Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Qué son los pagos retroactivos por discapacidad del Seguro Social?

In English | El pago retroactivo es un término no oficial, pero muy utilizado, para lo que la Administración del Seguro Social (SSA) llama “beneficios vencidos”, pagos para cubrir un período en el que tenías derecho médico a recibir beneficios por discapacidad, pero aún no habías sido aprobado para cobrarlos.

El pago retroactivo es una característica común de las reclamaciones por discapacidad, en gran medida debido al tiempo que pueden tomar, en particular si un solicitante es rechazado inicialmente y desafía la decisión. Si ganas una apelación —un proceso que puede tomar un año o más—, el Seguro Social, en efecto, te dará los beneficios que hubieras recibido si te hubieran aprobado antes.

Estos pagos vencidos pueden cubrir hasta la fecha de tu solicitud original si la SSA determina que cumpliste con su definición de discapacidad —no poder hacer un trabajo remunerado sustancial— en el momento en que presentaste la reclamación.

Cómo funcionan los pagos retroactivos

Supongamos que tu artritis empeoró y no pudiste trabajar a partir del 15 de enero del 2020. El 1.º de febrero solicitaste el Seguro por Discapacidad del Seguro Social (SSDI), pero tu reclamación fue denegada. Apelaste y finalmente obtuviste una audiencia con un juez de derecho administrativo.

En base a nuevas pruebas que pudiste presentar en la audiencia, el juez dictaminó a tu favor, determinando que tu discapacidad efectivamente comenzó en enero del 2020. Según tu historial de ingresos, el Seguro Social calcula que tienes derecho a un beneficio del SSDI de $1,200 al mes. Pero ahora es el 2021 de mayo, y no has recibido un cheque de pago en más de un año.

Ahí es donde entra el pago retroactivo. Pasaron quince meses desde el momento en que quedaste discapacitado —lo que la SSA llama tu “fecha de inicio”— hasta el momento en que finalmente se aprobó tu reclamación. Por ley, los beneficios del SSDI tienen un período de espera de cinco meses —comienzan el sexto mes completo después de la fecha de inicio—, por lo que tienes derecho a recibir 10 meses de beneficios vencidos.

Por lo general, el Seguro Social paga el SSDI vencido en una suma global dentro de los 60 días siguientes a la aprobación de la reclamación. Si un abogado u otro defensor profesional te representó en tu caso por discapacidad, la SSA pagará ese cargo con tu pago retroactivo.

La SSA debe aprobar tu acuerdo de pago con un abogado o defensor de derechos por adelantado, y el cargo generalmente se limita al $6,000 o el 25% del pago retroactivo, lo que sea menor. En este caso, si los beneficios vencidos alcanzan un total $12,000, tu representante obtendría hasta $3,000 de esa cantidad.

También puedes recibir pagos retroactivos por los retrasos en la solicitud de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), el otro programa administrado por el Seguro Social que paga beneficios a las personas con discapacidades. (En el caso de la SSI, también debes tener ingresos y activos financieros muy limitados para poder cumplir los requisitos). Sin embargo, las reglas son un poco diferentes.

Con la SSI, el comienzo de los pagos está vinculado a la fecha de solicitud, no a la fecha de inicio. Y la SSI no tiene período de espera, por lo que tu pago retroactivo se calculará de manera diferente que para una reclamación del SSDI. Además, si tu SSI vencida es más de tres veces el pago mensual máximo del programa ($794 en el 2021), no lo recibirás en una suma global. En su lugar, llegará en tres plazos a intervalos de seis meses.

Impacto fiscal

Al igual que todos los beneficios del Seguro Social, una parte del pago retroactivo por discapacidad puede estar sujeta a impuestos si tu ingreso general excede cierto nivel. Para minimizar las probabilidades de que un pago grande te haga superar ese umbral, el IRS te permite recalcular el pago retroactivo que se acumuló en un año anterior en los ingresos de ese año para fines impositivos, un método llamado “elección de suma global”.

El recuadro 3 de tu formulario de impuestos SSA-1099 mostrará el desglose anual de los beneficios vencidos que recibiste, y la publicación 915 del IRS, “Beneficios del Seguro Social y beneficios equivalentes de jubilación ferroviaria” (en inglés), tiene instrucciones para distribuir el pago retroactivo en años anteriores para reducir potencialmente tu carga impositiva. Pero la fórmula es complicada, y tal vez quieras usar un software de impuestos o consultar a un profesional de impuestos si decides usar la elección de una suma global.

Ten en cuenta

  • El pago retroactivo cubre los meses entre la solicitud y la aprobación. Debido a que la elegibilidad para el SSDI comienza técnicamente con la fecha de inicio de tu discapacidad, es posible que puedas recibir beneficios retroactivos adicionales si quedaste discapacitado mucho antes de solicitar el SSDI. La SSI no es retroactiva.

Un abogado o defensor que maneje tu reclamación por discapacidad puede solicitar a la SSA un cargo que exceda el límite, particularmente si una apelación va más allá del nivel de la audiencia. Si el Seguro Social aprueba la petición, todavía le paga el 25% del pago retroactivo al representante. Tú eres responsable de cualquier cargo adicional.

Publicado el 10 de mayo del 2021

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.