Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Se espera la ampliación de los beneficios de asistencia para cuidadores de veteranos en el 2020

A pesar de problemas técnicos en el pasado, el Gobierno federal sostiene que el VA estará listo.

Mujer empuja a un hombre mayor sentado en una silla de ruedas

Getty Images

In English | Miles de veteranos heridos en el cumplimiento de su deber antes del 11 de septiembre del 2001 recibirán sus esperados beneficios de cuidador a partir del verano, cuando el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) complete un proyecto para apoyar la ampliación y comience a recibir solicitudes.

“El plan es lanzar la ampliación en el verano del 2020”, dice Lisa Pape, subdirectora de servicios para la atención del paciente del VA. “Estamos esperando que se termine de diseñar nuestro sistema informático y estamos trabajando lo mejor que podemos. Así podremos lanzar la ampliación para todos esos cuidadores a los que todavía no hemos visto”.

Los sistemas informáticos anticuados del VA han sido un obstáculo para expandir el Program of Comprehensive Assistance for Family Caregivers (Programa de Asistencia Completa para Cuidadores Familiares) a fin de incluir a los veteranos lesionados (mental o físicamente) durante el cumplimiento de su deber antes del 11 de septiembre del 2001. La legislación, denominada MISSION Act se aprobó en mayo del 2018 con el propósito de ampliar el cuidado a los veteranos de todas las épocas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ayuda para cuidadores

Un veterano puede nombrar un cuidador primario y hasta dos cuidadores secundarios. Los beneficios varían, pero incluyen lo siguiente:

  • acceso a beneficios de atención médica por medio del Civilian Health and Medical Program (CHAMPVA);

  • información y capacitación para cuidadores;

  • ayuda económica, gastos de alojamiento y transporte para un cuidador cuando viaje con el veterano a fin de recibir atención;

  • servicios y asesoría de salud mental;

  • un estipendio mensual;

  • hasta 30 días de atención de relevo por año.

La primera fase de la ampliación incluirá a los veteranos lesionados durante el cumplimiento de su deber en o antes del 7 de mayo de 1975. Después de dos años, el programa incluirá a veteranos aptos lesionados entre el 7 de mayo de 1975 y el 10 de septiembre del 2001.

“Sabemos que con nuestra población de veteranos que se encuentran en la vejez, estas personas necesitarán cuidados”, indica Pape. “Y nuestros cuidadores necesitarán intervenciones o ayuda; por lo tanto, no podríamos hacerlo sin la MISSION Act”.

El VA está en el proceso de contratar a casi 700 nuevos empleados.

“Estamos tratando de contratar trabajadores sociales, psicólogos, enfermeros, médicos y personal de apoyo”, afirma Pape.

Otras partes de la MISSION Act comenzaron a ofrecer opciones más amplias de atención de urgencias y servicios de salud privados a los veteranos de todas las eras en junio del 2019. Sin embargo, el  New York Times (en inglés) informó que el programa no tiene dinero suficiente para apoyar la red establecida en la ley.

Los veteranos que cumplen el requisito

No obstante, no todos los veteranos serán aptos para recibir la asistencia de cuidador adicional, a pesar de sufrir una dolencia que el VA considere relacionada con su servicio militar.

En el 2008, en un estudio encargado por el VA, se encontró que los veteranos tienen un 50% más de probabilidades que los civiles de presentar esclerosis lateral amiotrófica (ELA), mejor conocida como enfermedad de Lou Gehrig. Más tarde, la ELA se convirtió en una enfermedad presuntamente compensable, lo que significa que no es necesario que los veteranos prueben la fecha cuando la adquirieron.

En el año fiscal 2019, la Administración de Salud de Veteranos prestó servicios clínicos a más de 4,000 veteranos. Este cálculo no incluye a aquellos que recibieron servicios antes del 2019 ni a aquellos que no están inscritos en el sistema del VA.

“El VA se ha tardado mucho en ponerse al día con las necesidades de estos veteranos”, indica Mary Ward de Wilmington (Carolina del Norte). Ella cuida a Tom Ward, su esposo de 65 años, que prestó servicio en el Cuerpo de Infantería de Marina y ahora tiene ELA.

“No deberíamos estar usando nuestro valioso tiempo ni la energía en asegurarnos de que nuestros veteranos reciban la atención y los servicios que necesitan”

— Lara Garey de Austin (Texas)

“Si tuviera una lista de deseos (¿qué quieres para Navidad?), me gustaría tener un coordinador de servicio en el VA que fuera experto en el tema y que pudiera encontrar las cosas que necesito para Tom”, dice.

Ward, becaria de la Elizabeth Dole Foundation (en inglés) y presentadora del programa radial This Caregiver Life, indicó que el caso de su esposo presenta una dicotomía interesante, porque  él es veterano de antes del 11 de septiembre con un diagnóstico después de esta fecha.

“No deberíamos estar usando nuestro valioso tiempo ni la energía en asegurarnos de que nuestros veteranos reciban la atención y los servicios que necesitan”, afirma Lara Garey de Austin, Texas. También es becaria de Elizabeth Dole y cuidadora de Tom Garey, su esposo de 51 años, veterano de la Fuerza Aérea y quien padece de ELA.

“Necesitamos pasar ese tiempo precioso… creando esos recuerdos que nos harán seguir adelante después de que ya no estén”, dice. “Todos sabemos el resultado final de esta enfermedad: el veterano muere”.

A pesar de que sus esposos prestaron servicio durante la guerra, Ward y Garey dicen que no creen que sus casos se incluyan en la ampliación de cuidados, porque la ELA es una enfermedad y no una lesión.

Cuando AARP preguntó si un veterano con ELA sería apto para recibir el beneficio de cuidados ampliados, una vocera del VA indicó que el departamento “no puede hacer comentarios sobre el reglamento hasta que se haya publicado” y la idoneidad se determina según el caso.

El sistema estratificado es complicado

Otras personas todavía creen que el VA debe ofrecer beneficios de cuidados a todos los veteranos, independientemente de la lesión.

Patti Shea de Tallahassee, Florida, ha cuidado de su padre, James Shea, de 80 años, que tiene demencia y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Él prestó servicios en el Cuerpo de Infantería de Marina en Vietnam antes de la campaña completa y, por lo tanto, no es apto para recibir beneficios integrales de ayuda y asistencia, un programa que ofrece pensión adicional.

Ella comenzó a cuidarlo en octubre del 2011 cuando no necesitaba ayuda constante, pero en los últimos años ha necesitado “atención continua”, afirma.

A fin de determinar la idoneidad de los veteranos, el sistema de beneficios del VA es “muy estratificado”, dice. Los beneficios que recibe su padre todavía incluyen un mes de atención de relevo por año, enfermeros domiciliarios y una subvención para mejoras en la vivienda.

A pesar de eso, si su padre hubiera sido apto para recibir ayuda y asistencia, en “el siguiente nivel”, hubiera recibido las horas de enfermería que ella dice que necesita.

“Quince horas a la semana no es mucho para alguien que es totalmente dependiente para todo”, afirma Shea.

“Todo plan que amplíe los beneficios para los cuidadores es algo que necesitamos más”, indica. “Necesitamos velar por los cuidadores, en especial por aquellos que tienen a sus seres queridos en casa, porque les ahorran una gran cantidad de dinero a los contribuyentes”.

Shea también cuida a su madre, que tiene artritis reumatoide desde que su padre comenzó a presentar la enfermedad.

“Las personas que toman las decisiones no entienden el efecto dominó que tiene (el cuidar a un ser querido) en los cuidadores” dice. “Nuestra vida social sufre, nuestra vida laboral sufre, nuestra salud mental sufre, nuestro cuerpo sufre”.

“Cuando mi padre tiene un muy mal día y me grita, esto me afecta”, afirma Shea. “Es difícil sacarlo de mi mente porque es mi padre. Mi padre nunca me hubiera alzado la voz”.

Los veteranos que no son aptos para la ampliación de beneficios pueden hacer la solicitud para el Program of General Caregiver Support Services (Programa de servicios generales de apoyo para los cuidadores), el cual incluye capacitación, mentoría entre compañeros, cursos y formación en cuidado personal. Está disponible para los veteranos de todas las eras que estén inscritos para recibir atención de la Administración de Salud de Veteranos, independientemente de la enfermedad o la lesión que sufran.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO