Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

7 maneras de levantarle el ánimo a tu ser querido durante la epidemia del coronavirus

Ahora que se suspendieron las visitas a las comunidades de adultos mayores, recuérdale a tu familiar que aunque no se puedan ver, siempre lo tienes presente.

Una mujer mayor conversa con un familiar a través de una videollamada

COLIN ANDERSON PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

Las aplicaciones de videollamadas ayudan a las familias a mantenerse conectadas aunque no se pueden hacer visitas debido al coronavirus.

In English | Para proteger a sus residentes más vulnerables contra COVID-19, las comunidades de vivienda asistida, cuidados continuos y atención especializada de enfermería están limitando las visitas casuales. A medida que las infecciones causadas por el coronavirus se propagan por todo el país, estos lugares siguen las recomendaciones del Gobierno federal y de la industria del cuidado de la salud.

Es más, por lo menos en un estado, California, se sugiere que dentro de estos centros de vivienda para adultos mayores, no más de 10 personas que sean vulnerables al virus se reúnan en un solo salón. Esto es lo que el Gobierno federal está recomendando ahora para todas las reuniones. Eso puede restringir los grupos sociales como los clubes de lectura, las clases de manualidades y las comidas en el comedor comunitario.

Entonces, ¿qué puedes hacer para mantener conectado a tu ser querido y que no se aísle socialmente?

A continuación, ideas para demostrar que todavía lo tienes presente y que sigues ocupándote de tu familiar.

1. Envía cartas

Quizás porque las comunicaciones electrónicas están reemplazando cada vez más a las tarjetas y las cartas escritas a mano, estas son más especiales que nunca. Tu ser querido puede exhibir sus tarjetas y volver a leer la correspondencia para recordar lo mucho que lo quieres.

Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

2. Compartan una comida virtual

Planifiquen una cita a larga distancia. Por medio de un servicio de entrega de comidas como DoorDash o Grubhub, pide y paga por algo que le guste a tu ser querido, y asegúrate de que la comida se entregue a la hora adecuada. Luego llama para hablar mientras tu ser querido come, después de asegurarte de que sepa cómo usar el altavoz en su celular o teléfono fijo.

3. Usa otros servicios de entrega

Tú sabes qué refrigerios le gustan a tu ser querido. Ya que no puedes llevarle unos pocos paquetes de golosinas durante una visita, programa una entrega en grandes cantidades.

Si tu ser querido vive en un centro de vivienda asistida o independiente y todavía le gusta cocinar, pídele su lista de supermercado y hazle las compras, o usa un servicio de compras como Instacart. Entrega la comida lo más cerca que te permitan y asegúrate de colocar en las cajas o bolsas el nombre y la dirección o el número de la habitación del destinatario.

4. Crea tu propio club de lectura por medio de FaceTime

Si tus hijos tienen una edad en la que les encanta que les lean, asegúrate de que la abuela o el abuelo tengan algunos libros de cuentos que puedan leer en voz alta (si no es así, pide unos en línea) y usen la función de videollamadas en su dispositivo digital.

Una de las aplicaciones de videollamadas más populares es FaceTime de Apple, pero sirve solo para los dispositivos iPhone e iPad y las computadoras Macintosh. Amazon Alexa, Facebook Messenger, Google Duo, IMO, Skype, Viber y WhatsApp también funcionan en los dispositivos de Google Android, Microsoft Windows y demás.

Acuérdate de coordinar para que todos tengan la misma plataforma. De esa manera, los nietos de varios hermanos pueden participar en la misma llamada de “cuentacuentos”.

Para los niños más grandes, la llamada puede ser más parecida a los clubes de lectura para adultos. Tanto los abuelos como los nietos pueden leer un par de capítulos del mismo libro y hablar sobre sus opiniones o lo que aprendieron.

Mirar el mismo programa de televisión, como un documental en Netflix o Amazon Prime, puede ayudar a lanzar conversaciones que abarcan varias generaciones.

Y si leer un libro o mirar un documental no es una opción, quizás porque tu ser querido tiene pérdida de memoria, cántale junto con tus hijos. Cantar canciones viejas y conocidas (“feliz cumpleaños...” o cánticos clásicos si son religiosos) puede traer recuerdos y es algo que tu ser querido tal vez todavía puede hacer, incluso si le resulta difícil hablar.

Un hombre mayor arma un rompecabezas

RESOLUTION PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

Envía a tu familiar un rompecabezas personalizado para que se mantenga ocupado.

