de atención geriátrica no tienen el requisito de obtener una licencia estatal. Pero, dado que muchos administradores de atención comenzaron en el campo de la salud o del trabajo social, suelen mantener sus certificaciones.

Hay dos organizaciones sin fines de lucro, la Commission for Case Manager Certification (CCMC - en inglés) en Mount Laurel, Nueva Jersey, y la National Academy of Certified Case Managers (NACCM - en inglés) en Tucson, Oklahoma, que ofrecen programas de certificación. Ambas requieren grados especializados, experiencia y la aprobación de un examen.

Quienes satisfacen los requisitos de la CCMC se convierten en administradores de casos certificados y deben renovar su certificación cada cinco años, un proceso que incluye requisitos de educación continuada y otro examen. Quienes satisfacen los requisitos de la NACCM se convierten en administradores de atención certificados; deben renovar su certificación cada tres años y demostrar educación continuada.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9 preguntas para hacer antes de contratar a alguien

Ten claras tus expectativas. Esto comienza con hacerle las preguntas correctas al posible administrador de atención.

1. Recursos: ¿Cuáles son los principales servicios que ofrece? ¿Incluyen atención en el hogar?
2. Tamaño: ¿Cuántos administradores de atención geriátrica tiene en su personal?
3. Formación: ¿Qué formación y licencias profesionales tienen usted y sus administradores?
4. Longevidad: ¿Cuántos años ha estado ofreciendo servicios de administración de atención?
5. Costo inicial: ¿Cuánto cobra por una consulta, si es que hay un cargo?
6. Costos continuados: ¿Cuáles son sus tarifas periódicas? ¿Me las puede dar por escrito?
7. Comunicación: ¿Cómo se mantendrá en contacto con nosotros?
8. Flexibilidad: ¿Qué pasa si mi familia tiene una urgencia? ¿Estará usted disponible?
9. Referencias: ¿Quién ha usado sus servicios? ¿Puedo contactarlo(a)?

Fuente: Aging Life Care Association (en inglés)

Nota de redacción: Este artículo se publicó el 9 de enero del 2020. Se ha actualizado con datos del informe “El cuidado de los seres queridos en Estados Unidos” realizado por AARP y la National Alliance for Caregiving en el 2020 e información más reciente de la Aging Life Care Association.

Barbara Moroch es escritora independiente y se especializa en temas de atención médica y estilo de vida. Durante 21 años, trabajó en la oficina de Nueva York de Gannett Co./USA Today Network.