Skip to content
 

Mujeres de 50 años o más que deciden ser madres

¿Deberían? ¿Qué tan seguro es para su salud y el del bebé?

Older Mom With Her Three Kids In The Backyard, AARP Home And Family, 50 Plus Moms

Brian Doben

Sarajean Grainson, de 59 años, se convirtió en madre de nuevo para dar a su segundo marido, un ex sacerdote, un regalo de amor.

In English | Sarajean Grainson descubrió el verano pasado que vivir en una casa parroquial luterana en Rockville Centre, Nueva York era una alternativa maravillosa al hogar de estilo colonial que había compartido con su familia por décadas.

La mudanza ocurrió mientras Sarajean, de 59 años, y su segundo esposo, el pastor David Grainson, de 46 años, se ajustaban a la adición de tres hijos a su familia luego de que ella cumpliera los 50. Los Grainson son padres de Matthew y David, mellizos de 5 años. También tienen un hijo de 8 años, Luke.

Sarajean tiene tres hijos de un matrimonio anterior. Convertirse de nuevo en madre tuvo que ver con darle a su esposo, un exsacerdote católico, un regalo de amor. “Este es un buen hombre”, dijo. “Yo quería que tuviera la experiencia de ser padre. Y quería tener un hijo con él”.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Ella es parte de una tendencia que va en aumento en Estados Unidos de mujeres que dan a luz durante su quinta década.

En el 2013, madres de 50 años o mayores, la mayoría de quienes usaron fecundación in vitro (FIV), tuvieron un promedio de 13 niños por semana. “Honestamente, David no quería correr el riesgo; le daba miedo mi salud”, dijo Grainson, quien dio a luz a los 51 y 53 años. “Se casó conmigo [en el 2001] pensando que no tendríamos hijos. Luego vi a una mujer en la televisión [que hablaba sobre la FIV]. Dije: ‘Esta es mi última oportunidad’”.

La idea de dar a luz a bebés después de los 50 no es tan inconcebible como una vez lo pareció. En el 2008, Rajo Devi dio a luz a su primer bebé a los 70 años en India. Es la mujer de mayor edad en dar a luz que se ha documentado.

Los partos de mujeres en edades entre 50 y 54 aumentaron más del 165% desde el 2000 (255 nacimientos) hasta el 2013 (677 nacimientos), según los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades). El aumento general en tasas de fertilidad para mujeres de 35 años o mayores en las últimas dos décadas está conectado, en gran parte, a la FIV. El primer bebé que nació por medio de este método de fertilidad mejorada fue en 1978 en Inglaterra. Ciertamente, del 2008 al 2012, la tasa de natalidad en Inglaterra se duplicó para mujeres de 50 años o más.

Por qué algunos desaprueban

Sin embargo, las actitudes sociales no se han mantenido a la par de los avances médicos. El año pasado, una encuesta de más de 2,000 ciudadanos británicos reveló que a casi el 75% le parecía inaceptable que mujeres más allá de sus años naturales de maternidad concibieran por medio de la FIV. No se han realizado encuestas similares en Estados Unidos, pero los expertos dicen que claramente muchos desaprueban.

Los escépticos se preguntan cuánto vivirá la nueva madre de cincuenta y tantos años, y también les preocupa que los padres podrían no “tener la resistencia necesaria”, dijo Bonnie Steinbock, una bioética y profesora emérita de University at Albany en Nueva York. “Se preguntan cómo ella va a manejar a un bebé difícil en sus terribles dos años”, dijo Steinbock. “¿Podrá tener una buena relación? ¿El niño se sentirá avergonzado porque los padres parecen como los abuelos de todos los demás?”. Otros creen que es “antinatural” usar la tecnología de FIV en mujeres mayores, que la ciencia está usurpando el orden natural.

 

Mothers Over 50

Pero para Steinbock, el argumento más fuerte a favor de los partos después de los 50 es la libertad de procrear. “La gente debería poder tomar sus propias decisiones”, dijo. “A otros tal vez no les guste, pero el argumento es este: no es asunto suyo”.

