Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

West Sacramento se transforma en una ciudad animada

De ser un suburbio olvidado pasó a ser un lugar que ofrece comodidades a sus residentes mayores.

Personas cenan en un restaurante al aire libre a lo largo del río Sacramento

Heeb Photos / eStock Photo

In English | Un lunes por la mañana, en un proyecto inmobiliario de almacenes, personas de 60 y 70 y tantos años moldean esculturas y cuentas en un animado estudio de vidrio soplado. Dos artistas en Design With Fire —Patrick Mullen, de 69 años, y Linnea Wong, de 64 años— cuentan cómo ha cambiado este vecindario de West Sacramento, California. “Una vez, hace como 15 años”, dice Mullen, “estaba soplando vidrio y este tipo entró con una navaja en la mano. Dijo: ‘Dame tu dinero, viejo’. Me reí y dije: ‘Esta cerbatana tiene 4 pies y medio de largo y el material en la punta está calentado a una temperatura de 2,000 grados. La pregunta que deberías estarte haciendo es, ¿puedo correr más rápido que este viejo?’”.

La artista linnea wong trabaja en la conformación de un proyecto de vidrio soplado en un estudio de arte

Ryan Young

La artista Linnea Wong trabaja en un proyecto de vidrio soplado.

Un vistazo a West Sacramento

  • Población: 53,727
  • Población de 50 años o más: 26.3 por ciento
  • Precio medio de la vivienda: $304,600
  • Ingreso promedio por hogar: $59,586
  • Tasa de desempleo: 4.1 por ciento

El supuesto ladrón salió corriendo, y Mullen y Wong ahora mencionan que ya esos tipos de incidentes no suceden por este lugar. “Ha cambiado mucho”, dice Wong. “Esta ciudad ha sido bueno con nosotros”.

West Sacramento es una ciudad joven, constituida en 1987. Sin embargo, es el lado económico de la ciudad que ha atraído a muchos adultos mayores a esta zona suburbana de la capital de California. Según se demostró en un estudio, el número de personas mayores de 65 años aumentará en un 153% entre el 2000 y el 2030. En los últimos años, la población de mayor edad ha dominado la lista de asuntos prioritarios del alcalde Christopher Cabaldon, quien tenía solo 33 años cuando asumió su cargo en 1998. 

En el 2011, West Sacramento hizo lo que muchas ciudades hacen para los adultos mayores: abrir un centro comunitario. Y en este caso uno con un programa de vejez activa, que comprende clases para mantenerse físicamente en forma, una biblioteca pública y un espacio de relajación solo para adultos mayores.

Pero Cabaldon se dio cuenta de que eso no era suficiente. “Los de 80 años escalan rocas”, explica Cabaldon como ejemplo. “En la actualidad, muchos adultos mayores no piensan en sí mismos como adultos mayores. Desean formar parte de toda la comunidad”. 

En el 2015, la ciudad se unió a la Red de AARP de Estados y Comunidades Amigables con las Personas Mayores (en inglés) —la cual conecta a líderes municipales del país y ofrece recursos, tales como encuestas comunitarias— para determinar lo que los residentes de mayor edad quieren y necesitan. En el 2017, West Sacramento creó el Age Friendly Action Plan, que procuró lanzar 20 iniciativas. El plan incluye algunos programas que son normales en las ciudades adecuadas a las personas mayores, como senderos para bicicletas y peatones, clases de computadoras para adultos mayores y subvenciones para realizar mejoras en las viviendas. "Cuando se logra que una comunidad sea más habitable para sus residentes mayores, se beneficia toda la comunidad", dice Beverly Sandeen, miembro del concejo municipal y copresidenta del grupo de trabajo que desarrolló el plan.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En una encuesta, residentes de 45 años o más dijeron que el transporte era la característica más importante de una comunidad habitable. Pero según Cabaldon, West Sacramento es demasiado pequeña para que un servicio de autobuses sea rentable. “Necesitábamos hacer algo completamente diferente”. En el 2017, la ciudad se asoció con una empresa llamada Via, que el alcalde describe como “una mezcla entre un servicio de autobuses y Uber”, para lanzar un programa experimental conocido como West Sacramento On-Demand. 

Los residentes llaman a una camioneta de servicios de transporte a demanda, que los recoge a una o dos manzanas de sus hogares y luego los deja a una o dos manzanas de su destino. Para bajar costos, los viajes en la camioneta se coordinan para recoger y dejar a varios pasajeros: $3.50 por trayecto, y solo $1.75 para pasajeros de 62 años o más y personas con discapacidades. 

Gracias a esto, los adultos mayores volvieron a participar en la vida activa de la ciudad; por ejemplo, van a festivales y prueban nuevos restaurantes.

Vista desde las gradas en Raley Park en West Sacramento

Sacramento Bee

Raley Park en West Sacramento.

De vez en cuando, Cabaldon maneja el van para evaluar la reacción de la gente. Una persona le dijo muy emocionada que ella acababa de comprarse un helado después de muchos años. Sin el vehículo, su helado se derretiría en el largo trajín que hacen los buses.

Janet Branaman, de 62 años, una empleada estatal jubilada que ha vivido en West Sacramento 38 años y ahora dicta clases de jardinería en el centro comunitario de la ciudad, dice que se acuerda de cuando West Sacramento era solo un suburbio tranquilo. “Cuando me mudé para acá, no había nada”, dice. “Ahora todo lo que necesitamos está aquí. Un supermercado, Target, pizzerías y un servicio de lavado de automóviles”. 

¿Hay alguna desventaja de vivir aquí? "Hace calor", dice, "pero en los días calurosos riegas las plantas y, luego, te vas a jugar boliche. ¡Tenemos una bolera excelente!"

No todas las iniciativas de West Sacramento han sido exitosas. Falló un intento de coordinar oportunidades de voluntariado, pero reveló una parte importante de la estrategia de los urbanistas. "Estamos muy dispuestos a desarrollar nuevas ideas", dice Sandeen. "Algunos municipios o gobiernos le temen a eso, pero nosotros no". El truco es probar cosas nuevas de una manera económica, dice Cabaldon.

En cuanto a la población mayor de la ciudad, el ritmo y las prioridades de la vida moderna continuarán cambiando (y desafiando al Gobierno a cambiar).

Cabaldon se siente entusiasmado. “Antes decían: ‘A los adultos mayores no les gustan los cambios’”, señala. “Pero eso no es verdad. Resulta que los adultos mayores se sienten muy contentos con cambios diseñados para alegrar sus días”.

Lugares fantásticos donde vivir

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO