Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

10 tipos de seguro que no necesitas

Ahorra dinero, revisa la cobertura que tienes y elimina lo que no necesites.

Persona sostiene un lapicero sobre un formulario de una póliza de seguro

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

Los riesgos son inevitables en este mundo, y esa es la razón por la que tenemos seguros: para mitigarlos. Por el precio de una prima, transfieres parte del riesgo a la compañía de seguros y a cambio recibes un pago si se presenta un problema. El objetivo es reducir tu vulnerabilidad ante una pérdida repentina y potencialmente catastrófica, y proteger así tu patrimonio financiero y el de tus seres queridos. En teoría suena bien, pero algunas formas de seguro no son necesarias o quizás no valgan la pena.

Para ahorrar dinero podrías autoasegurarte hasta cierto punto, trasladando una parte de tu dinero a un fondo de emergencia para utilizarlo si se produce un imprevisto. "Si una persona tiene la disciplina de acumular los ahorros adecuados, puede evitarse gastos de seguro innecesarios", dice Charles Sachs, planificador financiero certificado (CFP) de Kaufman Rossin Wealth en Miami, Florida.

Un ejemplo, dice, es un plan de seguro médico con costos de bolsillo bajos. "Son más caros que los planes con deducibles más altos en los que dependes de tus ahorros, en caso de necesitarlos".

Los asesores financieros coinciden en que revisar periódicamente los requisitos de tu seguro es un buen hábito. Para determinar si cierto tipo de póliza es superfluo, mira el riesgo potencial, la probabilidad de presentar una reclamación, y el costo de protegerte contra ese riesgo, dice Landon Tymochko, planificador financiero certificado de Leslie Roper Day & Associates en Folsom, California. Además, debes considerar si la póliza sigue siendo necesaria, dada tu edad y circunstancias. A continuación, se presenta una lista de productos de seguros que a menudo no tienen sentido para muchas personas.

1. Seguro de vida después de la jubilación

El seguro de vida tiene por objeto proteger a tus seres queridos de la pérdida de ingresos si te ocurre algo. Es necesario dependiendo de tu edad y tu situación financiera, dice Geoffrey Owen, CFP de Front Porch Financial Advisory en Charlotte, Carolina del Norte. Si tienes deudas y tu cónyuge y otras personas dependen de ti, puede ser una buena opción. Puede que no lo sea si tienes poca o ninguna deuda y tu patrimonio de jubilación es significativo. "Las pólizas de seguro de vida total no tienen sentido para quienes no tienen una justificación obvia, eso incluye a quienes tienen un plan patrimonial de alto valor neto".

2. Cobertura de gastos finales

​Estas pólizas se anuncian mucho para personas mayores de 50 años. ¿Necesitas una? No, si tienes pocas deudas y bienes sustanciales; sí, si todavía estás construyendo ese patrimonio y quieres evitarles a tus seres queridos la carga de cubrir tus deudas pendientes, los gastos médicos al final de la vida y los gastos funerarios, en caso de que fallezcas repentinamente.

3. Seguro de vida para tus hijos o nietos

Cuando se le preguntó por este tipo de seguro, George Gagliardi, un CFP de Coromandel Wealth Management, en Lexington, Massachusetts, hizo una buena pregunta: "Tus hijos no son fuentes de ingresos, así que ¿por qué necesitas asegurarlos?". Añade que los seguros de vida para niños suelen venderse como seguros a plazo, que no tienen valor en efectivo. Aun así, en esta época de la COVID-19 y la posibilidad de tener problemas de salud más adelante, algunos padres han comprado un seguro de vida total para garantizar la asegurabilidad de sus hijos en el futuro. Aunque inicialmente los adultos tienen estas pólizas, pueden transferirlas después a los hijos. Además, si el niño fallece a causa de la COVID o de sus complicaciones, el pago puede utilizarse para los gastos médicos y los gastos funerarios. Tu planificador financiero puede tener más ideas sobre el tema.

​​4. Seguro por discapacidad a medida que envejeces

Tener un seguro por discapacidad es una medida responsable. Sin embargo, muchas personas lo conservan más tiempo del que deberían, observa Seth Benjamin Mullikin, CFP de Lattice Financial LLC en Charlotte, Carolina del Norte. Como este seguro solo paga hasta los 65 años, el número de años que podrías cobrar tras una lesión o enfermedad discapacitante se reduce con el tiempo. "Una persona de 35 años que pague la misma prima podría cobrar durante 30 años; si tiene 62, podría cobrar solo durante tres".

​​5. Seguro de vida hipotecario

Una póliza que haga el pago de tu hipoteca si tú no puedes hacerlo podría parecer razonable, pero esas pólizas tienen un alcance limitado. Tus seres queridos no recibirán ningún beneficio económico adicional, como ocurriría con una póliza de seguro de vida, que además podría ser menos costosa. Por otra parte, cuanto mayor seas y más pagues la hipoteca, menos necesitarás ese tipo de cobertura. Sin embargo, las primas seguirán siendo las mismas. "El seguro de vida cubrirá la pérdida de tus ingresos o los de tu cónyuge si uno de los dos fallece", dice Gagliardi. "Este tipo de seguro de vida es fundamentalmente una estafa".

6. Seguro de protección garantizada (GAP)

Este seguro paga la diferencia entre la cantidad permitida por la pérdida total de tu auto nuevo o usado y el saldo de tu préstamo o arrendamiento bancario. Si pones menos del 20% de cuota inicial y decides pagarlo en un período largo —por ejemplo, en cinco años—, el seguro GAP puede tener sentido. Pero consérvalo solamente por el tiempo en que el saldo del préstamo sea mayor que el valor del auto.

7. Seguro contra abolladuras

Este seguro cubre la reparación de las abolladuras y golpes que puedan producirse, con primas que varían entre los $300 y los $600 al año. Arreglar una abolladura de una pulgada puede costar entre $60 y $110, y entre $25 y $50 más por cada media pulgada. Y todavía tendrás que pagar el deducible, que probablemente será de $500 a $1,000. Saca la cuenta, probablemente no vale la pena.

8. Seguro de automóvil de alquiler 

Si tu seguro de auto cubre el alquiler de vehículos, rechaza la póliza que te ofrezca la empresa de alquiler de autos. "La mayoría de las pólizas de seguro de auto lo cubren", dice Owen. Es posible que tu tarjeta de crédito también proporcione seguro para autos de alquiler, pero lee la letra pequeña para determinar si es adecuado.

​​9. Seguro para vuelos

El seguro para vuelos nacionales ha sido tradicionalmente innecesario. "Si tienes que cancelar un vuelo por una emergencia importante, la hospitalización o muerte de un familiar directo, las compañías aéreas casi siempre te permitirán hacer un cambio en tu reservación", dice Gagliardi. Además, debido a la COVID-19, muchas compañías aéreas permiten que los pasajeros vuelvan a reservar con tarifas más bajas, o sin ellas. Ten en cuenta que las políticas de las aerolíneas varían y han ido evolucionando junto con la pandemia, y que es posible que te pidan documentación.

10. Seguro de viaje

Las cosas se complican más cuando tienes planes de viajar a otro país o en crucero, ya que pueden pedir que compruebes que tienes un seguro médico adecuado para cumplir los requisitos de entrada que se piden por la COVID-19. Además de las facturas médicas imprevistas, el seguro de viaje puede cubrir el equipaje dañado o robado, y los gastos que tendrías si el viaje se interrumpiera por razones ajenas a tu voluntad. Comprueba que la póliza que eliges incluye los eventos relacionados con la COVID, ya que no todos los planes lo hacen. Además, fíjate si tus actuales pólizas de seguro médico y de vida se superponen con la póliza de seguro de viaje y proporcionan parte de la cobertura que necesitas. Tu tarjeta de crédito puede ofrecer un seguro de viaje, pero lee la letra pequeña.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.