Otros están de acuerdo. “Estas son mujeres inteligentes; no son tontas, estúpidas o frívolas”, dijo Mark Sauer, M.D., un pionero desde 1986 en el uso de FIV en mujeres mayores y vicepresidente del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Columbia University Medical Center en Nueva York. “Parecen saludables, y entienden que hay un riesgo de muerte al tener un bebé”.

Puede ser que las famosas hayan ayudado a avivar el fenómeno. Las actrices que han dado a luz cerca de los 50 años incluyen a Halle Berry, de 47 años; Laura Linney, de 49; y Kelly Preston, de 48.

La mayoría de las mujeres de 50 años o más que quedaron embarazadas usaron óvulos donados fertilizados con esperma e implantados en el útero. La edad promedio para la menopausia es 51 años. La fertilidad va disminuyendo entre 30 y 39, decae mucho más en los 40 y en gran parte termina a los 45, según los expertos médicos.

En el caso de Sarajean Grainson, los médicos implantaron embriones en su útero producidos a partir de óvulos donados por una mujer anónima más joven. La tecnología para la fecundación in vitro ha estimulado una industria casera: Columbia University Medical Center paga a los donantes $8,000 por ciclo de extracción de óvulos, dijo Sauer.

Lo ideal es que se debería tomar la importante decisión de si intentar un embarazo de alto riesgo después de consultar a especialistas en fertilidad y de realizar pruebas médicas para garantizar la seguridad de la posible madre. “Diría que, de las [mujeres] que vemos en sus 50, es probablemente a menos del 10% a quienes consideramos un riesgo demasiado alto para darles tratamiento” de fertilidad, dijo Sauer. “Las razones más comunes son hipertensión y fibromas en el útero”.

Riesgos médicos

En el 2012, este médico publicó un estudio que reveló que la salud de mujeres de 50 años o más que dieron a luz usando óvulos donados era tan buena como la de otras mujeres más jóvenes, si habían sido examinadas y recibieron buenos cuidados durante y después del parto. Con todo y eso, existen riesgos médicos significativos, entre ellos una mayor posibilidad de hipertensión y diabetes gestacionales y preeclampsia —una complicación del embarazo caracterizada por hipertensión y posible daño a los órganos—. Partos en los que el bebé nace muerto, partos prematuros, restricciones del crecimiento y partos múltiples, a veces consecuencias de tratamientos de FIV, son posibles complicaciones.

Cualquier mujer en sus 50 que esté contemplando un embarazo debería consultar a un especialista en medicina materno-fetal y luego a un especialista en endocrinología reproductiva, recomendó Irina Burd, M.D., profesora adjunta de Ginecología y Obstetricia y Neurología en Johns Hopkins School of Medicine.

“Pueden detallar los riesgos que un embarazo representa para su salud, [riesgos] que a veces podrían ser permanentes”, dijo Burd. “Por ejemplo, hay un mayor riesgo de tener diabetes e hipertensión por el resto de sus vidas”.

Mientras que los riesgos médicos existen para las futuras madres, los riesgos para los recién nacidos —concretamente el síndrome de Down y otras anormalidades genéticas— se minimizan porque se usan los óvulos de donantes más jóvenes. Mujeres más jóvenes a veces congelan embriones para usarlos más adelante. Los partos múltiples son más comunes con tratamientos de FIV porque los médicos a veces recomiendan implantar hasta cuatro embriones en pacientes mayores de 40 años para aumentar la probabilidad de un embarazo.

La decisión de dar a luz después de los 50 implica un gran compromiso financiero. Puede costar hasta entre $25,000 y $30,000 con la donación de óvulo por un solo intento exitoso de FIV. Los seguros a menudo no cubren los gastos. Sin embargo, para algunas parejas, los retos son pequeños si se comparan con las recompensas.

