Skip to content
 

Tecnología de punta para mantenerte sano

De aplicaciones para teléfonos inteligentes a médicos virtuales, la tecnología ofrece un nuevo mundo de opciones médicas.

Aparatos médicos - Tecnología para cuidar de la salud

Travis Rathbone

Explora las opciones de alta tecnología que están disponibles para mejorar el cuidado de tu salud.

In English | Hubo una época en que usar tecnología para enfrentar asuntos relativos a la salud significaba buscar tus síntomas en Google. Hoy en día, numerosas herramientas de alta tecnología —entre ellas las videoconferencias, el monitoreo electrónico de enfermedades y hasta los diagnósticos virtuales— están cambiando la manera en que atendemos nuestra salud.

“Las nuevas tecnologías permiten a más pacientes que obtengan acceso a médicos y especialistas, afianzan la relación médico-paciente y te permiten obtener tratamiento cuando lo solicites. Eliminan las barreras que limitan el cuidado de salud”, dice Thomas Hale, director médico ejecutivo de Mercy Virtual, la cual ayuda a organizaciones de cuidado de salud a usar tecnología para mejorar la atención médica.

A continuación encontrarás nueve opciones de alta tecnología que pueden mejorar tu salud.

1. Aplicaciones de salud

Ideales para: enfermedades crónicas, administración de medicamentos

Cómo funcionan: el 20% de los usuarios de teléfonos inteligentes utilizan aplicaciones de cuidado de salud. Y como existen miles de ellas, puede que hayas descargado una o más para acordarte de tomar los medicamentos, registrar los signos vitales como el azúcar en sangre y la presión arterial o recopilar información sobre síntomas tales como cambios en el estado de ánimo. Investigaciones preliminares demuestran que ciertas aplicaciones, como las que mantienen registros sobre las migrañas o tratan enfermedades de dolor crónico, pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Ejemplos: MedCoach, Fooducate, OnTrack Diabetes

Ten cuidado: “Las aplicaciones son el Lejano Oeste, la anarquía de los dispositivos médicos”, dice el Dr. Steven Steinhubl, director del Programa de Medicina Digital en Scripps Health de San Diego. “No sabes si hacen lo que dicen que hacen”. Por ejemplo, un análisis de cuatro aplicaciones en JAMA Dermatology descubrió que tres de ellas erraron en el diagnóstico de melanoma (un tipo potencialmente letal de cáncer de piel) por lo menos una tercera parte del tiempo. Pídele a tu médico que revise cualquier aplicación que quieras usar.

2. Portales médicos electrónicos

Ideales para: llevar un registro de tu cuidado de salud

Cómo funcionan: inicia sesión en el portal médico en línea de tu prestador de salud para ver resultados de pruebas de laboratorio y exámenes, gestionar citas, recopilar expedientes médicos electrónicos, reabastecer medicamentos recetados y hasta comunicarte con tu médico. No solo hay más médicos que usan estos portales, sino que existen cada vez más pruebas de que los portales, de hecho, ayudan a los pacientes a gestionar los cuidados, en particular los pacientes que tienen varias enfermedades o se someten a varias tandas de tratamientos y pruebas. En un estudio publicado en la Journal of Oncology Practice, pacientes con cáncer de University of Texas Southwestern Medical Center iniciaron sesión en MyChart, un portal médico electrónico, un promedio de 109 veces en cinco años. Los portales centralizan la comunicación para que sea de fácil acceso, explica Simon Craddock Lee, el autor principal del estudio.

Ejemplos: Patient Fusion (patientfusion.com), MyChart

Ten cuidado: para quien no sepa leerlos, los resultados de las pruebas pueden causar confusión y ansiedad. Por eso, es importante que te comuniques claramente con tu médico sobre cualquier preocupación que tengas, dice Lee.

3. Monitoreo de enfermedades en el hogar

Ideal para: enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, asma e insuficiencia cardiaca

Cómo funciona: “Los pacientes no viven en el consultorio del médico. Tienen que gestionar sus cuidados en el hogar”, dice la Dra. Monica Peek, profesora adjunta de medicina en University of Chicago. Se puede hacer de dos maneras. La primera es con dispositivos que se conectan a tu teléfono inteligente y te permiten medirte la presión arterial, la frecuencia cardiaca o los niveles de azúcar en sangre en cualquier momento. La segunda es por medio de programas basados en mensajes de texto automatizados que envían alertas a tu teléfono para recordarte que te tomes los medicamentos, hagas ejercicio por 30 minutos o te midas el azúcar en sangre.

Estudios llevados a cabo demuestran que ambos métodos ayudan a los pacientes a controlar sus enfermedades mejor que tratar de hacerlo por sí mismos. Un estudio del 2014 descubrió que un programa de orientación de seis meses sobre diabetes ayudó a los pacientes a disminuir los niveles de glucosa. Además, el 73% de los pacientes dijeron que estaban satisfechos con el programa, el cual ahorró $812 en gastos de atención de salud por paciente gracias a menos visitas a médicos y salas de emergencia.

Ejemplos: dispositivos para autocontrol, como Withings Wireless Blood Pressure Monitor (monitor de presión arterial inalámbrico) y AliveCor Heart Monitor (monitor cardiaco); programas educativos como CareSmarts (mhealth-solutions.com)

Ten cuidado: estos dispositivos son costosos —pueden costar más de $100— y por lo general el seguro no los cubre.

4. Crowdsourcing o colaboración colectiva

Ideal para: casos difíciles de diagnosticar, exploración de opciones de tratamiento

Cómo funciona: los sitios de “detectives” médicos se basan en el concepto de que el grupo es más inteligente que el individuo. Si tienes un misterio médico, estos sitios pueden reunir a un grupo de expertos para identificar enfermedades infrecuentes. O recurrir a una red de pacientes que padecen enfermedades similares, quienes dan consejos sobre los síntomas y los remedios que funcionan —y los que no funcionan—. Algunos son gratuitos, mientras que otros te instan a ofrecer un incentivo de dinero en efectivo si necesitas que se resuelva un caso.

Ejemplos: CrowdMed (crowdmed.com), PatientsLikeMe (patientslikeme.com)

Ten cuidado: utiliza estos sitios web para obtener ideas, no como la última palabra. Steinhubl recomienda obtener una segunda o tercera opinión, pero asegúrate de que sea con un médico que pueda sentarse contigo y revisar tu expediente médico, explicarte tus opciones y sopesar las ventajas y desventajas del tratamiento.

5. Telestroke o telemedicina para derrames cerebrales

Ideal para: diagnóstico de derrames cerebrales

Cómo funciona: si una persona tiene un derrame cerebral isquémico, en el cual un coágulo bloquea el flujo de sangre al cerebro, podría reunir los requisitos para que le administren un medicamento de eliminación de coágulos, como el tPA. Este medicamento restaura el flujo de sangre, disminuye la gravedad del derrame cerebral y hasta anula algunos de sus efectos. El truco: el paciente primero tiene que recibir un diagnóstico de un neurólogo u otro especialista en derrames cerebrales, quien podría no estar disponible de inmediato. Por cada minuto que el derrame cerebral siga sin tratamiento, el paciente puede perder 1.9 millones de células cerebrales. Telestroke inmediatamente conecta a pacientes en salas de emergencia con un neurólogo que trata al paciente por videoconferencia y puede ver los resultados de su gammagrafía cerebral.

Ejemplo: el programa Telestroke (disponible en hospitales en todo el país)

Ten cuidado: el paciente solo tiene unas horas para recibir el medicamento de eliminación de coágulos a fin de que sea eficaz, así que se debe acceder rápido a la tecnología para marcar una diferencia.

6. Dispositivos para acondicionamiento físico

Ideales para: seguimiento de dietas y ejercicio, rehabilitación de lesiones

Cómo funcionan: estos dispositivos de pulsera cuentan tus pasos, monitorean tus patrones del sueño y te permiten registrar la ingesta de alimentos y el ejercicio. Un uso más novedoso: ahora están integrados con programas de rehabilitación después de haber padecido lesiones. Después de que un accidente de bicicleta lo dejó con una lesión cerebral, Brett Bullington, de 61 años, de Palo Alto, California, no podía caminar ni hablar y le costaba trabajo usar la mano izquierda. Activó alertas en su dispositivo Jawbone UP para recordarle que realizara los ejercicios de fisioterapia, y empezó a establecer metas en etapas. Ahora, después de solamente dos años de recuperación, camina 30 millas por semana.

Ya que los pacientes usan un dispositivo que mide sus pasos diarios, “podemos monitorear su progreso al verificar su nivel de actividades y cambiar los cuidados consecuentemente”, dice George Fulk, profesor adjunto en el departamento de fisioterapia de Clarkson University en Potsdam, Nueva York.

Ejemplos: FitBit Flex, Jawbone UP, Nike+ FuelBand

Ten cuidado: no te confíes de que estos dispositivos te cambiarán los hábitos a largo plazo. Los estudios demuestran que después de seis meses, un tercio de los usuarios los han guardado en un cajón. Además, podrían no medir exactamente las calorías necesarias, dice Steinhubl.

Tecnología para cuidar de la salud

Travis Rathbone

¿Necesitas consultar al médico lo antes posible? ¡Programa una cita virtual!

7. Médicos virtuales

Ideales para: citas disponibles a pedido

Cómo funcionan: tienes un sarpullido o erupción cutánea y no puedes conseguir una cita con tu médico habitual hasta la semana entrante, o estás de vacaciones y te da la gripe. En momentos como estos, una cita disponible a pedido puede ser un salvavidas. Por un cargo ($40 por una cita de 15 minutos), puedes programar una cita virtual con un médico o enfermero, a menudo en solo minutos. Muchos de estos servicios están disponibles las 24 horas del día, los siete días de la semana. Algunos, como AppVisit, te conectarán con tu proveedor existente; otros te conectan con un médico acreditado en otro lugar.

Ejemplos: MDLIVE (mdlive.com), AppVisit (appmedicine.com), Doctor on Demand (doctorondemand.com)

Ten cuidado: “En la situación adecuada, son una gran solución”, dice Steinhubl. “Pero existe la preocupación de que el proveedor se sienta presionado para hacer algo y quizás se exceda en tratar los síntomas”, —como por ejemplo, darte una receta médica cuando lo único que tal vez necesites es reposo en cama y líquidos—.

8. Asesoramiento psicológico virtual

Ideal para: enfermedades mentales como depresión y trastorno por estrés postraumático

Cómo funciona: la terapia tradicional es cara a cara, pero el asesoramiento psicológico virtual te conecta con tu médico a través de la pantalla de una computadora. Los veteranos (a quienes a menudo les cuesta trabajo hablar sobre asuntos personales) o los habitantes de zonas rurales son dos de los grupos que más se pueden beneficiar, según Elizabeth Brooks, quien investiga los servicios virtuales de salud mental.

Julie Abbot Murphy, de 57 años, de McLean, Virginia, usó Virtual Therapy Connect para hablar sobre la lucha de su hija con un trastorno alimentario. “Aunque prefiero asesoramiento en persona, la naturaleza flexible de la terapia virtual es una ventaja. Es muy conveniente tener esta opción cuando mi tiempo es limitado o cuando hace mal clima”, dice.

Ejemplos: VA Telehealth Services, Virtual Therapy Connect (virtualtherapyconnect.com), Breakthrough Behavioral (breakthrough.com)

Ten cuidado: puede ser difícil encontrar estos servicios, pero más planes de atención de salud están añadiendo servicios virtuales de salud mental a sus programas.

9. Videoconferencias

Ideales para: habitantes de zonas rurales que necesiten un especialista

Cómo funcionan: esto es distinto de una cita médica disponible a pedido, la cual por lo general es en el hogar. Para este servicio, los pacientes van a una clínica, la cual los conecta por videoconferencia a un especialista en cualquier lugar del estado, explica Eric Brown, presidente y director ejecutivo de California Telehealth Network. Debido a eso, es particularmente bueno para poblaciones desatendidas: pueden recibir tratamiento en sus propias comunidades y consultar a especialistas que de otra manera tendrían que esperar meses para ver, dice.

Ejemplos: encuentra centros en el sitio web de la Health Resources and Services Administration (Administración de Recursos y Servicios de Salud), hrsa.gov/ruralhealth/about/telehealth.

Ten cuidado: la tecnología no puede hacerlo todo. Hay casos, como con fracturas de huesos, donde se necesita tratamiento práctico.

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO