Skip to content
 

Al frente del cambio climático

Originaria de Alaska advierte sobre las consecuencias de los cambios en el medioambiente para todos los estadounidenses.

Casa que cae al mar debido a la erosión costera en Shishmaref, Alaska.

DOUG ALLAN, GETTY IMAGES

Según los expertos ambientales, la erosión de la costa es el principal factor responsable de que algunos pueblos y hogares, tal como este en Shishmaref, Alaska, se estén cayendo al mar.

In English | Es posible que muchas personas en Estados Unidos se hayan vuelto conscientes del cambio climático al ver An Inconvenient Truth, el documental del 2006 del vicepresidente Al Gore. O quizás la cobertura de los medios de los osos polares desesperados, aislados en islas de hielo flotante o nadando en vano en busca de tierra firme, los hizo más conscientes.  

Los nativos de Alaska, sin embargo, han estado advirtiendo por décadas sobre los efectos del clima cambiante de la Tierra.

"En primer lugar, para nosotros en el Ártico y especialmente en Alaska, esto no es nada nuevo. Hemos estado hablando sobre el cambio climático por lo menos durante los últimos 30 años, o más", dice Patricia Cochran, esquimal inuit de 69 años que nació y se crio en Nome, Alaska. Es directora ejecutiva de la Alaska Native Science Commission (ANSC, Comisión científica de los nativos de Alaska), una organización sin fines de lucro fundada en 1994 para estudiar los cambios en el medio ambiente de los nativos de Alaska. Viaja por el mundo y da conferencias, testifica ante legisladores, escribe sobre y destaca los motivos de preocupación que afectan el futuro del 49.º estado de Estados Unidos: el único en el Ártico, y el primero en sufrir las consecuencias del cambio climático no solo en el medio ambiente y los animales, sino en los seres humanos.

El Gobierno federal reconoce a 229 pueblos nativos de Alaska. "Vivimos en contacto con la naturaleza y hemos sentido las consecuencias mucho antes que los científicos", dice. Una de esas consecuencias es que los pueblos costeros se están hundiendo a medida que los glaciares y el permafrost que por siglos han sido parte del ecosistema de Alaska comienzan a derretirse, lo que ha provocado una subida en el nivel del mar.

"Tenemos varias comunidades que están en medio del proceso de mudarse. Actualmente, uno de los pueblos se está mudando porque casi todas sus estructuras se han caído al mar. El 85% de nuestras comunidades costeras se enfrentan a tener que buscar una nueva ubicación. Algunas han estado ahí por siglos, literalmente".

Aunque un pueblo costero esté seguro por el momento, señala Cochran, "con la pérdida de ese hielo costero, no hay bloques que protejan a nuestras comunidades contra las inundaciones por fuertes tormentas".

Y estos cambios ponen en peligro el estilo de vida indígena. "Algunas comunidades han perdido las únicas carreteras a sus aeropuertos", dice Cochran. "No las llamamos comunidades rurales, las llamamos remotas porque eso es lo que son". Sin acceso al mundo exterior, dichas comunidades remotas no pueden existir. 

El permafrost, que había permitido el uso tradicional de los almacenes de hielo para guardar y preservar alimentos, está en peligro de extinción. "Ahora nuestros 'refrigeradores' ya no funcionan", explica Cochran. "La seguridad alimentaria, la soberanía alimentaria. En nuestro mundo, decimos que todo está conectado. Una cosa lleva a la otra".

Aun así, dice Cochran, el pueblo indígena se adaptará. "Somos un pueblo resistente, especialmente nuestras comunidades nativas, no solo el pueblo indígena de Alaska, sino mundialmente, todos los pueblos indígenas: Hawái, Asia, África. Podemos sobrevivir por siglos en las condiciones más duras".

Pero Cochran no está tan segura de que otras personas, digamos en la ciudad de Nueva York, que no hayan estado prestando atención, puedan responder a la crisis que está por venir. "He pasado tanto tiempo durante mi vida dando conferencias, diciéndoles a aquellos en los 48 Estados Unidos continentales que lo que está sucediendo en Alaska es verdaderamente una señal de lo que está sucediendo en el planeta, no solo en los 48 estados continentales. Trato de que el público se dé cuenta de la relevancia de lo que está sucediendo en Alaska, como si Manhattan se encontrara bajo el agua".

Pero, siempre hay quienes no están de acuerdo. "Siempre hay alguien en el público que se niega a creer en el cambio climático. Lo único que puedo hacer es citar la ciencia y mostrarles a los seres humanos que esto no es solo un problema ambiental, es un problema humano".

Cochran explica al público que el número sin precedentes de habitantes del planeta, la industria y los automóviles están ocasionando caos en la Tierra. "Esos son todos ejemplos sencillos del por qué estamos en el apuro en que estamos. Tenemos que ser más eficientes enérgicamente, reducir nuestro impacto ecológico, considerar fuentes alternas de energía".

Eso sí, Cochran está estudiando metas a largo plazo. "Las únicas soluciones que funcionan son las soluciones basadas en la comunidad. No hay una única solución que sirva para todas. Cada comunidad va a ser distinta. Si lo que busca la gente es un remedio milagroso —o un remedio verde— eso no existe.

Déjame ser sincera. No pienso que vaya a suceder mientras yo viva", dice. "Estoy tratando de capacitar a la próxima generación. Tengo casi 70 años, así que es realmente importante capacitar a la próxima generación para que se encargue del trabajo que debe desempeñarse y lo lleve un paso más allá.

Esperamos que el cambio llegue antes de que otras comunidades se hundan. No es solo lo que les sucederá a mis hijas, sino también a mis bellos nietos", dice Cochran.
"Es por eso que hago lo que hago. No es solo un problema climático, es una crisis climática".

Pat Cochran, con un abrigo tradicional nativo de Alaska, parada en un bote frente a un glaciar.

CORTESÍA DE PATRICIA COCHRAN Y LA ALASKA NATIVE SCIENCE COMMISSION

Patricia Cochran viaja por el mundo e informa a los demás sobre las consecuencias del cambio climático no solo en el medioambiente y los animales, sino en los seres humanos. Aquí la vemos durante una visita a la capa de hielo de Groenlandia.

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.