Sarajean Grainson and boys, new Moms after 50

Brian Doben

Rechazados por clínicas estadounidenses, Frieda Birnbaum y su esposo viajaron a Sudáfrica para tratamientos de FIV. A los 60, dio a luz a mellizos.

Mellizos a los 60 años

Frieda y Ken Birnbaum de Saddle River, Nueva Jersey tienen cinco hijos. Frieda, una psicóloga, y Ken, un abogado, celebraron el nacimiento de su hijo Ari cuando ella tenía 53 años. Pero a los 60, instada por su esposo, dio a luz a mellizos, Josh y Jaret, mediante cesárea.

La pareja de Nueva Jersey viajó a Sudáfrica para tratamientos de FIV, donde la rubia de apariencia juvenil mintió sobre su edad. Había sido rechazada en clínicas estadounidenses con límites de edad de 50 años.

Frieda y Ken Birnbaum de Saddle River, Nueva Jersey tienen cinco hijos. Frieda, una psicóloga, y Ken, un abogado, celebraron el nacimiento de su hijo Ari cuando ella tenía 53 años. Pero a los 60, instada por su esposo, dio a luz a mellizos, Josh y Jaret, mediante cesárea.

La pareja de Nueva Jersey viajó a Sudáfrica para tratamientos de FIV, donde la rubia de apariencia juvenil mintió sobre su edad. Había sido rechazada en clínicas estadounidenses con límites de edad de 50 años.

Los nacimientos llamaron la atención de los medios a nivel internacional. “Un reportero de Alemania llegó a mi casa y dijo: ‘Quiero ver a la vieja’”, dijo Frieda Birnbaum. “Pensaban que a los 60 se suponía que yo sería una mujer arrugada y canosa”,

Elizabeth Gregory, autora de Ready: Why Women Are Embracing the New Later Motherhood y directora del Programa de Estudios sobre la Mujer, el Género y la Sexualidad en University of Houston, dijo que mujeres que quedan embarazadas a edad más avanzada son optimistas que han mantenido sus cuerpos y mentes.

“Son personas motivadas; tienen una gran energía”, dijo Gregory, quien adoptó cuando tenía 48 años. “Tener un hijo te mantiene en forma”.

Algunas madres mayores son madres por primera vez. Se han concentrado en sus carreras o tienen nuevas parejas. Algunas son solteras; otras son parejas del mismo sexo. Comparten un deseo común de ser madres biológicas, no madres adoptivas, después de los 50.

Pero otras parejas comienzan una nueva familia después de haber criado hijos que ahora son adultos. Algunas parejas mayores no quieren quedarse sin hijos en el hogar, dijo Sauer. En esencia, quieren ser padres perpetuos.

Reacias a hablar

No todas las madres mayores desean hablar sobre la experiencia. “La gente es tan sentenciosa”, dijo Susan Newman, una psicóloga social de Nueva York. “Muchos miran a las madres mayores y dicen: ‘¿Por qué está haciendo esto ahora? Es demasiado mayor; podría ser abuela’”.

Cyma Shapiro, creadora de motheringinthemiddle.com (en inglés), un blog para nuevos padres de mediana edad, dijo que muchas madres mayores tienen buenas razones para no revelarse en público. “Entrevisté a mujeres en todo el país y me lo dijeron claramente; cualquier conversación sobre su edad [específica] tendría ramificaciones ya fuera con su empleador o con amigos y familiares”, dijo. “Dentro de 10 años, la mayoría de las mujeres no se avergonzarán de nada de esto”.

Los Grainson están seguros de haber tomado la decisión correcta, a pesar de la fatiga diaria de ser padres. Sarajean dijo: “No pienso que fue más difícil porque yo era mayor; pienso que fue más difícil porque se me olvidó cómo era. La cantidad de ropa que hay que lavar es ridícula”. Sin embargo, dijo que no se arrepiente. “Lo haría de nuevo. La tecnología y Dios te sacarán de la menopausia”.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto