Skip to content
 

Cómo ayudar a los adultos mayores a que acepten la prestación de cuidados en casa

Un grupo de investigadores identifica cuatro motivos clave por los que se resisten y ofrece a las familias estrategias para superarlos.

Tres personas en una sala conversando

GETTY IMAGES

In English | En una encuesta reciente de AARP, se encontró que el 76% de los adultos mayores de 50 años desean vivir en su hogar el mayor tiempo posible. No obstante, en la medida en que aumentan sus necesidades físicas funcionales o cognitivas, algunos se niegan a aceptar la ayuda que necesitan, lo que puede afectar su seguridad y a la larga poner en riesgo su capacidad de quedarse viviendo en casa. “En mi consultorio suelo ver a pacientes que sé que necesitan ayuda en casa, que están teniendo verdaderas dificultades, pero que no quieren recibir ayuda”, dice la doctora Lee Lindquist, jefa del departamento de geriatría de Northwestern Medicine en Chicago. “Hay un interruptor que se apaga cuando las personas cumplen 70 u 80 años, el cual hace que no quieran que otras las ayuden”. Después de haber observado este patrón una y otra vez, Lindquist comenzó a preguntarse, "¿por qué los adultos mayores se resisten a aceptar la ayuda que necesitan?” y “¿qué se puede hacer para superar esta resistencia?”


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Para averiguarlo, la Dra. Lee y sus colegas llevaron a cabo una serie de ocho sesiones de grupo con adultos mayores de 65 años residentes de las áreas de Chicago y Fort Wayne, Indiana. En las sesiones, los participantes hablaron sobre lo que les preocupaba al quedarse viviendo en casa a medida que envejecían y sobre sus motivos para negarse a aceptar ayuda. Mientras los participantes hablaban sobre sus preocupaciones, los investigadores identificaron cuatro temas frecuentes y luego motivaron a todos a aportar ideas sobre estrategias eficaces para superar su resistencia. Las conclusiones se publicaron en la edición de agosto del 2018 del Journal of the American Geriatrics Society.

Los siguientes son los principales motivos por los que los adultos mayores se niegan a aceptar ayuda, junto con sus sugerencias sobre cómo sus familiares y cuidadores pueden ayudarlos a ver la situación de forma diferente y superar su resistencia.

Motivo para negarse: temor a perder la independencia

Muchos adultos mayores de las sesiones de grupo expresaron que si no pudieran realizar las tareas básicas en casa, no les gustaría pedir ayuda porque les preocupa perder aún más su independencia. “Temían que se convirtiera en un camino peligroso y que terminaran en un hogar de ancianos”, explica Lindquist. En un estudio separado en el que se incluyó a 8,881 adultos mayores de 65 años, un grupo de investigadores en Australia encontró que el temor a perder la independencia ocupó el segundo lugar después del temor a perder la salud física y en ambos casos se destacó el miedo a terminar en un hogar de ancianos.  

Estrategia para superarlo

Replantea el concepto de independencia para reflejar que “todos dependemos de otros de alguna forma”, indica Lindquist. Desde el momento en que nacemos hasta el momento en que morimos, la mayoría de las personas dependen de otras en alguna medida. En otras palabras, es cuestión de independencia y autonomía relativas.

Motivo para negarse: no querer ser una carga para los demás

Los participantes de las sesiones de grupo temían que pedir ayuda fuera una carga para sus seres queridos que ya tenían suficientes cosas que hacer; algunos incluso sintieron que sería humillante tener que pedir ayuda. Es una razón frecuente: en un estudio previo, un grupo de investigadores de University of Pennsylvania encontró que los adultos mayores suelen expresar que les preocupa no querer ser una carga para sus hijos adultos y complicarles sus vidas agitadas. 

Estrategia para superarlo

Reconoce que dejar que otras personas te ayuden les genera alegría y satisfacción, por lo que prácticamente contribuyes a su bienestar. Solo este hecho facilita aceptar ayuda. Pero cuando necesitas pedirla, “el reto es superar la primera vez”, dice Lindquist. “Es como empezar a salir en citas románticas. Una vez lo haces la primera vez, se vuelve más fácil”.

Motivo para negarse: falta de confianza

A algunas personas les preocupaba que aceptar recibir cuidados en casa diera pie para que los ayudantes se aprovecharan de ellas o las explotaran. A otras personas les preocupaba que no supieran en quién confiar y que esto las hiciera vulnerables.

Estrategia para superarlo

Considera que tienes el control porque puedes entrevistar a varias personas, pedir recomendaciones y verificar referencias. Una vez comiences a tener a alguien que te ayude y todo salga bien, es más fácil manejar el problema de confianza, afirma Lindquist. 

Motivo para negarse: no querer perder el control

Este temor surgió de la creencia de los participantes de que pedirles a otras personas que asuman o las ayuden a realizar tareas (como ir al supermercado) que hacían antes significaba ceder el control de la situación o ese aspecto de su vida.

Estrategia para superarlo

Recuerda que “tienes el control porque eres el que pide, y puedes decidir el lugar y el momento”, aconseja Lindquist. También recuerda que “si estás dispuesto a aceptar ayuda, es más probable que puedas quedarte viviendo en casa por más tiempo”.

Después de concluir las sesiones de grupo, Lindquist y su equipo crearon una herramienta en línea llamada Plan Your Lifespan (www.planyourlifespan.org en inglés) para ayudar a los adultos mayores, a sus familiares y a sus cuidadores a comunicarse mejor, y a planificar las posibles necesidades en casa. “Se diseñó para personas mayores por personas mayores, y puede ayudarlos a planificar para cuando tengan 70, 80 y 90 años (lo que llamamos el último cuarto de vida)”, indica Lindquist. “Se trata de empoderar a los adultos mayores y ayudarlos a darse cuenta de lo que quieren para el futuro. De esta forma, pueden tomar decisiones antes de que se enfermen o se lesionen, o de que haya alguna urgencia”.

A la larga, añade Lindquist, “los adultos mayores deben darse cuenta de que pedir ayuda no significa “soy menos independiente”, solo significa “quiero quedarme viviendo en casa por más tiempo".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.