Skip to content
 

¿Cuáles son los temas que influirán en las elecciones de mitad de mandato?

Para muchos votantes mayores en Estados Unidos, su apoyo a los candidatos dependerá si estos tienen un plan para resolver los problemas.

Vista de un sitio electoral mientras algunas personas están de pie en las cabinas de votación

Bill Clark/Getty Images

In English

Es posible que los votantes emitan su voto en las importantes elecciones de mitad de mandato del próximo noviembre basándose en su afiliación partidista o en el revuelo político más reciente en el panorama nacional. Sin embargo, los votantes mayores tienen un mensaje para los candidatos: aténganse a las consecuencias si hacen caso omiso de nuestros problemas. Votamos en gran cantidad. Y nos importan mucho los asuntos que tienen influencia en nuestras vidas.

“Sabemos que las personas mayores de 50 años votan más que cualquier otro grupo de edad”, indica Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. Sweeney señala que tiende a haber menos participación general los años en los que no hay elecciones presidenciales, y esto hará que el voto de las personas de más de 50 años sea aún más importante.

Tengamos en cuenta las últimas elecciones a mitad de mandato, en el 2018:

La tasa de participación de las personas entre 45 y 59 años fue del 56%; entre los votantes mayores de 60 años, la tasa fue del 66%. ¿La participación de los votantes entre 18 y 29 años ese año? Solo el 33%. “También sabemos que los votantes mayores de 50 años dedican tiempo a familiarizarse con los detalles de la plataforma de los candidatos respecto a los diferentes temas”, indica Sweeney. “Quieren asegurarse de que las personas por las que votan en verdad van a representarlos”.

Usa tu poder para decidir las elecciones del 2022

Los ciudadanos mayores de 50 años pueden usar su voto para decidir las elecciones del 2022. Únete a la lucha y sé un factor decisivo para que los candidatos cumplan sus promesas de preservar el Seguro Social y Medicare.

Únete a la lucha

Estas elecciones, los votantes de todas las edades informan que les preocupan los temas relacionados con las finanzas, como el precio de la vivienda, los medicamentos, la comida y la gasolina. Las constantes preocupaciones sobre la COVID-19 y el derecho al voto, así como los asuntos locales sobre la educación, también ocupan un lugar prominente en las encuestas preliminares.

No obstante, los votantes mayores tienen inquietudes específicas. Desean saber qué opinión tienen de ellos los candidatos, y evaluarán cuánto progreso han logrado los legisladores titulares en Washington y en sus respectivos estados.

A continuación, te mostramos cuatro temas que, según las encuestas, tienen prioridad para los votantes mayores.

Medicamentos 

El problema: Las personas en Estados Unidos continúan pagando entre los precios más altos del mundo por los medicamentos recetados, y el problema no desaparece:

Los precios de lista de los productos farmacéuticos aumentaron un promedio del 5.2% en el 2021 para muchos de los medicamentos en los que Medicare gasta más. “Los beneficiarios de Medicare, que tienen un ingreso anual promedio de algo menos de $30,000, toman un promedio de entre cuatro y cinco medicamentos recetados al mes, y las encuestas de opinión pública ponen de manifiesto constantemente que muchos omiten dosis o no vuelven a surtir sus recetas debido al costo”.

Estado de la situación: en diciembre, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la ley Build Back Better del 2021, que incluía reformas sobre los medicamentos recetados. El Senado de Estados Unidos no ha tomado acción sobre este proyecto de ley a pesar de que los legisladores de ambos partidos dicen que quieren reducir el costo de estos medicamentos.

En los estados individuales, se aprobaron alrededor de 90 proyectos de ley relacionados con el costo de los medicamentos en el 2020 y el 2021, según la National Academy for State Health Policy. Durante ese período de tiempo, las oficinas estatales de AARP ayudaron a que se aprobaran 53 proyectos de ley o regulaciones, que incluyen instituir requisitos de transparencia en la fijación del precio de los medicamentos, permitir que se importen de manera segura de Canadá medicamentos a menor costo, crear programas estatales de asistencia para la compra de medicamentos, prevenir los cambios de mediados de año en las listas de los medicamentos que cubren los planes médicos y establecer un límite en los costos de bolsillo de la insulina.

¿Qué desean los votantes mayores?: La campaña Fair Rx Prices Now de AARP ha instado al Congreso a que apruebe una serie de medidas para ayudar a reducir los precios de los medicamentos recetados. Estas medidas incluyen permitir que Medicare negocie los precios con los fabricantes de medicamentos, imponer sanciones fiscales a los fabricantes que aumenten los precios por encima de la tasa de inflación general e imponer un límite a los gastos de bolsillo de las personas que se inscriban en los planes de medicamentos recetados de la Parte D de Medicare.

“Millones de personas en el país esperan que los líderes electos de ambos partidos pongan a un lado sus diferencias y colaboren para reducir los precios de los medicamentos”, señala Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP.

Seguro social

El problema: aproximadamente una de cada cinco personas (47 millones de trabajadores jubilados, 2.8 millones de sus dependientes, 5.9 millones de sobrevivientes de trabajadores fallecidos y 9.5 millones de personas con discapacidades y sus dependientes) recibe beneficios del Seguro Social.

Según los administradores del Seguro Social, a menos que el Congreso tome medidas, se prevé que los fondos fiduciarios del programa se agoten para el 2034, lo que significa que el Seguro Social no tendrá los fondos necesarios para pagar los beneficios completos a los trabajadores jubilados que han hecho pagos al plan durante toda su vida laboral. “Los próximos dos años van a ser muy importantes para el Seguro Social, porque necesitamos comenzar a planificar mucho antes del 2034”, observa Sweeney.

