Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Lo que deben saber los cuidadores acerca de la marihuana medicinal

Reglas, restricciones y pautas sobre cómo obtener y usar el medicamento para aliviar el dolor.

Enfermera pone unas gotas de aceite de marihuana en la boca de un hombre para aliviar el dolor

CasarsaGuru/Getty Images

In English | Mi primera experiencia con la marihuana medicinal fue cuando tenía 17 años. Visité la casa de una amiga por primera vez. Me sorprendió ver a su padre fumando marihuana en la sala. Jamás había visto a un adulto hacer eso antes. Mi amiga me explicó que su padre tenía cáncer de colon. Estaba extremadamente delgado y no se esperaba que viviera mucho más tiempo. La marihuana era lo único que le estimulaba el apetito, lo cual ayudaba a su cuerpo a conservar un poco de peso y le daba un poco más de energía. A mi amiga no le importaron mis preguntas incómodas acerca del cigarrillo de marihuana que su padre fumaba en la sala, pues estaba agradecida por cualquier cosa que ayudara a su querido papá.

Alivio y respiro

Una década después, era yo quien cuidaba de mi madre con cáncer terminal. Fue una ardua batalla controlar su malestar físico. Los efectos secundarios de la quimioterapia, la radiación y los medicamentos se acumularon. Mi madre no hacía más que dormir, pero no descansaba bien. La oía gemir y veía hacer muecas de dolor. Casi no comía y sufría constantemente de náuseas y problemas digestivos. La única manera de evitar la deshidratación era darle bolsa tras bolsa de líquidos por vía intravenosa. Se sentía deprimida por su enfermedad y por saber que su cuerpo no sobreviviría el cáncer. Tras meses de ajustes para intentar darle alivio y una mejor calidad de vida, le sugerí con delicadeza —y estuvo de acuerdo— que era hora de probar la única opción que todavía no habíamos probado: la marihuana medicinal.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El cáncer de mi madre se le había propagado por todo el cuerpo, incluidos los pulmones, así que no podía fumar. Pero sí podía consumir marihuana comestible. Aunque estaba un poco indecisa (“No me va a hacer que actúe de una manera extraña, ¿o sí?”, me preguntó. “No más extraña de lo normal”, bromeé), tenía esperanzas de que la ayudaría. La primera vez que mamá probó la marihuana comestible, pudo ingerir la medicina y la cena sin problemas, e incluso pidió algo dulce de postre. Vimos una película juntas (ella en su cama de hospital que estaba en la sala, y yo acurrucada en el sofá) y me divertía verla reírse de las payasadas de Will Ferrell. La miré más a ella que la película. Por la primera vez en mucho tiempo, se veía relajada. Casi feliz. Esa noche durmió. Sin dolor. Y por lo tanto, yo también pude dormir. La marihuana medicinal nos dio un respiro esa noche y en sus últimos meses de vida.

La marihuana como medicamento

Desde que cuidé de mi madre, varios familiares, amigos y clientes han compartido historias sobre cómo ellos también se han beneficiado de la marihuana medicinal. Al igual que yo, muchos no sabían por dónde empezar para obtenerla, cuáles son las leyes y las reglas relacionadas con la marihuana y cuándo es el momento “adecuado” para considerarla como una opción durante el curso de una enfermedad con la que se vive y que se intenta controlar.

Lamentablemente, a los pacientes con los síntomas más graves —las personas débiles, inmóviles y moribundas— se les puede dificultar más incorporar la marihuana medicinal a su tratamiento. Los cuidadores pueden ayudar en estos casos.

Quienes cuidan de un ser querido se encuentran en la primera línea para ayudar a los pacientes a obtener y usar la marihuana como medicina. Y aunque se ha legalizado la marihuana en la mayoría de los estados para su uso medicinal, eso no significa que los pacientes y los cuidadores tengan acceso a ella automáticamente.

¿Cómo pueden obtener los pacientes y los cuidadores marihuana medicinal?

Los estatutos y la normativa de cada estado determinan las leyes relacionadas con la marihuana medicinal. El primer paso es informarte acerca de lo que se permite en tu estado (en inglés). A fines del 2020, 36 estados y 4 territorios han legalizado la marihuana medicinal (en inglés), y tienen distintas reglas con respecto a quién puede comprarla y cultivarla, dónde y cuándo se puede utilizar, y cuánta se puede obtener.