5. Pide un rompecabezas... de tu familia

Hay compañías de pedidos por correo que se especializan en elaborar rompecabezas personalizados de fotos o de un dibujo de uno de tus hijos.

Si a tu ser querido le gustan los rompecabezas, puedes enviarle uno que contenga 2,000 piezas o más. Pero también hay disponibles otros de tan solo 15 piezas, que podrían funcionar para personas con demencia o quienes tengan menos destreza manual.

Además, puedes pedir una taza para café con una foto favorita de la familia.

6. Jugar juegos de mesa

Acuérdate de los juegos que a tu familia le encantaban cuando tú eras pequeño, tales como Clue, Monopolio, Life, Scrabble y Sorry. O si tus hijos son pequeños, pueden jugar con clásicos infantiles como Candy Land y Chutes and Ladders. Es importante que todos estén familiarizados con las reglas.

Si han jugado juegos como backgammon, bingo y ajedrez, esos también sirven si todos se saben la jerga del juego. Asegúrate de que los juegos de mesa tengan las fichas colocadas de la misma manera en tu hogar y donde vive tu ser querido. Tu familia y tú pueden jugar el juego y contar por teléfono en qué cara cayeron los dados y los movimientos que hizo cada uno con su pieza de juego.

Un celular con el altavoz activado funcionará bien para esto, ya que a veces los juegos pueden durar por horas. Una videollamada también agregará otra dimensión, pero no hace falta si todos prometen narrar lo que hacen.

7. Prepara una caja para pasatiempos

Este es el momento de encontrar una caja bonita en una tienda de manualidades, decorarla y llenarla de cosas que tu ser querido puede usar una y otra vez.

Incluye productos que sirvan para sus pasatiempos actuales, o pregúntale qué es algo que siempre quiso intentar hacer. Si a tu familiar le gusta desafiar el cerebro, puedes enviarle libros de crucigramas; si es artístico, pinturas y papel para pintar; si es bromista, bolas esponjosas, resortes en miniatura (Slinky) y otros juguetes; si teje, hilos y agujas.

Muchas comunidades han suspendido las actividades en grupo, lo que incluye las manualidades, y por eso tu ser querido tendrá disponible mucho más tiempo libre.

No te olvides del personal del centro de cuidados

Los trabajadores en los hogares de ancianos y los centros de vivienda asistida están en la primera línea del brote epidémico del coronavirus, y todos los días, cuidan tanto a tu ser querido como a su propia familia.

Ellos no pueden trabajar desde casa. Es una buena idea agradecerles por sus cuidados y probablemente tu ser querido también quiere hacerlo.

Hablen entre ustedes sobre lo que tu familiar quisiera regalarles a los empleados, o algo que le parezca que necesitan. Habla con los empleados sobre lo que les hace falta o les dejan recibir.

Los funcionarios del Gobierno federal han pedido a los empleados en las comunidades de residencia para adultos mayores que no compartan los bolígrafos y los blocs de notas. Por eso, un bolígrafo y un bloc que cada trabajador pueda mantener en su bolsillo serán muy bien recibidos. Se pueden ordenar por internet bolígrafos personalizados en cantidades, y hasta comprar una sola docena.

O más allá de los productos horneados y los dulces tradicionales, piensa en cosas que vengan empacadas de manera individual y puedan durar por más tiempo: clementinas o naranjas, refrigerios saludables como las nueces, sobres de bebidas instantáneas o de vitamina C para mezclar con agua, chicle sin azúcar y bolsas de té. Los empleados también podrían apreciar productos para baño en tina, jabones de mano o bálsamos labiales para el autocuidado; pañitos para limpiar anteojos o pantallas; minilinternas; bolsos; o botellas para beber agua.

Algunos lugares permiten que los integrantes del personal acepten tarjetas de regalo en denominaciones pequeñas o billetes de lotería de bajo costo que se raspan. Pero a veces el agradecimiento más valorado es una nota personalizada escrita a mano. No te olvides de enviar una copia al supervisor de esa persona.

Si tu ser querido y tú deciden regalar varios artículos, pueden protegerlos mejor de los microbios al colocarlos en bolsas de plástico individuales con cremallera. Si visitas durante un fin de semana, ten en cuenta que muchas instalaciones les dan a sus empleados el fin de semana libre cada dos semanas, así que es posible que solo estén presentes la mitad de los empleados.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO