Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Qué hacer cuando fallece un ser querido

Los pasos prácticos que puedes tomar durante los primeros días.

Silueta de una persona sentada en una silla de jardín

Andrew Bret Wallis/Getty Images

In English | Cuando alguien fallece, quedan pendientes muchos asuntos relacionados con su vida de los que hay que encargarse. Hay que planificar su funeral, cerrar sus cuentas bancarias, buscar otro hogar para sus mascotas y pagar sus últimas cuentas.

Si el fallecido es un ser querido, es posible que tengas que encargarte de esos detalles personales y legales. Es una tarea estresante y burocrática que puede llevar un año o más, y cuando todavía te encuentras de duelo.

La cantidad de documentos puede sorprender a los familiares. “Es una responsabilidad enorme”, recalca Bill Harbison, abogado especializado en fideicomisos y planificación patrimonial en Nashville, Tennessee. “Hay que encargarse de muchos detalles”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


No puedes hacerlo todo solo. Poner en orden los asuntos de un familiar fallecido no es trabajo para una sola persona. Vas a necesitar ayuda de profesionales, como abogados y contadores públicos certificados (CPA), quienes pueden aconsejarte sobre los asuntos financieros, y de una red de amigos y familiares a quienes puedas delegar tareas o que puedan darte apoyo emocional. Puedes asumir el liderazgo para planificar el funeral y luego dejar que el albacea se encargue de los detalles financieros. O quizás tú seas el albacea, lo que significa que supervisarás el proceso de disponer del patrimonio y te llevará meses o quizás años tramitar los documentos.

Para conseguir la ayuda adecuada, vas a necesitar una lista de todas las tareas que deben realizarse (ver más abajo). Entre estas, escribir notas de agradecimiento por flores enviadas al funeral, tramitar el juicio sucesorio del testamento y mucho más.

Tareas inmediatas después de la muerte

Obtén una declaración legal de fallecimiento

Si murió un ser querido de la familia en un hospital u hogar de ancianos donde estaba presente un médico, el personal se encargará de esto. Una declaración oficial de fallecimiento es el primer paso para obtener un acta de defunción, que es un documento esencial. Pero si tu ser querido murió en su hogar, en particular si fue de manera inesperada, necesitarás que un profesional médico lo declare muerto. Para esto, después de que fallezca llama al 911 y pide que lo transporten a una sala de emergencias donde pueda declararse su muerte, de donde después lo llevarán a una funeraria. Si tu familiar murió en su hogar con cuidados para pacientes terminales, un enfermero de pacientes terminales puede declararlo muerto. Sin una declaración de fallecimiento, no puedes planificar el funeral ni muchos menos encargarte de los asuntos legales del difunto.

Avisa a los amigos y los parientes

Envía un mensaje de texto en grupo o un correo electrónico masivo, o llama por teléfono de manera individual para avisar que tu ser querido falleció. Para encontrar a todas las personas que deberían saber, consulta la lista de los contactos de correo electrónico y de números de teléfono del fallecido. Informa a los compañeros de trabajo y a los integrantes de los grupos sociales o comunidades religiosas a los que pertenecía esa persona. Pide a quienes reciben el mensaje que compartan la información y les avisen a otros con conexiones al difunto. Publica un mensaje en las redes sociales sobre el fallecimiento.

Averigua si existen planes para el funeral y el entierro

“Lo ideal es que hayas tenido la oportunidad de conversar con tu ser querido sobre lo que deseaba para su funeral y su entierro”, escribe Sally Balch Hurme, abogada especializada en derecho de adultos mayores y autora de Checklist for Family Survivors. Si no fue así, aconseja que busques una carta de instrucciones entre los documentos del fallecido o hagas una reunión familiar para empezar a hablar sobre cómo será el funeral. Si la persona no dejó instrucciones, esto es esencial. Deberían hablar sobre lo que la persona hubiera querido para su funeral, lo que pueden pagar y lo que desea la familia.

Unos días después del fallecimiento

Haz preparativos para el funeral, el entierro o la cremación

• Busca entre los documentos para ver si había un plan prepagado para el entierro. De lo contrario, deberás escoger una funeraria y decidir los detalles específicos, como en dónde se realizará el servicio, si se cremará el cuerpo, dónde se enterrarán el cuerpo o las cenizas y qué tipo de lápida o urna encargar. Es buena idea averiguar sobre los precios de funerales para que puedas tomar una decisión bien fundada.

• Si la persona estaba en las Fuerzas Armadas o perteneció a un grupo fraternal o religioso, comunícate con el Departamento de Asuntos de Veteranos (en inglés) o con la organización específica para averiguar si ofrece beneficios para entierro o realiza servicios fúnebres.

• Obtén ayuda para el funeral. Pide ayuda a familiares y amigos para portar el féretro, realizar el homenaje póstumo, planificar el servicio, preparar una lista de visitantes, escribir notas de agradecimiento y organizar la reunión después del funeral.

• Pídele a un amigo o pariente que sepa redactar bien que escriba el obituario (o nota necrológica).

Protege los bienes

Cierra con llave el hogar y el vehículo del difunto. Pídele a un amigo o familiar que riegue las plantas, recoja la correspondencia y bote la comida que haya en el refrigerador. Si en el hogar hay artículos de valor, como joyas o dinero en efectivo, guárdalos con llave. “Debes tener cuidado para que nadie se lleve efectos personales de valor”, aconseja Harbison.

Busca cuidado para las mascotas

Asegúrate de que alguien cuide a las mascotas hasta que se decida qué hacer con ellas. Pídele a un familiar a quien le gustan los animales que se quede con la mascota o haz que la lleven a una residencia para animales.

Reenvía el correo postal

Dirígete a la oficina de correos y completa un pedido de cambio de dirección de reenvío (orden de reenvío) para que te envíen la correspondencia a ti o a quien esté trabajando contigo en la resolución de los asuntos inmediatos. No es buena idea que la correspondencia se acumule en el hogar del fallecido y que todo el mundo se entere de que la residencia está vacía. Este es además el primer paso para saber qué suscripciones, acreedores y otras cuentas hay que cancelar o pagar. “La correspondencia de la persona brinda mucha información”, dice Harbison. “Revisarla es una manera práctica de enterarse sobre los activos y las cuentas de una persona. Te ayudará a averiguar de qué debes encargarte”.

Notifica al empleador de tu ser querido

Pide información sobre los beneficios y los cheques de sueldo que todavía no se hayan pagado. Pregunta también si existe una póliza de seguro de vida para los empleados de la empresa.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Dos semanas después del fallecimiento

Obtén copias autenticadas del acta de defunción

Obtén 10 copias. Entre otras cosas, necesitarás copias del acta de defunción para cerrar cuentas bancarias y de corretaje, presentar reclamaciones a los seguros y registrar el fallecimiento con agencias gubernamentales. La funeraria a la que contrates puede conseguir copias a tu nombre o puedes solicitarlas directamente a la oficina de registro civil (“vital records” o “vital statistics”, en inglés) del estado donde murió la persona.

Encuentra el testamento y al albacea

Los sobrevivientes de tu ser querido necesitan saber quiénes heredaron dinero, bienes raíces o pertenencias. Lo ideal es que hayas hablado con tu ser querido antes de su fallecimiento y te haya dicho dónde tenía guardado su testamento. De lo contrario, busca el documento en un escritorio, una caja de seguridad o algún lugar donde guardaba los documentos importantes. En su testamento, las personas por lo general nombran a un albacea o representante legal (la persona que se encargará de disponer del patrimonio). El albacea debe participar en la mayoría de los pasos de ahí en adelante. Si no hay un testamento, un juez de tribunal testamentario nombrará a un administrador para que actúe como albacea.

Reúnete con el abogado especializado en fideicomisos y planificación patrimonial

Si bien no necesitas un abogado para disponer del patrimonio, tener uno facilitará el proceso. Si el patrimonio tiene un valor mayor de $50,000, Harbison sugiere que contrates a un abogado para que ayude a navegar el proceso y distribuir los activos. “Las sucesiones pueden complicarse rápido”, dice. El albacea es quien debe escoger al abogado.

Comunícate con un contador público certificado

Si tu ser querido tenía su propio CPA, comunícate con esa persona. Si no era así, contrata uno. Es posible que deba presentarse una declaración de impuestos para el patrimonio. Además, hay que presentar una última declaración de impuestos en nombre del fallecido. “Preparar las declaraciones de impuestos correctamente es una parte importante de esto”, dice Harbison.

Tramita el juicio sucesorio del testamento

El juicio sucesorio o testamentario es el proceso jurídico para ejecutar un testamento. Debes tramitarlo en la oficina del tribunal testamentario del condado o la ciudad. El tribunal testamentario se asegura de que se paguen las deudas y las obligaciones de una persona y que los activos restantes se transfieran a los beneficiarios.

Elabora una lista de todos los activos

Las leyes varían según el estado, pero el proceso de juicio sucesorio por lo general empieza con un inventario de todos los activos (bienes muebles, cuentas bancarias, hogar, automóvil, cuenta de corretaje, pertenencias, muebles, joyas, etc.) que debe entregarse al tribunal. Harbison sugiere que contrates a un tasador para las posesiones materiales que se encuentran en el hogar.

Busca los activos

Parte de la labor de preparar un inventario de activos es encontrarlos todos. Esta tarea puede ser enorme. “Para los patrimonios complejos, esto puede demorar años”, afirma Harbison. Existen empresas de búsqueda que te ayudarán a ubicar los activos a cambio de una parte de lo que encuentren. Harbison recomienda que lo hagas tú mismo: para encontrar los activos, revisa las declaraciones de impuestos, la correspondencia, los correos electrónicos, las cuentas bancarias y de corretaje, los títulos de propiedad y las escrituras de tu ser querido. Acuérdate de buscar en todos los archivadores y las cajas de seguridad.

Prepara una lista de las cuentas

Comparte la lista con el albacea para que mientras se dispone del patrimonio se paguen todos los gastos importantes como la hipoteca, los impuestos y los servicios públicos.

Cancela los servicios que ya no se necesiten

Esto incluye teléfono celular, iTunes, Netflix, televisión por cable e internet.

Notifica del fallecimiento de tu ser querido a las siguientes entidades:

• La Administración del Seguro Social: si el fallecido recibía beneficios del Seguro Social, debes pedir que se suspendan los cheques. Algunos familiares podrían tener derecho a solicitar beneficios por fallecimiento del Seguro Social. Por lo general los directores de funerarias informan a la Administración del Seguro Social (SSA) sobre los fallecimientos. Pero a la larga, informar a la SSA es responsabilidad de los sobrevivientes. Comunícate con tu oficina local de la SSA (en inglés) para avisar. Esta agencia informará a Medicaid sobre la muerte de tu familiar.

• Compañías de seguros de vida: a fin de realizar reclamaciones para las pólizas de seguro de vida que tenía el difunto, necesitarás un acta de defunción y los números de las pólizas.

• Instituciones bancarias o financieras: será mucho más fácil cerrar o cambiar las cuentas si tu ser querido dejó una lista de cuentas y contraseñas en línea. En caso contrario, necesitarás una copia del acta de defunción.

• Asesores financieros y corredores de bolsa: averigua quién es el beneficiario que aparece en las cuentas. En función del tipo de activo, es posible que el beneficiario obtenga acceso a la cuenta o beneficio solo con completar los formularios adecuados y proporcionar una copia del acta de defunción (no es necesario que intervenga el albacea).

• Agencias de historial de crédito: para evitar el robo de identidad, envía copias del acta de defunción a las tres empresas principales, Equifax, Experian y TransUnion.

Cancela la licencia de conducir

Esto elimina el nombre del difunto de los registros del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) y evita el robo de identidad. Comunícate con el DMV local para obtener instrucciones específicas; necesitarás una copia del acta de defunción.

Cierra las tarjetas de crédito

Comunícate con el departamento de atención al cliente y dile al representante que estás cerrando la cuenta a nombre de un familiar fallecido. Para hacerlo, también deberás proporcionar una copia del acta de defunción. Lleva un registro de las cuentas que cierres e informa al albacea sobre los saldos pendientes de las tarjetas.

Cancela las pólizas de seguro

Comunícate con los proveedores para cancelar la cobertura de las pólizas de seguro de vivienda, de automóvil y médico, y pide que reembolsen la cantidad de primas sin usar.

Elimina las cuentas en las redes sociales o conviértelas en cuentas conmemorativas

Puedes eliminar las cuentas en Facebook o Instagram. Pero algunos sobrevivientes deciden convertirlas en una manera de honrar la memoria de su ser querido. Una cuenta conmemorativa en Facebook incluye la leyenda “Recordando a” antes del nombre del difunto. Los amigos pueden publicar mensajes en la cronología. Si decides eliminar la cuenta o convertirla en una cuenta conmemorativa, debes comunicarte con la empresa y entregar copias de tu identificación y del acta de defunción.

Cierra las cuentas de correo electrónico

Para evitar el robo de identidad y el fraude, es aconsejable que cierres la cuenta de correo electrónico del fallecido. Si la persona elaboró un plan para el funeral o preparó un testamento, es posible que haya incluido el nombre de usuario y la contraseña para que puedas hacerlo tú mismo. De lo contrario, para cancelar una cuenta de correo electrónico necesitarás una copia del acta de defunción. Los detalles específicos varían según la empresa, pero la mayoría exigen un acta de defunción y verificación de que eres un familiar o el albacea.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.