Skip to content
 

6 maneras en que las mujeres pueden aumentar los ahorros jubilatorios

Las mujeres se preocupan por sobrevivir a sus ahorros.

mujer mirando hacia afuera de una habitación mientras dos mujeres la miran desde atrás

TETRA IMAGES / GETTY

In English

La longevidad ya representaba un riesgo real para los ahorros jubilatorios de las mujeres desde antes del salto inflacionario del 7.5% en enero. Dado que la esperanza de vida promedio de las mujeres gira en torno a los 80 años, vivir 20 años o más sin un salario fijo es una posibilidad muy real. Si a esto se le suma la inflación, no es de extrañar que las mujeres estén preocupadas por vivir más tiempo que sus ahorros.

Eso se observó claramente en una encuesta de adultos de 50 años o más que AARP (en inglés) llevó a cabo a fines del año pasado en Estados Unidos. Solo el 9% de las mujeres de 50 a 64 años expresaron sentirse seguras de que tendrán suficiente dinero para vivir cómodamente durante su jubilación. Las mujeres que expresaron no estar seguras de estar preparadas para la jubilación temían que el Seguro Social y sus ahorros no fueran suficientes para cubrir sus gastos de manutención. Otras personas manifestaron su preocupación por la situación económica y mencionaron los bajos ingresos que dificultan ahorrar para la jubilación.

“Ya antes del estallido de la inflación, las mujeres trabajadoras corrían el riesgo de no lograr tener una jubilación estable”, señala Catherine Collinson, directora ejecutiva y presidenta de Transamerica Center for Retirement Studies. “Las mujeres deberían preocuparse por su situación financiera a largo plazo y los preparativos para la jubilación”.

La buena noticia es que incluso si tienes un gran déficit, hay formas de fortalecer tus ahorros. Aquí tienes seis maneras de lograrlo.

1. Crea un plan financiero

La planificación de la jubilación abarca más que decidir la suma que aportarás a tu 401(k). Es imprescindible tener una idea clara del dinero que entra y que sale. Esa es la única manera de identificar los riesgos y crear estrategias para evitarlos. Llevar tu plan financiero al papel puede ayudarte a no perder el rumbo. ¿No sabes bien por dónde empezar? Collinson sugiere recurrir a libros, internet, y amigos y familiares para aprender los conceptos básicos. “Las mujeres también deberían considerar recurrir a un asesor financiero profesional”, advierte.

Al preparar tu plan financiero, no olvides tener en cuenta tanto los gastos fijos como los variables, y calcular al menos un 3% de inflación a lo largo del tiempo. Los gastos fijos, como el alquiler o la hipoteca, deben pagarse con ingresos garantizados, como los beneficios del Seguro Social o una pensión. Saber que puedes hacer frente a los gastos más importantes te dará tranquilidad. Repasa tu plan cada año para asegurarte de que sigues por buen camino.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Aprovecha la escasez de mano de obra

Hoy en día, las empresas tienen dificultades para ocupar los puestos de trabajo, algo que ofrece a los jubilados oportunidades para trabajar y aumentar su flujo de efectivo. Incluso si ya tienes un empleo, tal vez puedas conseguir otro con mejor remuneración.

3. Encuentra formas de reducir los gastos

Si enfrentas problemas de flujo de efectivo durante la jubilación, encontrar formas de recortar gastos puede ser una solución rápida y fácil. Jody D'Agostini, asesora financiera de Equitable Advisors, recomienda comenzar por cancelar los servicios que ya no usas. También es importante comparar planes y precios de los servicios que sí usas. Existen ofertas y descuentos que te pueden ayudar a ahorrar en todo, desde la atención médica hasta el teléfono móvil. “La COVID-19 nos ayudó a dar prioridad a lo que es importante para nosotros y lo que más valoramos. Destina tu dinero a esos gastos y recorta o elimina otros de los que has prescindido y no has necesitado”, recomienda D'Agostini.

4. No seas demasiado conservadora

A la hora de invertir, las mujeres tienden a ser más conservadoras que los hombres. Si bien esa aversión al riesgo puede evitar que actúen impulsadas por las emociones, también puede repercutir en los resultados que obtienen. Esa no es una opción viable si no logras tener una buena base de ahorros. Incluso si tienes una cantidad considerable de dinero ahorrado, evitar todos los riesgos puede ser un error costoso. Esto es especialmente cierto cuando las mujeres se acercan a la jubilación y se refugian en una actitud conservadora.

“La gente tiende a volverse más conservadora, y siempre les recuerdo a todos que la jubilación puede durar de 25 a 35 años”, indica Christie Whitney, planificadora financiera certificada, vicepresidenta de asesoramiento de inversiones y directora de planificación de Rebalance. “La mejor manera de tener más dinero garantizado es participar en el mercado de valores y no rehuirlo. Las acciones siempre han sido una excelente protección contra la inflación”. Whitney señala que una cartera de inversiones debe estar bien diversificada, con dinero invertido en acciones y bonos. Una cartera con un 60% de renta variable y un 40% de renta fija es una forma eficaz de mantener la diversificación. “El hecho de que hayas cumplido 65 años no significa que no puedas participar en el mercado. Es imprescindible invertir en el mercado, aunque la inflación alcance el 3%”, explica.

5. Reduce la frecuencia de los retiros

Si ya estás jubilada y te preocupa que el dinero no dure, una solución fácil es retirar menos cada año. Para eso, puede ser necesario recortar otros gastos o mudarte a un lugar más pequeño, pero así lograrás que el dinero dure más tiempo. “Si has hecho bien las cosas y has ahorrado, la regla general es retirar cada año alrededor del 4% de tus activos, y no del 10 al 12%”, señala Whitney. La mayor parte del dinero debe permanecer invertido para que pueda crecer.

6. Mantén el rumbo

En este momento, la inestabilidad ocupa un lugar central en los mercados de valores, ya que la inflación y la invasión rusa de Ucrania inquietan a los inversores. Apartarse puede parecer una medida prudente, pero podría resultarte caro. Esa es una lección que muchas personas aprendieron durante la Gran Recesión del 2008 y 2009, y luego nuevamente durante la liquidación de valores que impuso la COVID-19. Quienes se adhirieron a su plan financiero pudieron recuperar sus pérdidas con creces. Las noticias son adversas y la economía se tambalea, pero a veces es mejor ocultar la cabeza en la arena y mantenerse firme.

La jubilación puede durar fácilmente más de veinte años. La inflación puede bajar, pero el riesgo de longevidad para las mujeres no va a desaparecer. Descubrir formas de fortalecer tus ahorros y hacer durar el dinero te asegurará vivir tus años de jubilación con el estilo de vida que siempre deseaste.

Estrategias para ahorrar más

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.