Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Una conversación con Jimmy Carter

El expresidente habla del dinero en la política, el matrimonio, cómo vivir plenamente a los 90 y más.

Portrait Rosalynn and Jimmy Carter, Conversation with Jimmy Carter

Martin Schoeller/AUGUST

Retrato de Rosalynn y Jimmy Carter. El expresidente Carter publicó su libro 'A Full Life: Reflections at Ninety'.

In English | El expresidente Jimmy Carter nos habla del dinero en la política, las relaciones raciales en el país, el matrimonio y cómo vivir plenamente a los 90, entre otros temas.

El octubre pasado se unió a George H.W. Bush en un club muy exclusivo: expresidentes de Estados Unidos de 90 años o más. ¿Cómo se siente a los 90?

Muy bien. Acabo de regresar de un largo viaje por los países árabes. El Centro Carter tiene programas en unos 70 países, e intento mantenerme al tanto de aquellos en África, América Latina y el Oriente Medio.

¿Extraña algunas cosas de cuando era más joven?

Antes era corredor de fondo. Ya no corro, desde que me reemplazaron ambas rodillas hace unos tres años. Todavía manejo bicicleta, todavía nado, todavía camino mucho y todavía soy un campista y ávido pescador. Básicamente mi vida es muy parecida a la de hace 50 años.

La campaña presidencial de 2016 está en marcha. Dado el papel que juega el dinero en la política, ¿piensa que hoy hubiera podido postularse a la presidencia?

No. Pienso que ninguna persona puede esperar ser el candidato del Partido Demócrata o Repuplicano si no puede recaudar digamos un cuarto de mil millones de dólares. Esta enorme inyección de dinero automáticamente divide a nuestro país. Cuando cientos de miles de dólares se emplean en destrozar la reputación de un oponente para ser elegido, la animosidad y el negativismo continúa en Washington. Durante mi tiempo allí había armonía entre los congresistas, y recibí el mismo nivel de apoyo de los republicanos que de los demócratas. No me imagino como un candidato exitoso hoy en día.

Siempre ha considerado usted importante las relaciones raciales. ¿Cómo las evaluaría hoy?

La reciente publicidad sobre el maltrato de los negros en el ámbito judicial y policial nos recuerda que no se han hecho realidad los sueños del movimiento de los derechos civiles. Muchos estadounidenses todavía tienen tendencias racistas o se sienten superiores a las personas de color.


Era capaz —técnicamente hablando— de servir como oficial de la naval en un submarino. ¿Se adapta fácilmente a los avances tecnológicos?

Tengo un iPhone, tengo un iPad, tengo una computadora. Tengo una enorme correspondencia electrónica. Decidimos, quizás erróneamente, no involucrarnos en Twitter o Facebook.

Como presidente, usted mantuvo una relación de respeto con los dos expresidentes en ese momento, Richard Nixon y Gerald Ford.

Sí, un respeto total.

¿Le han tratado algunos sucesores con ese mismo respeto?

George H.W. Bush y su secretario de estado, James Baker, lo hicieron. Pero él fue el único, y no les quito mérito a los demás al decir esto. Alguien que ha estado ausente del cargo por 35 años le es mucho menos útil a un presidente titular que Gerald Ford o Richard Nixon lo fueron para mí, porque ellos habían estado ausentes del cargo solo unos cuantos meses o años.


Aunque tiene que doler cuando ni siquiera le solicitaron hablar en persona en la Convención Nacional Demócrata de 2008.

En ese momento me sentí un poco molesto, pero ya se me pasó.

Usted y Rosalynn han estado casados por 69 años. A principios de su matrimonio, usted tuvo que tomar decisiones importantes pero lo hizo unilateralmente.

Sí, es cierto. Eso fue lo que hizo mi padre y así lo hacían la mayoría de los hombres, por lo menos los que estaban allegados a nuestro contexto. Ellos tomaban las decisiones importantes, y sus esposas quedaban libres para encargarse del hogar, cuidar a los niños, hacer el mercado y cosas por el estilo.

¿Ahora se colaboran un poco más que antes?

Ahora nos colaboramos plenamente.

Al final de su nuevo libro afirma que Rosalynn y usted esperan con gusto el futuro, pero que están "preparados para enfrentar la inevitable adversidad cuando llegue". ¿Puede explicar más?

Sé que va a llegar el momento en un futuro cercano cuando no tendré tanto vigor y no podré viajar por el mundo y pasarme toda la noche en aviones y desplazarme por los desiertos y las selvas de África. Pero tengo muchas cosas pendientes que puedo hacer en Plains. Así que estamos preparados para eso —y estamos claramente preparados, diría religiosa y psicológicamente, para la muerte inevitable—.

Su tatarabuelo mató a un hombre en un tiroteo. Su bisabuelo murió a puñaladas en una pelea, y su abuelo murió de un tiro en una pelea. ¿Se está portando bien?

Bueno, en mi vida no he sido muy contencioso, quizás por esos antecedentes ancestrales. Me he dedicado principalmente a mantener la paz. Así me mantengo, una persona pacífica.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO