Skip to content
 

Una infante de marina pionera lidera a las Girl Scouts y moldea a la próxima generación de mujeres

‘No puedes corregir la situación de las mujeres si no abordas las dificultades que tienen las niñas’.

Angela Salinas

NELVIN C. CEPEDA/SDU-T/ZUMA PRESS

In English

Cuando la general mayor jubilada Angela Salinas se alistó en el Cuerpo de Infantería de Marina en 1974, sabía que estaba uniéndose a una organización famosa por su increíble valentía, no por su deseo de incluir mujeres.

“Me estaba uniendo a una organización que no me quería”, dice Salinas, ahora de 68 años. “Pero una vez que te ganas ese título de infante de marina, nadie te lo puede quitar”.

A pesar de que la carrera militar no era el sendero que la joven Salinas había pensado seguir, esa carrera desencadenó una destacada vida de servicio, primero como distinguida infante de marina y después como ejecutiva de las Girl Scouts of Southwest Texas.

Alistarse en la década de los 70

Salinas recuerda que había ido al correo para enviar una carta cuando un infante de marina salió de una oficina de reclutamiento próxima y le preguntó por qué no estaba en el Cuerpo de Infantería de Marina.

“El país realmente casi ignoraba que su mayor recurso es alguien con mi aspecto, y las mujeres estaban en verdad listas para dar un paso al frente”, recuerda. “Yo dije: ‘Mira, amigo, lo único que quiero es enviar una carta. No me molestes’”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Lo que menos se imaginó en ese momento fue que una semana después estaría en la isla Parris, Carolina del Sur, conociendo a su instructor de entrenamiento.

En ese tiempo, las responsabilidades de las mujeres en las fuerzas militares eran muy distintas de lo que se les había permitido hacer en la Segunda Guerra Mundial. En esa guerra, podían trabajar en todos los campos ocupacionales dentro de las Fuerzas Armadas. Pero cuando la guerra terminó, esos trabajos se eliminaron.

De todos modos, el momento en que Salinas llegó para recibir el entrenamiento básico cambió la trayectoria de su vida.

“Ese preciso momento es la transformación de una vida entera”, dice Salinas. “Comenzamos en un entorno segregado. Éramos como un cuerpo separado dentro de las divisiones. Usábamos maquillaje. ¿Cómo llevas tu bolso cuando usas guantes? Quiero decir, el lápiz labial tenía que combinar con el cordón de la gorra”.

En su primer trabajo, Salinas era la única mujer; se desempeñó como empleada administrativa con el IV Batallón de Reconocimiento en San Antonio.

“Llevaba puesta una falda corta; cuando me presenté, a los infantes de marina casi se les salieron los ojos de las órbitas”, dice. “Al comienzo no había ninguna aspiración de llegar a general alguna vez. Siempre dije que si podía llegar a cabo, esa sería la cúspide de mi carrera”.

Un cambio cultural

“El Cuerpo de Infantería de Marina comenzó a darse cuenta de que ya no se trata del sexo de la persona. No se trata de la cultura. No se trata de la raza. Es solo una cuestión de liderazgo”, dice Salinas. “Tuve mucha suerte, porque las mujeres estaban avanzando”.

Fue entonces cuando, en 1978, Margaret Brewer se convirtió en la primera mujer ascendida a general de brigada en la Infantería de Marina.

Para 1985, Salinas había avanzado al grado de capitán. También había encontrado un modelo en Gail Reals, la segunda general de brigada de la Infantería de Marina y la primera mujer en comandar una de las bases.

“Lo que era fantástico acerca de Gail Reals era que había ascendido a través de los rangos y había roto el techo de cemento”, dice Salinas. “No un techo de cristal, sino algo que era como un sólido techo de hormigón. Todos —oficiales y reclutas— la veían como un ejemplo. Ella es una estrella de rock”.

Cuatro años después, en 1989, le tocó el turno a Salinas de ser la primera mujer en la Infantería de Marina a cargo de una estación de reclutamiento. Luego, en el 2006, se convirtió en la primera mujer hispana ascendida a general de brigada en el Cuerpo.

Mientras prestaba servicio como una de las primeras comandantes generales femeninas, Salinas recuerda la vez en que una congresal se detuvo y le preguntó a un joven cabo qué pensaban acerca de tener una mujer al mando. El cabo respondió: “Tenemos un comandante general, y nada ha cambiado”.

“Creo que ese es el mayor tributo que puede hacerse, cuando el Cuerpo de Infantería de Marina seleccionó a la persona más calificada para estar aquí, y eso es lo que tuvimos”, dice Salinas.

Después de 39 años de servicio, Salinas se jubiló en el 2013, lo que la convirtió en la mujer con más años de servicio en la historia del Cuerpo de Infantería de Marina.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Liderar a la próxima generación

Mientras se aclimataba nuevamente a la vida civil, Salinas recibió un llamado sobre la oportunidad de ser directora ejecutiva de la organización Girl Scouts of Southwest Texas

“Me entusiasmé, porque sería algo con lo que me identificaría”, dice. “La gente piensa que las Girl Scouts son solo galletas, campamentos y artesanías. Pero la realidad es que la esencia de nuestras Girl Scouts son la excelencia moral, la confianza. Se trata de mujeres y de resiliencia”.

En la actualidad, Salinas crea diariamente oportunidades para las niñas al ayudarlas a crecer y cumplir sus sueños.

“No puedes corregir la situación de las mujeres si no abordas las dificultades de las niñas”, dice. Y menciona las redes sociales como uno de los desafíos que enfrentan las niñas en la actualidad, porque, en su opinión, las obligan a crecer demasiado rápido y les niegan la oportunidad de ser ellas mismas.

Salinas observa que ella trabaja para una organización que es considerada el principal grupo de liderazgo para niñas.

“En el Cuerpo de Infantería de Marina es ‘Once a Marine, always a Marine’ (una vez infante de marina, siempre infante de marina)”, dice. “Cuando entré al edificio, lo que vi en la pared fue ‘Once a Girl Scout, always a Girl Scout’. Entonces dije: ‘Bueno, creo que estoy en casa’”.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.