Skip to content
 

Cómo usar Windows en una Mac

Aunque es un poco difícil, se puede instalar el sistema operativo de Microsoft en tu computadora Apple.

Mano sostiene una caja que dice Windows 10 con el logo de Microsoft

Getty/AARP

In English

La rivalidad, que data de largo tiempo, entre Macintosh y Windows no tiene igual en el mundo de las computadoras personales.

Los partidarios de Microsoft alardean del predominio de Windows en cuanto a participación de mercado. Los aficionados de Apple, por su parte, se jactan de la popularidad de las Mac entre personas creativas y chicos populares. Esta última reforzada —hacia fines de la década del 2000— con los famosos comerciales (en inglés) de Apple en los que se contrastaban dos hombres, uno representativo de las Mac y el otro de las PC.

Sin embargo, a pesar del reciente lanzamiento de Windows 11 (por Microsoft) de macOS Monterey (por Apple), tal parece que los enfrentamientos entre los que prefieren las PC o las Mac ahora son menos enconados, quizá porque se presta tanta atención a los teléfonos inteligentes, donde Apple tiene como competidor a Google/Android.

Aunque tu computadora personal sea una Mac, puede ser que necesites usar software de Windows —posiblemente para el trabajo, ya que Access, la base de datos relacional de Microsoft, está disponible únicamente para Windows— o quieras acceder a un juego que solo existe en versión para Windows. O tal vez, a la hora de usar cierto programa (por ejemplo, el software de finanzas personales Quicken), prefieras la versión para Windows y no la que se ofrece para usuarios de Mac.

La buena noticia es que se puede usar Windows —y, por ende, los programas hechos para Windows— en una Mac. También es posible usar el sistema operativo de Mac en una computadora con Windows, por si te lo preguntabas. Sin embargo, puesto que se usa Windows en más de 3 de cada 5 computadoras portátiles y de escritorio en Estados Unidos —en cambio, macOS se usa en poco más de 1 de cada 4, según Statcounter GlobalStats, una empresa con sede en Dublín—, los usuarios de Windows tienen buenas probabilidades de encontrar una versión para Windows, fácil de instalar, de sus aplicaciones favoritas de Mac.

Lo malo para los usuarios de Mac es que sus opciones para usar Windows no son, en general, aptas para quienes sean tímidos con la tecnología. Aquí se explican dos maneras de convertir tu Mac en una PC de Windows, por lo menos de forma ocasional.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo usar el programa gratuito Boot Camp

Apple abrió la puerta a Windows XP en el 2006 con el lanzamiento de un programa (entonces en versión beta) denominado Boot Camp, que permite usar XP en computadoras Mac con chips de Intel. Esta restricción con respecto a Intel sigue vigente hasta la fecha, aunque la versión de Windows que probablemente se instalaría en una Mac es la de Windows 10. Eso se debe a que Boot Camp, un programa gratuito, es incompatible con los modelos de Mac más recientes, cuyos procesadores son los M1 fabricados por Apple. Por ahora, Windows 11 tampoco funciona con Boot Camp.

Consulta el sitio web de Apple (en inglés) para saber si tu Mac sería compatible.

Ten en cuenta lo siguiente: es esencial verificar que tu Mac cuente con el software más actualizado y que hayas hecho una copia de seguridad de tu computadora en caso de que tengas problemas técnicos que causen la pérdida de datos.

Cabe destacar otros puntos importantes en relación con Boot Camp: se necesitan al menos 64 gigabytes (GB) de almacenamiento libre en el disco de arranque de tu Mac, aunque Apple recomienda 128GB, como mínimo, para tener una mejor experiencia. Para saber cuánto espacio tienes disponible, haz clic en el icono de la manzana (Apple) en la esquina superior izquierda de la pantalla | Acerca de este Mac | Almacenamiento.

Si usas un modelo más antiguo de Mac con procesador Intel, necesitarás una unidad USB 2 en blanco de 16GB como mínimo; de nuevo, consulta el sitio web de Apple para saber si tu Mac se considera antigua para los efectos de este requisito. Dicha unidad debe estar formateada como MS-DOS (FAT). (Te advertimos que esta explicación entraría en detalles técnicos). Para formatearla, haz clic en el icono del Finder en el Dock | Aplicaciones | Utilidades | Utilidad de Discos.

A continuación, selecciona Visualización | Mostrar todos los dispositivos y luego, en la barra lateral, selecciona la unidad USB. En la barra de herramientas, haz clic en Borrar y escoge un nombre para la unidad USB. Desde el menú desplegable Formato, selecciona MS-DOS (FAT) y, desde el menú desplegable Esquema, selecciona Registro maestro de arranque. Haz clic en Borrar.

Reinicia la computadora cuando cambies de sistema operativo

Boot Camp tiene una restricción muy importante: se puede arrancar solo un sistema operativo a la vez, ya sea el sistema nativo macOS o el de Windows. Es decir, hay que reiniciar la Mac cada vez que quieras cambiar de sistema operativo.

Además, es necesario que tu copia de Windows sea una instalación completa de 64 bits, y no una actualización, realizada a partir de un disco u otro medio de instalación, o bien mediante un archivo conocido como imagen de disco o ISO, el cual se puede descargar de Microsoft. En algún momento tendrás que introducir una clave de activación de la licencia de Windows, la cual se puede comprar de Microsoft y, en general, cuesta $139 por Windows 10 Home o $199 por Windows 10 Pro, aunque es posible que otros vendedores ofrezcan opciones más económicas.

Comprueba que tu Mac tenga la configuración de Arranque seguro establecida como Máxima seguridad. Esta es la configuración predeterminada, así que no debe haber problema alguno si no la has modificado anteriormente.

Si tu computadora es portátil, conéctala al enchufe eléctrico para que no se descargue a mitad del proceso. Luego, introduce la unidad USB ya formateada. Abre la utilidad Boot Camp haciendo clic en el icono del Finder (no en la opción Finder del menú desplegable) | Aplicaciones | carpeta Utilidades | Asistente Boot Camp.

En la pantalla de introducción, haz clic en Continuar. La computadora revisa la memoria disponible en el disco y, para crear más espacio, elimina los archivos almacenados en memoria caché por iCloud y las antiguas copias de seguridad guardadas por Time Machine. Para saltarte este proceso, haz clic en Detener.

Captura de pantalla del Boot Camp Assistant muestra tres opciones de tareas para elegir

AARP

Marca la tarea o las tareas para las cuales necesites usar Boot Camp.

En la siguiente pantalla, titulada "Seleccionar tareas", marca las casillas correspondientes para Crear un disco de instalación de Windows 10 o una versión posterior, Descargar el software de compatibilidad con Windows más reciente de Apple e Instalar Windows 10 o una versión posterior. Haz clic en Continuar.

Si no hay contratiempos, pasarás a una pantalla titulada "Crear unidad USB ejecutable para la instalación de Windows", en la que se te pedirá seleccionar la imagen ISO de Windows y la unidad USB. Haz clic en Continuar para copiar los archivos correspondientes en la unidad USB, o en Detener para interrumpir el proceso. Todo esto puede tardar mucho tiempo.

A continuación, elige el tamaño de la partición (es decir, la cantidad de espacio en el disco duro que asignarás a Windows y a macOS, respectivamente). Arrastra el separador entre las particiones de Mac y Windows y, cuando estés conforme, haz clic en Instalar. Al elegir el tamaño de la partición, piensa bien en lo que exigirás de cada sistema operativo y en los programas que instalarás en cada uno, ya que el tamaño no podrá cambiarse más adelante.

De allí pasarás a un instalador de Windows. Cuando se te pida indicar dónde quieres instalar Windows, selecciona la partición BOOTCAMP. Apple te advierte no crear ni eliminar particiones que puedan borrar el contenido de la partición de macOS.

Sigue las instrucciones que aparezcan en pantalla para finalizar la instalación de Windows. Se te pedirá introducir una clave de producto para la activación de Windows, la cual podrías haber recibido por correo electrónico después de comprar una copia digital de Windows. Luego, tendrás que reiniciar la computadora.

Incluso después de instalar Windows, tendrás que instalar los controladores (drivers) de Apple para Boot Camp, a fin de asegurar el buen funcionamiento del hardware. Sigue las instrucciones que aparezcan en pantalla; haz clic en Finalizar y, a continuación, en Sí para reiniciar la Mac una vez más.

Cómo pasar de macOS a Windows y viceversa

Como se mencionó anteriormente, con Boot Camp se puede usar solo un sistema operativo a la vez. Hay varias maneras de pasar de uno al otro. Se puede mantener presionada la tecla Opción al encender la computadora, y luego indicar si quieres usar la partición de Windows o la de macOS.

Desde el entorno macOS, también se puede entrar a Preferencias del Sistema haciendo clic en el menú de Apple en la esquina superior izquierda de la pantalla y luego en Disco de arranque, opción que estará disponible únicamente si has creado una partición del disco duro. Haz clic en el icono de candado que aparezca en la ventana e introduce la contraseña de la computadora para realizar cambios. Luego, selecciona el sistema operativo al que quieras entrar la próxima vez que reinicies la computadora. Para reiniciarla, haz clic en Reiniciar.

Si ya estás en Windows y quieres volver a macOS, ve a la bandeja del sistema, en la parte inferior derecha de la pantalla de Windows, y haz clic en la flecha que apunta hacia arriba y luego en el icono gris de Boot Camp, en forma de diamante. Haz clic en el icono con el botón derecho del ratón y, desde el menú, haz clic en Reiniciar en macOS.

Los procedimientos de instalación son casi los mismos si quieres usar Boot Camp para instalar Windows en un modelo más reciente de Mac con procesador Intel. El proceso agilizado no requiere la unidad USB. En todo caso, aún podría ser necesario modificar las configuraciones de Windows para, por ejemplo, instalar una impresora.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Parallels Desktop crea una 'máquina virtual'

Parallels Desktop, un producto de Corel, te permite incorporar Windows a tu Mac al crear una llamada "máquina virtual" que comparte los recursos de la Mac pero que, de otro modo, funciona como computadora independiente.

Este método ofrece varias ventajas con respecto a Boot Camp. En primer lugar, así se pueden usar varios sistemas operativos en la Mac al mismo tiempo: no solo Windows, sino también los de Linux y Unix, por ejemplo.

En segundo lugar, no tendrás que reiniciar la computadora para pasar de Mac a Windows o viceversa. De hecho, tienes la posibilidad de usar fácilmente programas de Windows dentro del entorno macOS, mediante una función llamada "modo Coherence".

Además, la versión más reciente (Parallel Desktops 17) funciona sin importar si la Mac tiene procesador Intel o M1. Y también es compatible con Windows 11.

Parallels no es gratuito

La desventaja: a diferencia de Boot Camp, Parallels no es gratuito. La versión estándar Home & Student de Parallels Desktop cuesta desde $79.99 al año; las versiones Pro y Business, con funciones avanzadas, cuestan cada una $99.99 por el primer año y pueden renovarse al año siguiente por aproximadamente la mitad de ese precio. Se puede probar el software de forma gratuita durante 14 días.

Tu computadora debe tener al menos 4GB de RAM y al menos 16GB para la instalación de Windows 10.

Se puede descargar y comprar el software de Parallels directamente del sitio web de la empresa. Si ya lo has hecho, haz doble clic en el archivo de imagen de disco de Parallels, el cual probablemente quedó guardado en la carpeta Descargas, para instalar Parallels. Si compraste una versión en caja, usa la unidad USB o el disco para realizar la instalación.

Sigue las instrucciones que aparezcan en pantalla para crear y activar tu cuenta de Parallels, y luego abre el programa desde la carpeta Aplicaciones en el Finder.

Instalación de Parallels Confluence

AARP

Una vez que hayas descargado Parallels del sitio web de la empresa, hay varias maneras de abrirlo.

Se puede entrar a Windows de diversas maneras. Selecciona Archivo y luego Nuevo. Se te presentan las opciones de Obtener Windows 10 mediante Microsoft, Instalar Windows u otro SO mediante un DVD o archivo de imagen, o Transferir Windows desde un PC.

Escoge la segunda opción de las tres mencionadas si tienes un archivo ISO de Windows (copiado de un CD o DVD) o el software de instalación de Windows en un DVD o unidad USB. Desde la ventana del Asistente de instalación que aparezca, haz clic en Continuar. Para seleccionar un DVD, un archivo de imagen o una unidad USB, puedes hacer clic en Elegir manualmente; o bien, para que Parallels encuentre el archivo, puedes seleccionar Buscar automáticamente.

Cuando se te indique, introduce una licencia de Windows o sigue los enlaces para comprarla en la tienda digital de Microsoft. Más adelante, desde el menú Guardar en, podrás indicar dónde quieres almacenar Windows, que por defecto se guarda en la carpeta /Usuarios/Parallels.

Establece la cantidad de memoria que se podrá usar para Windows

Mediante configuraciones personalizadas antes o después de la instalación, puedes establecer la cantidad de memoria que se podrá usar para Windows o indicar si Windows se iniciará automáticamente al abrir Parallels Desktop. Haz clic en Crear para finalizar la instalación de Windows.

Una vez instalado el software, verás el símbolo de Parallels Desktop, que consiste en dos líneas paralelas —rojas y verticales— en la barra de menús de la Mac y encima de cualquier aplicación de Windows que uses en la Mac. Puedes hacer clic en el símbolo de Parallels, en la barra de menús, para acceder al Centro de control para la configuración de Windows 10, donde puedes controlar la memoria, los aspectos gráficos, las impresoras compartidas, etc.

Para abrir un programa de Windows, haz clic en la carpeta Aplicaciones de Windows que aparece en el Dock de la Mac, o bien lo puedes encontrar en el menú Inicio de Windows, en el Finder o en el Dock. También se puede usar la función de búsqueda Spotlight ofrecida en la Mac.

Windows 10 se abre con la ayuda de Parallels Confluence en una computadora Mac

AARP

Sabrás que has entrado al escritorio de Parallels si ves el símbolo de dos líneas paralelas, rojas y verticales en la barra de menús de la Mac o encima de cualquier aplicación de Windows que uses en la Mac.

Modo Coherence: se reúnen los iconos de Mac y Windows

Si usas Windows en pantalla completa, tu Mac se parecerá a cualquier PC de Windows. Pero tienes la opción de usar el modo Coherence, donde los iconos de Windows y de Mac aparecen los unos al lado de los otros. La manera más fácil de activar el modo Coherence es hacer clic en el pequeño botón azul, parecido a una bola de chicle, en la esquina superior izquierda de una ventana de la máquina virtual, junto a los botones rojo, amarillo y verde que bien conocen los usuarios de Mac.

Como alternativa, puedes hacer clic en Visualización desde un menú de Windows 10 en la barra de menús de Mac, y luego hacer clic en Pasar a Coherence. Una tercera opción es presionar Control-Comando-C.

Lo hermoso de todo esto, en cuanto a la distinción entre Windows y Mac, es que ya no tienes que elegir un bando o el otro.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA TodayBusinessWeekU.S. News & World Report y Fortune. También es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.