Skip to content
 

El atleta olímpico Greg Louganis cambió las percepciones sobre cómo es vivir con VIH

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, recordamos a las personas que perdimos debido al virus y apoyamos los nuevos tratamientos.

In English

Cuando el clavadista Greg Louganis se golpeó la parte posterior de la cabeza con el trampolín en los Juegos Olímpicos de 1988, le preocupaba si podía seguir compitiendo, pero también si debía revelar que era seropositivo.

Después de recibir cuatro suturas, Louganis volvió a subir al trampolín, y ganó la medalla de oro. Pero no le contó a nadie sobre su diagnóstico.

En ese momento, había muchas ideas erróneas sobre el VIH, que es el virus que causa el sida. Las personas con VIH enfrentaban discriminación y hostilidad en varios lugares del mundo. Louganis había sido diagnosticado a principios de 1988, pero lo mantuvo en secreto para competir en los Juegos Olímpicos de Seúl en Corea del Sur. En ese momento, el país había impuesto una restricción de viajes contra las personas con VIH.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


No fue hasta 1995 que Louganis anunció que había estado viviendo con VIH durante casi una década.

“Por fin soy libre, y no puedes imaginar lo emocionante que es eso”, dijo en ese momento.

En la actualidad, más de 1.1 millones de personas en el país viven con VIH, y más de 700,000 personas en el país han muerto a causa del virus desde 1981, según HIV.gov. Se estableció el 1.º de diciembre como el Día Mundial de la Lucha contra el Sida para demostrar apoyo a las personas que viven con VIH y para recordar a todos los que han fallecido a causa de una enfermedad relacionada con el sida. El primer día mundial sobre la salud, el Día Mundial de la Lucha contra el Sida también resalta la necesidad de nuevos tratamientos y fondos para investigaciones, incluida la investigación de vacunas.

“Desde que dije que soy gay y que soy VIH positivo, he visto muchos cambios”, dijo Louganis a AARP.

El Gobierno gasta $20 millones al año en gastos médicos directos para la prevención y el cuidado del VIH, según HIV.gov. Aunque contraer el VIH antes era una sentencia de muerte, hoy en día muchas personas con VIH viven vidas plenas con la ayuda de medicamentos nuevos y avanzados que pueden suprimir el nivel del virus en el cuerpo. Además, existen medicamentos que pueden reducir el riesgo de infección en primer lugar.

Después de revelar su diagnóstico y sexualidad, Louganis se convirtió en un activista en nombre de las personas que tienen sida, son VIH positivas y forman parte de la comunidad LGBTQ+. “Comenzar la conversación, creo que eso ha sido realmente clave”, dijo. “Porque nos da miedo lo que no conocemos”.

En el video de arriba puedes conocer más de la historia personal de Louganis.