Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Los altos precios de los medicamentos nos afectan a todos Skip to content
 

Los precios exorbitantes de los medicamentos afectan a casi todos en el país

Los legisladores, en todos los niveles, deben abordar este problema.

Pastillas de color verde sobre una pila de dinero

Getty Images

In English | Los precios descontrolados que cobra la industria farmacéutica por los medicamentos recetados constituyen una crisis que alcanza prácticamente a todos los habitantes de Estados Unidos.

De acuerdo a un nuevo informe del Instituto de Política Pública de AARP (PPI), en inglés, los precios al consumidor de un conjunto de 754 medicamentos de amplio uso aumentaron a un ritmo mayor que la inflación año tras año entre el 2006 y el 2017. En el 2017, el aumento promedio anual de los fármacos fue del 4.2%, el doble de la tasa de inflación.

Basta con medicamentos costosos

Pídele aquí al Congreso que acabe con la codicia de las compañías farmacéuticas.

Puede que los precios que suben no estén a la vista de las personas que solo pagan un copago por sus medicamentos. Sin embargo, los costos tienen gran impacto en el sistema del cuidado de la salud y nos afectan a todos, porque causan el aumento de las primas de seguro y de los gastos de programas financiados por los contribuyentes, como Medicare.

Por eso es necesario poner el precio de los fármacos en perspectiva. El costo de venta anual promedio de un tratamiento con medicamento recetado en el 2017 fue de casi $20,000 al año. Pagar el costo total de un medicamento recetado del propio bolsillo del paciente costaría más que los beneficios jubilatorios promedio del Seguro Social, que son de $16,848 al año. Costaría más que tres cuartos de la media de ingresos anuales de los beneficiarios de Medicare, que es de $26,200.

Hay estados en todo el país que están tomando la iniciativa en la lucha por reducir los precios de los medicamentos recetados. Al día de hoy, 33 estados han aprobado nuevas leyes creadas para reducirlos.

Los legisladores estatales emplean una variedad de métodos innovadores para reducir los precios, como permitir la importación segura de fármacos menos costosos de Canadá y otros países, y promover la transparencia en los precios y la compra al por mayor.

Hay algo más que se destaca en las iniciativas que realizan los legisladores estatales, y es que la lucha por reducir el precio de los medicamentos recetados es excepcionalmente bipartidista. Se está llevando a cabo en estados republicanos y demócratas, en estados donde la mayoría de la población es rural o semirrural y en estados donde se encuentran las ciudades más grandes del país. Este es un tema que apoyan personas de todos los ámbitos y de todas las creencias políticas y culturales.

Por tanto, se está creando un gran impulso. En agosto, la administración Trump reveló un plan para permitir la importación de fármacos de Canadá.

Al tiempo que aplaudimos y apoyamos el esfuerzo de los estados para reducir los precios de los medicamentos, es igualmente esencial contar con una acción más agresiva en el contexto federal. Consideramos que Medicare debe tener autoridad para negociar los precios con los fabricantes de medicamentos recetados. Pero por ahora, las compañías farmacéuticas aumentan los precios a gran velocidad.

Según un análisis del PPI, Medicare ha gastado $110,000 millones extra en años recientes, porque los precios de los medicamentos aumentaron más rápidamente que la inflación. Para poner esto en perspectiva, esos $110,000 millones equivalen a pagar:

  • un año de alquiler para 9 millones de familias en el país;
  • un año de universidad para 9 millones de estudiantes en el país;
  • un año de alimentos para 25 millones de familias en el país.

Los beneficiarios de Medicare y los contribuyentes están pagando la cuenta que genera el aumento injustificable del precio de los medicamentos. Todos estamos cansados de eso.

Las compañías farmacéuticas argumentan que necesitan el dinero para investigación y desarrollo. Ciertamente, podemos encontrar una manera de lograr un equilibrio entre la continuidad de la muy valiosa investigación que realizan las compañías farmacéuticas y el alto precio que pagan los consumidores por los medicamentos recetados. Necesitamos los medicamentos que desarrolla la industria farmacéutica, pero también necesitamos que sea posible costearlos.

Mientras continúan las batallas en los estados, exhortemos a los legisladores federales a que tomen medidas concretas para reducir los precios de los medicamentos recetados en todo el país.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO