Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

5 amenazas a tus ahorros para la jubilación Skip to content
 

5 amenazas a tus ahorros para la jubilación

Los aumentos en el costo de vida y el cuidado de la salud pueden arruinar tus planes para el futuro.

Jarras de vidrio con monedas.

khwanchai phanthong / Alamy Stock Photo

In English | “Es como lanzar una moneda al aire”.

Dice Michelle, una maestra de 51 años de Portland, Oregón. Michelle, una de mis invitadas en el nuevo podcast que presento para AARP, se refiere a si tendrá suficiente dinero para jubilarse. Para ella, la respuesta pareciera depender del azar, como si aun tomando todas las decisiones financieras acertadas pudieran presentarse sorpresas costosas.

Y no se equivoca, dice Ken Dychtwald, experto en envejecimiento y director ejecutivo de la firma de consultoría e investigación Age Wave. En colaboración con Merrill Lynch, Dychtwald ha llevado a cabo estudios entre más de 50,000 personas. Su trabajo revela los cinco escollos presupuestarios principales, peligros que ha confirmado la experiencia diaria de algunos asesores financieros hábiles con los que he hablado. Saber dónde se encuentran ocultas esas sorpresas y cómo evitarlas cuando sea posible está en tus manos y es una sabia decisión.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Debes prestar atención a lo siguiente:

1. Aumento del costo de vida

En la actualidad, el precio de los huevos es un 131% más alto que lo que era en 1988. Las casas cuestan un 194% más. En otras palabras, no solo la matrícula de la universidad y el cuidado de la salud se ven afectados por la inflación. “Soy una persona bastante preparada e inteligente, pero la inflación me confunde”, afirma Dychtwald. No es el único. A nosotros, los humanos, se nos dificulta visualizar nuestras necesidades futuras, y la inflación hace aún más difícil pronosticar nuestros requisitos financieros. Puede resultarte de ayuda inscribirte en los ajustes por costo de vida dondequiera que existan (por ejemplo, las pólizas de seguro de atención a largo plazo y por discapacidad) y fijar los costos que puedas. ¿Quieres un buen ejemplo? Tener la hipoteca pagada (o, incluso, una hipoteca a una tasa fija) significa que tus costos mensuales de vivienda nunca aumentarán.

2. Apoyo económico a familiares

Una amenaza común al presupuesto es el deseo de ayudar a los hijos adultos (y, a veces, a los nietos) que atraviesan dificultades económicas. “Los regalos periódicos a los hijos para ayudarles con gastos rutinarios como el cuidado de los niños o los pagos del celular, con el tiempo tienden a convertirse en gastos permanentes y más significativos”, señala Mark Eskin, asesor financiero de Stedmark Partners en Filadelfia. Dychtwald llama a esta práctica ser el “banco de la familia”. Por lo general, el papel no necesariamente lo asume el familiar más adinerado, sino el más responsable desde el punto de vista financiero. Esta carga es común: seis de cada diez personas mayores de 50 años brindan apoyo económico a familiares, según Age Wave, a un costo promedio de $15,000 en un período de cinco años. “Vimos venir la prestación de cuidados”, dice Dychtwald. “Esto nos tomó por sorpresa”.

3. Actividades diarias costosas

Durante tus años laborales careces de tiempo, pero cuando dejas de trabajar es probable que tengas tiempo suficiente para hacer lo que quieras. Lo que puede resultar aburrido. (Los jubilados ven, en promedio, 49 horas de televisión a la semana, observa Dychtwald). Esta libertad también puede resultar costosa, especialmente si constantemente quieres seguirles el ritmo a los demás y pasar tiempo con otros. “Tener un grupo de amigos cercanos con quienes disfrutar la jubilación es una verdadera bendición”, apunta Eskin. Pero, a menudo, ve que los jubilados gastan más allá de sus medios porque desconocen —o no valoran por completo— el alcance de la riqueza de cada uno. Que te pidan formar parte de la junta de una organización sin fines de lucro, por ejemplo, a menudo es una buena manera de emplear tu tiempo, pero la organización tal vez también quiera que les brindes apoyo financiero continuo. “Incluso hacer el bien puede resultar inesperadamente costoso”, advierte Eskin.

4. Pago del cuidado de la salud

Cada año, Fidelity Investments publica la cantidad estimada que una pareja de 65 años necesitará para el cuidado de la salud durante la jubilación. La cifra más reciente, $280,000, suena ridícula hasta que se desglosa: equivale aproximadamente a 20 años (para los hombres) y 25 años (para las mujeres) de primas de Medicare, copagos y costos de medicamentos recetados, o alrededor de $5,000 a $6,000 anuales por persona. Aunque el costo del cuidado de la salud no debería asombrar, el impacto de una enfermedad sí asombra, dice Dychtwald. La enfermedad es “el motivo principal por el que las personas dejan de trabajar antes de lo que pensaban”, afirma. Además, “a muchos les sorprende enormemente el costo. No son cifras secretas, pero como son tan desagradables, no las consideramos”.

5. Vivimos más tiempo

Por último, está la longevidad de por sí. Si bien ha habido muchas noticias sobre cómo nuestras vidas son cada vez más prolongadas, Dychtwald afirma que los años adicionales aún nos toman por sorpresa. Eso es, en parte, porque no comprendemos bien el concepto del promedio de vida.

Cuando lees que la expectativa de vida de una mujer de 65 años es 87 años y la de un hombre de 65 años es 84 años, eso significa que hay muchas personas que viven más allá de los parámetros establecidos para su sexo. Una de cada cuatro personas vive más de 90 años, y una de cada diez vive más de 95 años. Eso te da una idea. Por lo tanto, cuando uses una calculadora para la jubilación ingresa al menos “95” cuando te pregunten hasta qué edad esperas vivir. O tal vez “100”.

Lo que me remite a Michelle del podcast. La conectamos con una asesora financiera, Manisha Thakor, de Brighton Jones en Portland, para que tuviera un panorama más claro de sus recursos financieros actuales y sus necesidades futuras. “Fue útil ver las cifras en papel”, dijo. “Me empoderó el hecho de que finalmente podría tener un poco de control al contar con algunos datos para ayudarme en la toma de decisiones”. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO