Skip to content
 

¿Pueden los beneficios del Seguro Social mantenerse al día con la inflación?

Los aumentos por costo de vida ayudan a la larga, pero la situación a corto plazo es otra historia.

Mujer mayor viendo unas frutas a la salida de un mercado

E+ / GETTY IMAGES

In English

La inflación persistente durante más de un año ha aumentado los precios de todo, desde la carne hasta la gasolina. Para los jubilados, preocupados por pagar sus facturas cada vez más altas, la gran interrogante es si sus beneficios del Seguro Social podrán aumentar al ritmo de la inflación.

La respuesta breve: es probable. El ajuste anual por costo de vida del Seguro Social (COLA) se ha mantenido al día con la inflación durante los últimos 20 años, según el Center for Retirement Research de Boston College. Sin embargo, a pesar del ajuste por costo de vida del 5.9% que entró en vigor en enero, el más grande en cuatro décadas, muchos beneficiarios han perdido poder adquisitivo a causa del estallido de inflación de este año, debido en parte al gran aumento en las primas de la Parte B de Medicare.

Ajustes anuales

Cuando se emitió el primer cheque del Seguro Social en 1940, los pagos eran fijos, es decir, la cantidad de los beneficios no cambiaba de un año a otro a menos que el Congreso autorizara un aumento. Sin embargo, en 1973, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) declaró un embargo de petróleo en Estados Unidos y otros países, que hizo que se dispararan los precios de la gasolina y provocó un aumento en la inflación. El índice de precios al consumidor (IPC), el principal indicador de inflación del Gobierno, aumentó un 6.2% en 1973 y un 11.1% en 1974, lo que redujo drásticamente el poder adquisitivo de los beneficiarios del Seguro Social. En respuesta, el Congreso autorizó aumentos automáticos por costo de vida, que ajustan los beneficios del Seguro Social por la inflación cada año. El primer aumento automático por COLA, en 1975, fue del 8%.

La fórmula para calcular el COLA se basa en un subgrupo del IPC llamado Índice de Precios al Consumidor para Trabajadores Asalariados y Personal Administrativo (CPI-W), que mide los cambios de precios en una canasta de productos. La Administración del Seguro Social (SSA) analiza el nivel promedio del CPI-W entre julio y septiembre del año anterior y el índice promedio del CPI-W para el mismo período en el año en curso. La diferencia porcentual entre los dos promedios es el COLA que entra en vigor al año siguiente.

Hasta hace poco, la inflación había estado bajo control. Los aumentos por COLA han sido, en promedio, del 2.1% entre el 2001 y el 2021. No hubo ningún ajuste del COLA en el 2009, el 2010 o el 2015 porque los niveles de inflación no aumentaron con respecto al año anterior. Pero para la primavera del 2021, la inflación había comenzado a resurgir y la SSA anunció un aumento del 5.9% en el COLA para los beneficios pagados en el 2022. Fue el aumento más grande del COLA desde el incremento del 7.4% en 1982. EL COLA para el 2023 podría ser aún mayor. “Una estimación aproximada podría ser de alrededor del 8%”, dice Stephen Goss, actuario principal de la SSA. “Podría situarse uno o dos puntos porcentuales por encima o por debajo de esa estimación".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Todavía no se ha recuperado a corto plazo...

El gran aumento del COLA en el 2022 no cubrió en su totalidad el aumento de la inflación de este año. El CPI-W subió un 7.9% en el 2021. La inflación se ha disparado aún más en el 2022, con un aumento del 8.9% en los 12 meses que terminaron en abril y, en comparación, el incremento del 5.9% en el COLA del Seguro Social parece insuficiente.

Algunas de las categorías que son más importantes para los adultos mayores son las que más han aumentado. El precio de la gasolina, por ejemplo, aumentó un 30.3% en los 12 meses que terminaron en abril, y los alimentos subieron un 9.4%. Sin embargo, los servicios médicos solo aumentaron un 3.5%.

Además, la prima básica de la Parte B de Medicare, que se suele deducir directamente de los beneficios del Seguro Social, aumentó a $170.10 al mes, de $148.50 en el 2021, un incremento del 14.5%. Una gran parte de la subida en las primas de la Parte B del 2022 estaba vinculada al gasto anticipado en un nuevo medicamento para la enfermedad de Alzheimer, Aduhelm. Sin embargo, después de que Medicare anunciara el aumento en las primas, el fabricante del medicamento redujo a la mitad el precio de Aduhelm. Medicare planea transferir los ahorros en la compra de medicamentos de este año a los beneficiarios de la Parte B en el 2023.

...pero se mantiene al día con la inflación a largo plazo

Sin embargo, con el tiempo, los aumentos en el COLA del Seguro Social se han mantenido a la par de la inflación, dice Alicia Munnell, directora del Center for Retirement Research en Boston College. El COLA no se mantiene al ritmo de la inflación cuando los precios suben, pero también se queda rezagado cuando la inflación se empieza a estabilizar. A diferencia de los precios de la gasolina, que aumentan rápidamente y tardan en bajar, los pagos del Seguro Social son lentos en aumentar y también en bajar. Durante un período de inflación, el COLA da un seguimiento bastante adecuado de la inflación. En los últimos 20 años, el COLA del Seguro Social ha reflejado un aumento promedio del 2.1% anual, mientras que el CPI ha aumentado un promedio del 2.2%.

“Los ajustes anuales del Seguro Social compensan de manera muy eficaz los efectos de la inflación”, dice Munnell.

El COLA del Seguro Social es esencial para la seguridad financiera de los adultos mayores, dice AARP, y por eso ha luchado tanto contra los esfuerzos reiterados por recortar el COLA. Sin el COLA, los adultos mayores verían disminuir sus beneficios con el tiempo, y tendrían cada vez más dificultades para mantenerse a flote. El COLA es un recurso vital para los adultos mayores, y eso es especialmente cierto en épocas de alta inflación.

 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.