Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

La agricultura familiar a través de los años

En EE.UU., dos o más generaciones de una misma familia han trabajado la tierra.


spinner image Miembros de la fa familia Vetter sostienen fotos de sus antepasados
La familia Vetter posa con fotos de sus antepasados.
Andy Anderson

En estas granjas del país han trabajado dos o más generaciones de la misma familia, en algunos casos durante cientos de años. Es una tradición que vincula a personas de todas las edades con lugares y empresas, y con estilos de vida que cada vez son menos frecuentes ahora que la vida moderna desplaza la vida rural.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Maíz y más: Vetter Heritage Farms

Aurora, Nebraska

La granja Vetter se remonta a fines del siglo XIX, cuando los pioneros llegaron en masa al condado de Hamilton, en Nebraska.

spinner image Steve y Curran Vetter
Steve y Curran Vetter trabajando en uno de sus tractores agrícolas.
Andy Anderson

Para 1908, el abuelo de Stephen Vetter ya tenía una próspera actividad agrícola. Con el tiempo, el padre de Steve también se dedicó a ello. Steve, que ahora tiene 74 años, se trasladó a Lincoln, se convirtió en farmacéutico y se casó con Doris, de 73 años, una maestra de Inglés en la escuela secundaria. Sin embargo, la agricultura volvió a seducirlo en 1980. Stephen se jubiló en el 2011 y su hijo Curran pasó a dirigir la explotación de 900 acres. 

Ahora Doris y Steve viven en Aurora y visitan la granja con frecuencia para pasar tiempo con Curran, su esposa Megan y sus nietos Phoebe y Micheal. Tienen otros dos hijos que viven cerca. “Cuando todos los nietos juegan en ese gran jardín, recuerdas cuando las generaciones pasadas hacían lo mismo”, señala Doris.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Hay cambios que son positivos. “Siempre probamos algo nuevo para diversificar y no depender solo del maíz y la soya”, explica Megan. “Por eso tenemos gallinas y abejas, y hemos creado una plantación de árboles de Navidad”.

A pesar de la sequía del Dust Bowl, el granizo, los tornados y la constante fluctuación de los precios de los cultivos, “la agricultura nos ha dado una muy buena vida”, dice Doris.

spinner image Nancy y David Greene
Nancy y David Greene con uno de sus tractores antiguos restaurados.
Andy Anderson

Ovejas: Greene’s Lamb 

White Hall, Maryland

David y Nancy Greene, ambos de 81 años, no recuerdan momento alguno en que la agricultura no haya sido su sueño. Un antepasado de David llegó de Irlanda en 1752 y adquirió esta granja en 1786. David pertenece a la sexta generación que trabaja en esta propiedad de 100 acres que la familia Greene ha transformado en una próspera granja de ovejas.

“Me crié en una granja más pequeña, a unas 10 millas de aquí”, dice David. “La granja que tenemos ahora proviene de la familia de mi madre, pues su padre creció aquí. Aquí es donde se celebraban las reuniones familiares. Siempre me sentí como en casa. Y es muy gratificante tener éxito en algo difícil”.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

“Cuando empezamos a salir”, relata Nancy, “veníamos aquí a visitar a sus familiares, y este lugar me encantó desde el primer momento”.

La pareja vende lana y ganado, pero su principal fuente de ingresos es la carne. “Somos muy eficientes, sobre todo ahora que solo vendemos directamente”, señala David. “Los clientes vienen a la granja a recoger su pedido dos días por semana”.

Como no tienen hijos, la familia Greene sabe que en algún momento se tendrá que vender la granja. “Soy realista”, afirma David. “Sería bueno que yo me fuera antes que las ovejas. Eso me haría muy feliz. Preferiría no ser yo quien la venda”.

spinner image Will y Paul Hsu en su granja
Will Hsu, a la izquierda, disfruta de un momento de tranquilidad durante la cosecha de ginseng con su padre, Paul.
Tzu-Fang Tseng

Ginseng: Hsu’s Ginseng Farm

Wausau, Wisconsin

Paul Hsu, de 80 años, nació en Taiwán, y su familia era granjera en ese país. En 1974 puso en marcha la granja de Wisconsin como negocio de venta por correo. Su hijo Will, de 46 años, se graduó de la universidad en el 2000, obtuvo una maestría en Administración de Empresas en Harvard y luego comenzó a trabajar en General Mills.

“No había muchas razones para regresar a casa”, nos dice Will. “Tenía un buen trabajo. El mercado del ginseng era pésimo. Además, remover piedras y controlar plagas no tienen nada de divertido”.

Sin embargo, cuando Paul recibió el diagnóstico de cáncer en el 2010, Will, su hijo mayor, regresó a casa, y en el transcurso de los cinco años siguientes la administración de la granja fue pasando poco a poco a sus manos. “Sabía que la granja era el lugar donde tenía que estar”, dice Will.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Hoy en día, con Will al frente, la granja de 1,000 acres es una empresa mundial que produce más de 200,000 libras de ginseng por año.

La nueva dirección introdujo nuevos métodos: “Solía cavar postes y remover piedras a mano”, recuerda Paul. “Ahora tenemos cosechadoras mecánicas y clavadoras de postes que alinean todo a la perfección, gracias al GPS”.

Sin embargo, Paul sigue involucrado. “Me dedico a la parte del negocio que más me gusta, que es pasar tiempo en el bosque. Las raíces pueden tardar diez años en madurar por completo, pero es fantástico verlas crecer. Me infunde mucha esperanza para el futuro”.  —David Hochman

spinner image Helena James junto a Lissa, su hija
Helena James conversa con su hija, Lissa.
Andy Anderson

Ostras: Hama Hama Oyster Farm

Lilliwaup, Washington

Situada en el deslumbrante canal Hood de Washington y en el frío y cristalino río Hamma Hamma, esta granja se inició como negocio maderero en 1922.

Bart Robbins, que era propietario de tercera generación y falleció en el 2021, vendía camarones para salir adelante. Al poco tiempo añadió las ostras y logró tener una fiel clientela en Seattle. El hijo de Bart, Dave (de 71 años) y su hija Helena James (de 74) se jubilaron después de dedicarse al negocio durante décadas. Sin embargo, el hijo de Helena, Adam (de 44 años) y su hija Lissa James Monberg (de 41) se encargan del cultivo de ostras. (La gestión de la empresa está en manos de su hermano, Tom, de 46 años, y su esposa, Kendra, de 44).

spinner image Adam James cosechando ostras
Adam James recolectando ostras.
Andy Anderson

Adam y Lissa dejaron su hogar para asistir a la universidad, viajar y desempeñar otros trabajos, pero luego regresaron. “Estaba en la escuela secundaria cuando me di cuenta de que era una de las personas más afortunadas del mundo por estar aquí, en el bosque, y sobre todo cerca del agua”, explica Lissa. El negocio minorista de la familia fue modesto durante décadas. Sin embargo, el negocio prosperó mucho desde que Lissa se hizo cargo en el 2005, comenzó a vender por internet y luego abrió el Oyster Saloon en el 2014.

“Me pregunto lo que pensarían mis abuelos”, reflexiona Helena. “¿Se habrían imaginado que venderíamos ostras por internet?”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.