Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cuando es hora de dejar de conducir Skip to content
 

Cuando es hora de dejar de conducir

Cómo ayudar a tu ser querido a entregar las llaves.

Pareja de personas mayores y una mujer más joven

Istock

In English | Tu padre o madre puede tener mucha energía, ideas y grandes planes, pero la semana pasada notaste un golpe en el guardabarros de su auto o te diste cuenta de que el buzón del correo estaba en un nuevo ángulo inclinado. ¿Papá (como todos nosotros) tuvo un momento de descuido? ¿Cómo sabes cuándo un golpe es solo un golpe o cuándo es un signo de que tu ser querido debe dejar de conducir para siempre? Aquí te indicamos cómo reconocer la diferencia y cómo puedes ayudar a tu ser querido a hacer la transición de conductor a pasajero.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Paso 1: habla

Habla sobre dejar de conducir desde mucho antes de que se vuelva necesario. Una actitud realista ayudará a tu ser querido a aceptar lo que viene.

Paso 2: evalúa

Evalúa la capacidad para conducir de tu familiar al ir con este de pasajero regularmente. No se lo presentes como una prueba. En su lugar, acompáñalo cuando vaya a conducir (tanto en el día como en la noche). Desde la silla del pasajero, puedes observar signos de reducción de la capacidad para conducir. No hagas de la edad el único factor decisivo. La capacidad, la agilidad y la visión son los criterios principales.

Signos de los que debes estar pendiente cuando tu ser querido esté conduciendo:

  • Se distrae con facilidad
  • Tiene respuestas retardadas a situaciones inesperadas
  • Se pasa los semáforos o los signos de pare
  • Se sube a los andenes
  • Tambalea en el carril o tiene dificultad para cambiar de carril
  • Calcula mal las distancias
  • Muestra pérdida de confianza para conducir
  • Está a punto de accidentarse con frecuencia
  • Conduce demasiado rápido o demasiado lento
  • Otros conductores le tocan la bocina a menudo
  • Se pierde en lugares conocidos
  • No está alerta a otros vehículos o peatones
  • A la familia le preocupa que conduzca
  • Tiene dificultad para mover el pie del pedal del acelerador al del freno
  • Confunde el pedal del acelerador con el del freno
  • La policía lo ha parado por una infracción de tránsito
  • Ha tenido accidentes, golpes o raspones en el auto

Si notas estos signos de alerta, es hora de tener la conversación.

Paso 3: prepárate

  • Antes de abordar el tema, consulta recursos como Eldercare Locator para buscar servicios locales. Busca referencias de servicios de transporte para personas mayores, organizaciones de conductores voluntarios y programas que ayudan a las personas mayores a usar el transporte público.
  • Inscribe a tu ser querido en un servicio de transporte compartido, como Lyft o Uber, o coordina con un servicio de taxi local. Saber que no dependerás completamente de tu familia o tus amigos ayudará bastante a suavizar la conversación que se avecina.
  • Forma parte de la red. La Village to Village Network (en inglés) es un programa nacional de vecindarios diseñado para ayudar a las personas a permanecer en sus hogares a medida que envejecen. Los voluntarios de Village o de servicios de transporte compartido ofrecen transporte local. También coordinan viajes en grupo a lugares como el supermercado, la biblioteca, y clases de gimnasia y yoga, y organizan eventos sociales, como conciertos, conferencias, almuerzos en restaurantes y boliche.

Prepárate para la conversación con el seminario en línea de AARP Tenemos que hablar.

Paso 4: ten la conversación

Recuerda que conducir es tan importante para la independencia de una persona a los 60 años como lo era a los 16 —incluso más—. Muestra empatía y presenta soluciones. Estas son algunas sugerencias.

Sugiere una evaluación formal de conducción. Casi siempre es más convincente que lo haga un profesional o una persona neutra que un familiar.

Espera resistencia. Para la mayoría de las personas, entregar las llaves es parecido a cortar una línea vital.

Concéntrate en la seguridad. El primer tema de conversación debe ser la protección del conductor y otras personas.

  • Reconoce que conducir hoy en día es más intenso de lo que era cuando tu ser querido era más joven.
  • Hay más autos en la calle, más conductores agresivos, más construcciones de carreteras y más distracciones.
  • Muchas calles son más amplias y más complicadas.
  • Es posible que tu ser querido (como muchas otras personas) tome medicamentos recetados o sin receta médica que afecten su capacidad para conducir.

Sé directo y sincero. Cita ejemplos de problemas que hayas observado cuando vas en el auto con tu ser querido, como los siguientes:

  • Una infracción, como pasarse un semáforo en rojo o una señal de pare
  • No haber visto a un peatón u otro auto
  • Dificultad para calcular la distancia (como frenar en seco, estacionar demasiado cerca o tambalear en el carril)
  • Otros conductores le tocan la bocina
  • Tiene ansiedad o falta de confianza
  • Conduce demasiado rápido, demasiado despacio o ambos

Muestra empatía. Asegúrale a tu ser querido que entiendes que esta es una pérdida difícil y que nadie (incluso tú) quiere renunciar a la libertad de ir a ver a un amigo, tener citas a último minuto para almorzar o tomar esa clase de cerámica. Acepta que depender de otras personas para que te transporten significará pagarle a alguien o adaptarse al horario de alguien más, ir al supermercado favorito de otra persona o dejar de ir a las clases de cerámica porque son al mismo tiempo que la práctica de fútbol del nieto.

Presenta medios de transporte alternativos temprano en la conversación.

  • Instala aplicaciones de servicios de transporte compartido en el teléfono de tu ser querido. Si se usa un servicio de taxi, incluye la información de contacto. Si tu ser querido no se siente cómodo al reservar por medio de la aplicación, el servicio de transporte para personas mayores GoGoGrandparent lo hará por una módica suma. También le enviará un mensaje de texto a la familia para avisarle que están recogiendo al ser querido, que va en camino (“Betty va en camino”) y que llegó a su destino.
  • Muéstrale cómo usar la aplicación de transporte compartido; describe las funciones, los cargos y las opciones. Explícale que la compañía aprobó a los conductores, que están registrados y asegurados, y que no hay necesidad de darle dinero al conductor. Por seguridad, el vehículo se rastrea con GPS, el pasajero ve una foto del conductor y sabe el nombre de la persona antes de que llegue el vehículo.
  • Busca grupos de voluntarios locales que ofrezcan transporte para las personas mayores. Por ejemplo, Independent Transportation of America es un servicio puerta a puerta y brazo a brazo que ofrece transporte a los socios mayores de 60 años. Los socios que pagan su cuota pueden reservar un vehículo por teléfono, y un voluntario los lleva a sus actividades y los regresa a casa. Se les ofrece ayuda. Esta organización sin fines de lucro tiene filiales en muchas partes del país, incluso en áreas rurales.

Paso 5: combate la soledad

Sentirse aislado y deprimido es un verdadero peligro cuando uno debe quedarse en casa. Es importante que tu ser querido continúe interactuando con sus amigos, vecinos y el mundo. Estos planes de acción ayudarán a facilitar la transición.

  • Planea salidas familiares.
  • Haz que sea fácil para tu ser querido ver a sus amigos.
  • Anima a tu ser querido a invitar a sus amigos a casa o a reunirse con ellos en un sitio cercano.
  • Continúa las actividades establecidas, como clases, club de lectores, juegos de cartas y servicios religiosos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.