Estado de la situación: a pesar de que docenas de legisladores han presentado proyectos de ley cuyas medidas abarcarían desde efectuar modificaciones al Seguro Social hasta hacer cambios sustanciales a largo plazo al programa, hay escaso acuerdo en el Capitolio sobre la manera de proceder. Las soluciones sugeridas incluyen todo tipo de ajuste, como aumentar el límite sobre la cantidad de ingresos salariales que están sujetos al impuesto sobre la nómina del Seguro Social, incrementar la tasa impositiva, aumentar la edad para considerarse apto o modificar los beneficios que recibirían los jubilados.

¿Qué desean los votantes mayores?: Las personas en el país quieren tener la certeza de que los beneficios que se han ganado estarán disponibles cuando se jubilen. AARP ha exhortado al Congreso a que garantice la solvencia a largo plazo del programa y proteja los beneficios de los beneficiarios actuales y de las futuras generaciones de trabajadores.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Medicare

El problema: Medicare cubre a más de 64 millones de adultos mayores y personas con discapacidades en Estados Unidos, y se anticipa que la cifra ascienda a los 80 millones para el 2030.

Los trabajadores y sus empleadores pagan al programa a través de un impuesto sobre la nómina. Se prevé que dentro de cuatro años el fondo fiduciario del seguro hospitalario de la Parte A de Medicare se quedará sin fondos suficientes como resultado del incremento de la inscripción, el aumento de los costos de atención médica y los avances en las tecnologías médicas.

Las partes B y D permanecerán financiadas por completo. Las brechas de cobertura constituyen una preocupación más inmediata para numerosos beneficiarios de Medicare; muchos de ellos tienen que pagar de su propio bolsillo los gastos de cuidado dental, auditivo y de visión, por ejemplo.

Estado de la situación: la ley Build Back Better que la Cámara de Representantes aprobó incluía cobertura parcial para los audífonos y otros servicios de audición para las personas inscritas en Medicare Original. Muchos planes de seguro privado de Medicare Advantage ofrecen ya algunos beneficios dentales, auditivos y de visión. Hasta la fecha, el Congreso no ha iniciado debate significativo alguno sobre la manera de reforzar el fondo fiduciario para el seguro hospitalario de Medicare.

¿Qué desean los votantes mayores?: “Vamos a seguir luchando” por mantener y ampliar la cobertura de Medicare, asegura Sweeney. Durante la pandemia de COVID-19, Medicare expandió su cobertura de telesalud, algo que los votantes mayores desean que sea permanente. También desean, a fin de proteger el programa para el futuro, que Medicare tome medidas enérgicas contra el fraude, el desperdicio y el abuso.

Cuidado familia, atención a largo plazo

El problema: alrededor de 53 millones de cuidadores familiares constituyen el pilar del sistema de atención a largo plazo de Estados Unidos, y las investigaciones de AARP muestran que estos cuidadores gastan más de $7,000, en promedio, para ayudar a cuidar a sus seres queridos.

(Para obtener un informe completo sobre la situación del cuidado familiar en Estados Unidos y las posibles soluciones, consulta la página 32). Mientras tanto, la pandemia de COVID-19 puso de relieve los problemas actuales en los hogares de ancianos del país, donde más de 200,000 residentes y personal han sucumbido al virus. Entre los problemas se encuentran la escasez crónica de personal y la supervisión regulatoria inadecuada.

Estado de la situación: el presidente Joe Biden, en su discurso sobre el Estado de la Unión, instó a que se efectuaran una serie de reformas en los hogares de ancianos, como requisitos mínimos de personal, aumento de las sanciones financieras por la mala calidad de los servicios y mayor supervisión de los centros de atención a largo plazo.

En el 2021, numerosos estados del país aprobaron leyes para apoyar a los cuidadores y otros servicios de atención a largo plazo, como los programas de reembolso a los cuidadores en cuatro jurisdicciones (Arizona, el Distrito de Columbia, Maine y Utah); el financiamiento para los servicios de cuidado de relevo en tres estados (Alabama, Connecticut y Pensilvania); y la flexibilidad en el lugar de trabajo, incluida la licencia por enfermedad remunerada y la licencia familiar y médica remunerada, en siete estados (California, Carolina del Norte, Maine, Nebraska, Nevada, Nueva York y Nuevo México). Y en 28 estados, se mantuvieron o expandieron los criterios y la financiación para los servicios basados en el hogar y la comunidad.

¿Qué desean los votantes mayores?: Medicaid no cubre los servicios basados en el hogar y la comunidad en la misma medida que cubre el cuidado en el hogar de ancianos. Se calcula que hay 800,000 personas en las listas de espera estatales para la atención en el hogar cubierta por Medicaid.

Una encuesta de AARP del 2021 reveló que las tres cuartas partes de los adultos mayores de 50 años desean permanecer en sus hogares y comunidades durante el mayor tiempo posible. Además, AARP apoya firmemente la ley Credit for Caring Act, que proporcionaría créditos tributarios para ayudar a los cuidadores familiares con sus gastos de bolsillo.

“Cuando pensamos en los proveedores de atención médica, la mayoría de nosotros no pensamos en los miembros de nuestra familia”, explica Sweeney. “Sin embargo, en muchas familias, muchos de los cuidadores primarios son los integrantes de la familia, nuestros seres queridos, no los médicos y las enfermeras. Reconocer y elevar la importante labor de los cuidadores familiares es un verdadero principio fundamental de AARP”. 

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante décadas para periódicos en grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera sobre temas de salud y entorno laboral para Newsday.