Skip to content
 

Los adultos mayores serán una fuerza en las elecciones de este año

Las contiendas clave, el futuro del Congreso y nuevas leyes electorales conforman una temporada electoral importantísima en el 2022.

Una mujer entra a un lugar de votación

George Frey/Getty Images

In English

¿Qué está en juego? 36 contiendas para la gobernación. Redefinición de distritos. Un Senado empatado y casi en empate en la Cámara de Representantes. Docenas de nuevas leyes estatales que redefinen la forma en que votaremos y cómo se contarán nuestros votos. Una pandemia y una economía que desafían repetidamente las predicciones y crean confusión en nuestra vida. La población del país tendrá que ver este complejo conjunto de factores en la importante temporada 2022 de elecciones de mitad de término que ya comienza.

"Creo que hay una gran cantidad de razones por las que los votantes se sienten intranquilos", desde la COVID y la inflación hasta tensiones internacionales crecientes, dice Glen Bolger, un estratega y encuestador republicano. Celinda Lake, una veterana encuestadora demócrata, recuerda que "en el 2020 las personas buscaban cambios. Creo que en el 2022 buscarán resultados".

A pesar de los cambios en el modo en que se podrá votar en algunos estados y la posibilidad de que la pandemia siga siendo un factor, los expertos predicen que el gran interés de los votantes continuará, tal como se vio en las pasadas elecciones. "En las elecciones de mitad de mandato siempre hay menor participación que en las elecciones presidenciales que preceden, pero creo que estamos en un momento de gran participación electoral en Estados Unidos", dice Kyle Kondik, director editorial de Sabato's Crystal Ball en el University of Virginia Center for Politics.

Los observadores electorales anticipan que los adultos mayores tendrán nuevamente una participación mayor que cualquier otro grupo de edad, y AARP está llevando a cabo una robusta campaña educativa para los electores frente a tantos desafíos de votación. "Va a ser importante garantizar que nuestros electores sepan cuándo votar, cómo votar, dónde votar... y vamos a dedicar gran cantidad de energía a eso", dice Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo Legislativo y Compromiso de AARP.

Lo que está en juego

Si bien las elecciones del 2022 no se darán al mismo nivel que el de las elecciones presidenciales, pero en esta se juega la composición misma del Gobierno de Estados Unidos, con muchas contiendas por escaños en el Congreso y la elección de numerosos gobernadores y legisladores estatales. Estas son las contiendas:

  • Cámara de Representantes: Todos los 435 escaños están abiertos a elección, ya que los miembros cumplen mandatos de dos años. Actualmente, los demócratas tienen control de esta cámara del Congreso, pero por un margen estrecho: 222 a 212. Históricamente, el partido que está instalado en la Casa Blanca pierde escaños en la primera elección de mitad de mandato durante el mandato del presidente. Los expertos dicen que es probable que, como resultado de la redefinición de distritos, haya menos contiendas competitivas, y los apostadores políticos ahora se inclinan a favor de la toma del control de la Cámara de Representantes por parte de los republicanos.

  • Senado: El futuro del Senado puede inclinarse hacia cualquiera de los dos lados. En este momento hay un empate político, 50-50, pero como los demócratas controlan la Casa Blanca, la vicepresidenta Kamala Harris tiene el voto de los demócratas para desempatar en su carácter de presidenta del Senado.  Cada dos años, se disputan alrededor de un tercio de los escaños del Senado, ya que los senadores ocupan sus funciones por un período de seis años. Este año se disputarán 20 escaños controlados por los republicanos y 14 controlados por los demócratas. Para comienzos de año, seis senadores —cinco republicanos y un demócrata— habían anunciado su retiro.

  • Estados: En cuanto a gobernadores, se disputarán 20 puestos republicanos y 16 demócratas. También se decidirán más de 6,000 escaños en las legislaturas estatales. Más allá de la importancia usual de estas contiendas, la pandemia de COVID ha demostrado cuán trascendentales pueden ser los gobernadores y los legisladores estatales, ya que estos funcionarios tomaron decisiones sobre la distribución de vacunas, las pruebas de COVID, el uso de mascarillas y el tipo de restricciones que se impusieron en sus estados sobre el comercio, las escuelas y otros aspectos de la vida. Además, la influencia de los legisladores estatales se extiende a todo; desde cómo se definen los distritos legislativos hasta numerosas leyes estatales que regulan los impuestos, el cuidado de la salud, los seguros, los proyectos de infraestructura y la seguridad pública.

El efecto COVID

La pandemia de COVID-19 tuvo un gran impacto en las elecciones del 2020, y muchos candidatos suspendieron las actividades presenciales de sus campañas, incluidas las reuniones políticas y las visitas de puerta en puerta. También afectó la manera en que las personas emitieron su voto; muchos estados ampliaron la posibilidad de votar desde el hogar y expandieron la votación temprana para promover el distanciamiento social.

Los analistas políticos dicen que todavía no se sabe con certeza de qué manera el impredecible coronavirus afectará las elecciones del 2022, desde las elecciones primarias que comienzan en marzo hasta las elecciones generales de noviembre.

Lake opina que los demócratas harán más campañas comunitarias que en el 2020: "Creo que muchas campañas tratarán de hacerlo en forma segura".

Independientemente de lo que hagan las campañas individuales, LeaMond dice que AARP está "comprometida a asegurar que las personas mayores de 50 años puedan obtener la información y la perspectiva que necesitan. Si no pueden participar en una reunión política, tenemos que asegurarnos de hacerles llegar esa información, aunque se queden en casa".

John Pitney, un profesor de Ciencias Políticas en Claremont McKenna College en California, dice que el estado de la pandemia podría muy bien afectar la forma en que se vota: "Si todavía tenemos COVID en el 2022, habrá más demanda de votación por correo y votación temprana. Pero en muchos estados eso va a ser más difícil, lo que podría afectar en forma negativa la participación en las elecciones".

La historia electoral reciente indica que la COVID no impedirá que los votantes emitan su voto. En lo peor de la pandemia en el 2020, una cantidad récord de votantes enviaron sus papeletas por correo, las depositaron en un buzón electoral o acudieron en persona a las urnas el día de las elecciones. Ese alto interés en votar continuó en el 2021; la participación en la muy competitiva contienda por gobernador en Virginia el año pasado superó en más de 650,000 la participación en la misma elección en el 2017. Los residentes del estado de 50 años o más representaron más del 71% de los votantes en esa contienda, y ese mismo grupo de edad conformó casi el 73% de los votantes en la elección de gobernador en Nueva Jersey.

"Va a ser importante garantizar que nuestros electores sepan cuándo votar, cómo votar, dónde votar... y vamos a dedicar gran cantidad de energía a eso"

— Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo Legislativo y Compromiso de AARP.

Nuevas leyes electorales

"La manera en que se vota en Estados Unidos se ha convertido en una cuestión importante, a pesar de que en el 2020 los administradores de las elecciones condujeron en forma admirable una elección con participación extremadamente alta en circunstancias muy difíciles", dice Kondik.

De acuerdo con el Brennan Center for Justice, que realiza el seguimiento de leyes electorales estatales, hasta diciembre del 2021, legisladores en 19 estados habían promulgado 34 leyes con disposiciones tendientes a restringir el acceso al voto. Al mismo tiempo, en 25 estados se adoptaron 62 leyes que ayudarían a expandir el derecho al voto. Los legisladores han presentado cientos de proyectos de ley a favor de ambos lados de la cuestión en casi todos los estados, y los debates continúan en el 2022.

Varias de las leyes más restrictivas imponen nuevas barreras a la votación por correo o al uso de buzones electorales, pero otras nuevas leyes incluyen requisitos más estrictos de identificación de votantes y disposiciones que aumentan la probabilidad de que, al limpiar las listas de votantes, se elimine a personas que en realidad continúan teniendo derecho a votar en esa jurisdicción, explica Jasleen Singh, abogada del programa de democracia del Brennan Center. Los estados que han expandido las oportunidades para votar lo han hecho facilitando la emisión del voto, ampliando la votación temprana, ofreciendo más protección para los votantes con discapacidades y simplificando la registración para votar.

"El resultado", dice Singh, "es que la capacidad de votar de las personas depende cada vez más del lugar en donde residen".

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante décadas para periódicos en grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera sobre temas de salud y entorno laboral para Newsday.