Las personas que deseen obtener marihuana medicinal tendrán que cumplir los requisitos como pacientes. Por lo general, eso significa recibir un diagnóstico de ciertas enfermedades y consultar con un médico la decisión de solicitar la certificación de marihuana medicinal.

Después de eso, los cuidadores que deseen ser designados como cuidadores encargados de la marihuana medicinal del paciente deben presentar una solicitud para realizar esta labor. Si más de una persona cuida del paciente y el estado permite que varios cuidadores se encarguen de la marihuana medicinal, se puede designar a más de una persona.

¿Quién puede ser un buen cuidador designado?

La persona que se elija como cuidador designado debe ser alguien confiable. Debe estar dispuesta a informarse acerca de las leyes, los beneficios y las desventajas de la marihuana medicinal. Debe poder comprar la marihuana para el paciente, ya sea que realice pedidos o la transporte personalmente. Es importante que el paciente y el cuidador se sientan cómodos con el uso del medicamento y los posibles efectos secundarios del paciente. El cuidador también debe cumplir con los requisitos de la ley estatal.

¿Qué requisitos debo cumplir para ser un cuidador designado?

Para que un cuidador sea apto, debe reunir algunos requisitos. Los cuidadores deben tener cierta edad, y es posible que tengan que aprobar una verificación de antecedentes, tomar un curso de certificación y presentar la solicitud adecuada a la agencia que supervisa la marihuana medicinal. También pueden aplicar otros requisitos. Por ejemplo, en el estado donde vivo, Florida, el cuidador debe ser uno de los padres o el tutor legal del paciente, haber sido designado como representante para asuntos de salud o tener poder notarial para tomar decisiones de atención médica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Puede haber factores que impidan que una persona sea aceptada como cuidador designado. En Florida, al cuidador designado no se le permite ser empleado de la industria del cannabis medicinal y no puede ser el médico del paciente. Una vez aceptado, puede que el cuidador tenga que renovar su registro cada cierto tiempo, y que no puede asistir al paciente si el registro está vencido.

¿Qué se le permite hacer al cuidador designado?

Según el estado (en inglés), el cuidador puede proporcionar varios niveles de asistencia al paciente para ayudarlo a usar la marihuana medicinal.

El cuidador puede comprar el medicamento en un dispensario autorizado. Puede que la marihuana que se compre de otras fuentes no se considere marihuana medicinal, y su posesión podría ser ilegal.

En algunos estados, a los cuidadores se les permite cultivar la planta por sí mismos. Existen límites en cuanto al número de plantas que puede cultivar el cuidador, y tendrá que cumplir con la cantidad legal.

El cuidador puede administrar la medicina, lo cual significa que puede ayudar al paciente a utilizarla. El cuidador debe estar dispuesto a informarse acerca de los diferentes tipos de productos de marihuana y cómo controlan distintos síntomas y enfermedades. A los pacientes con discapacidades o debilidad se les puede dificultar físicamente usar el medicamento, así que el cuidador debe discutir las distintas formas de administración con el dispensario. Los parches o los aceites que se aplican a la piel podrían ser más fáciles de usar para el paciente que los medicamentos comestibles o el cannabis que se vapea o se fuma.

Según la zona del país, el cuidador podría tener la autoridad para transportar el medicamento. Podrá tener posesión de él en nombre de la persona que cuida. Al igual que en los estados que permiten el cultivo de plantas, existen límites con respecto a la cantidad de marihuana utilizable que el cuidador puede poseer legalmente.

¿Cuándo es el momento indicado para que el paciente use marihuana medicinal?

La respuesta a esta pregunta depende únicamente del paciente y su disposición. Si se tienen preguntas sobre si su uso es adecuado para la situación actual del paciente, el paciente y sus cuidadores deben hablar con los médicos. Infórmate sobre los productos disponibles que el paciente y el cuidador pueden utilizar legalmente y si pueden ser herramientas útiles para el tratamiento.

Sobre todo, les aconsejo a los cuidadores y a los pacientes que no esperen para explorar la marihuana medicinal hasta que sea el medicamento de último recurso. No hubo un mejor regalo para mí como cuidadora que ver a mi madre poder reír, comer y descansar después de meses de sufrimiento. La marihuana medicinal la liberó de su dolor, y por eso, siempre estaré agradecida.

Amanda Singleton (en inglés) recibió el premio nacional Caregiving Visionary Award de CareGiving.com y presta servicios a cuidadores durante todas las etapas de la vida por medio de su bufete de abogados. Síguela en Twitter y Facebook.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.