Skip to content
 

Cómo disminuir gradualmente el tiempo al volante

Anticípate con soluciones a los problemas en la carretera generados por el deterioro de la visión.

Mujer mayor sonríe mientras está sentada en un auto.

SelectStock / Alamy Photos

In English | A la edad de 72 años, la guía turística Adeodata Czink tiene que conducir algunas veces su Toyota Corolla 2018 para pasear a sus clientes por la ciudad de Toronto y el área de las Cataratas del Niágara. No tiene planes de cambiar su rutina en el corto plazo por motivo de su edad. “Me sentiría muy, muy mal si un joven se me acercara y me dijera que tiene derecho a quitarme las llaves solo porque he llegado a cierta edad”, señala.

Pero eso no significa que no haya empezado a modificar su horario. Intenta evitar conducir por la noche, inicia sus recorridos a las 7:30 a.m. para poder terminar su jornada laboral antes de que oscurezca, ya que le resulta más difícil conducir por la noche. Czink también está pendiente del estado del tiempo: “No me siento cómoda al conducir cuando llueve o comienza a oscurecer. Hago todo lo posible por evitarlo".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


De hecho, los expertos en geriatría y seguridad de automóviles afirman que si bien puede que no sea necesario entregar las llaves debido a la edad, debes reconocer que con el paso de los años cambia nuestra capacidad y, por tanto, empieza a reducirse el tiempo en que conducimos.

Ante todo, mantente alerta a las señales de advertencia. Si estás empezando a subirte en las aceras, te pierdes en las rutas conocidas, te confundes en las salidas de la autopista o tienes accidentes, debes hacerte revisar la visión y hablar abiertamente con tu médico.

Al igual que Czink, muchas personas mayores se autorregulan y reducen lentamente el tiempo que conducen, señala Sharona Hoffman, profesora de derecho y bioética en Case Western Reserve University y autora de Aging With a Plan: How a Little Thought Today Can Vastly Improve Your Tomorrow. A medida que los conductores envejecen, frecuentemente comienzan a evitar las carreteras interestatales y a optar por calles a nivel menos congestionadas. “Entrar en una autopista puede ser muy difícil”, señala Hoffman. “Da un poco más de temor porque todo el mundo va más rápido”.

Hoffman sugiere que las personas mayores realicen periódicamente una revisión independiente de su desempeño; pueden coordinar con un hijo o pariente que los acompañe en una salida y les dé su opinión. Si les parece incómodo, ella recomienda que la evaluación la lleve a cabo un terapeuta ocupacional. A veces, el problema pueden ser los medicamentos; las interacciones entre diferentes fármacos pueden disminuir el tiempo de reacción y la percepción.

Pero los cambios también ocurren porque, como un automóvil, el cuerpo humano simplemente comienza a deteriorarse después de muchos años de uso. Los principales problemas incluyen:

El resplandor del sol se ve desde un auto en el horizonte.

Deterioro de la visión

Una de las áreas de preocupación más notables es la vista. Los expertos afirman que la visión se altera varias veces durante el envejecimiento, desde mediados de los 40 años hasta los 70. Aproximadamente 10 años después de necesitar lentes para leer, hombres y mujeres pueden comenzar a tener problemas para detectar objetos en movimiento, ver bien en la oscuridad y conducir cuando hay un resplandor. 

Luego, aproximadamente a los 70 años, las personas tienen dificultades para ver detalles, afirma Lauren Fix, una piloto de carreras y educadora en temas de automóviles, quien escribe en su sitio (en inglés), LaurenFix.com.

Fix explica que las pupilas tardan más en adaptarse a la oscuridad o a la luz brillante. Así que una persona de 80 años necesita tres veces más luz que alguien de 20 años.

La visión periférica también disminuye, especialmente para aquellos que usan bifocales o trifocales. Una mirada rápida hacia la derecha o hacia la izquierda ya no es suficiente; las personas mayores deben mover la cabeza para ver qué hay al lado, lo que puede ser difícil para las personas con artritis o problemas de movilidad.

Otro problema: el engrosamiento de los lentes oculares puede limitar la percepción de profundidad, que “lo es todo al conducir”, señala Laura Smothers-Chu, profesional de la salud y fundadora de Befriended Heart, una organización que apoya a mujeres que tienen padres con demencia. “Ya sea detenerse a tiempo para un semáforo o frenar si un niño se atraviesa en la carretera, las cosas se acercan y se alejan cada vez más de sus autos todo el tiempo”.

Reflejos más lentos

Otro cambio relacionado con la edad es un tiempo de reacción más lento, que aumenta el peligro ante eventos inesperados, como un automóvil que se mete en el tráfico frente al tuyo. Puedes demorar más tiempo para frenar o virar y evitar un accidente.

A medida que la velocidad de procesamiento mental disminuye, es más difícil realizar múltiples tareas a la vez y tener en cuenta todos los factores en juego cuando te encuentras detrás del volante.

Smothers-Chu afirma que los conductores pueden hacer algo para mitigar estos cambios en la capacidad de conducir; lo más importante es planear con anticipación para mantener las distracciones al mínimo. Para rutas nuevas, ella sugiere revisar un mapa físico antes de salir a la carretera, en lugar de confiar solo en un GPS, que requiere que los conductores procesen mucha información rápidamente.

Otros consejos: no comas y conduzcas, y si vas a enviar un mensaje de texto o hacer una llamada telefónica, detente primero (un consejo que sirve a los conductores de cualquier edad).

Hoy, conducir menos no significa limitar tu independencia. Gracias a las aplicaciones de servicios de autos compartidos como Uber y Lyft, es más fácil, que antes, que alguien más conduzca y tome el volante en la oscuridad o en entornos desconocidos. Incluso las personas que no usan teléfonos inteligentes pueden aprovechar los servicios, gracias a sitios web como GoGoGrandparent, que permite a los pasajeros coordinar un viaje con una llamada telefónica.

En el futuro, cuando entremos en una era de autos autónomos, dejar de conducir por la edad puede ser una preocupación aún menor, señala Hoffman, la profesora de derecho. “Hay esperanza de que [la nueva tecnología] permita a las personas conducir por mucho más tiempo”.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.