Skip to content
 

Ángeles y arcángeles: ¿Es posible comunicarse con ellos?

Experta comparte sus experiencias y explica cómo llamarlos.

Ana Mercedes Rueda - Angelóloga

Cortesía Ana Mercedes Rueda.

La canalizadora de mensajes de ángeles Ana Mercedes Rueda.

Según Ana Mercedes Rueda, los ángeles la han acompañado toda la vida. Rueda, colombiana con 20 años de experiencia como periodista, cuenta que de niña se sentaba en su cama con un cuaderno, cerraba los ojos y empezaba a escribir muy rápido, en una letra extraña.

“Era una letra como cursiva, alargada, e incluso para mi mamá era difícil de entender, pero por lo que ella alcanzaba a entender decía palabras como ‘Dios’ ”, explica Rueda, de 41 años, desde su hogar en New Canaan, Connecticut.

Rueda dice no recordar esa anécdota que le contó su mamá, quien siempre le dijo creer que ella tenía algún tipo de conexión con el más allá.

Hoy, Rueda afirma que se comunica directamente con los ángeles, y transmite sus mensajes en consultorios individuales, talleres y conferencias a través de su empresa Mensaje de Ángeles. También publica regularmente artículos de prensa en Colombia, y ha aparecido en diversos programas de televisión hispana en Estados Unidos como Despierta América y Noticias 41 Nueva York Al Despertar.

“No es que mi voz cambie, ni que yo levite, ni nada de esas cosas que uno ve en películas”, explica. “Simplemente soy yo, pero no son las palabras de Ana Mercedes sino que son palabras que vienen de los ángeles”.

Con su voz cálida y risa fácil, Rueda dice que los ángeles se presentan “como tú creas en ellos”, y que por ejemplo a veces los percibe como siluetas de color. La recepción ocurre de varias formas: escuchándolos (clariaudiencia), a través de visiones (clarividencia), intuición (clarisentimiento) y desde un conocimiento innato (clariconocimiento).

Ella —quien asegura incorporar técnicas de meditación y espiritualidad oriental a la tradición católica— dice que todos tenemos ángeles velando por nosotros, sin importar nuestra religión o creencias.

Mucha gente se hará su propia idea de qué son los ángeles. ¿Qué es un ángel para ti?

De acuerdo a lo que yo he aprendido, un ángel es un ser de luz que fue creado por Dios para ayudarnos a los seres humanos en nuestro proceso de evolución aquí en la tierra. Dios los creó y les dijo: ustedes se van para allá y van a ayudar a los seres humanos. Los van a guiar, los van a proteger y los van a asistir en lo que ellos necesiten. Entonces yo los veo como unas ramificaciones, unas chispitas de Dios que están a nuestro alrededor para cumplir con esa misión. Para eso fueron creados.

¿Cómo defines lo que haces?

Mucha gente se hace llamar angelóloga. Yo no uso ese término. Yo me presento como canal de mensajes de ángeles porque eso es lo que uno hace, canalizar la información.

¿Cómo te diste cuenta de que tenías este supuesto poder?

De manera consciente yo llevo canalizando mensajes por más de 20 años. Empezó un día cualquiera en Bogotá, cuando yo trabajaba en una revista. Cuando uno tiene pensamientos, uno siente como una voz dentro de la cabeza, ¿cierto? Pues así fue. Yo iba pensando y de un momento a otro, un nuevo pensamiento llegó y empezó a contestar lo que yo estaba pensando. Entonces yo dije: ¿qué es esto? Llegué a la oficina y me encontré a una amiga compañera de trabajo: yo no sabía que ella tenía esta capacidad, por así decirlo. Ella fue quien me explicó: mira, tú vas a empezar a recibir mensajes.

¿Tú haces preguntas específicas a las ángeles o simplemente ellos se comunican contigo?

Por lo general, yo soy la que les pregunta y ellos contestan. Pero hay momentos en que quizá yo estoy distraída o pensando en otras cosas y no los tengo en mente, y entonces empiezo a sentir como que me están queriendo llamar. Hay veces que mentalmente oigo que me dicen “medita, hablemos”. Por ejemplo hay una cuestión muy característica desde el comienzo, que cuando yo voy a conectarme con ellos, yo empiezo a sentirlos a través de mis manos. Empiezo a sentir las manos muy pesadas, ¡y ahorita lo estoy sintiendo! (risas) Como ellos saben que estoy hablando de ellos, entonces no se pierden ni media y claro, ya llegaron aquí a chismotear (risas).

¿Cómo hace cuando tú quieres iniciar una supuesta comunicación?

Hay dos maneras. La manera rápida es simplemente yo mentalmente tener una comunicación con ellos, como si fuera algo telepático: Yo pienso algo y recibo el pensamiento de respuesta. Cuando quiero hacerlo más en  profundidad, entonces ya me concentro, me relajo, coloco música suave, cierro los ojos y entro en una meditación. De esa manera es cuando yo puedo empezar a recibir información por escrito.

¿Llama a ángeles específicos o simplemente hace un llamado general?

Cuando yo voy a recibir mensajes para mí, no me preocupa a quién llamo. Yo me concentro, me pongo en la presencia de Dios y digo, “bueno, angelitos”, y ya llegará el que llegue. Y si hay algo específico, ellos son los que se presentan y me dicen, “somos fulano y zutano de tal”. Ya en las consultas yo sí llamo a seres específicos: llamo a los arcángeles, a los ángeles guardianes de la persona, a mis ángeles guardianes… Depende de lo que la persona sienta. Si me dice, “quiero hablar específicamente de mi salud”, entonces llamo al arcángel de la salud, que es Rafael.

¿Cuál sería el ángel que habla sobre dinero?

Yo trabajo mucho con los arcángeles que, dentro de la jerarquía, están un escalón más arriba de los ángeles. Hay un arcángel que se llama Jeremiel; no es muy conocido para la religión católica y cristiana, pero él nos ayuda a que podamos manifestar en nuestra vida lo que queremos: un mejor trabajo, mejores ingresos económicos. Hay otro arcángel que se llama Xamuel o Samuel, que es el arcángel del amor y la relación, pero también nos ayuda mucho en la parte material, porque trae lo nuevo. Si uno quiere un nuevo trabajo, o una nueva casa, o nuevos amigos o un nuevo novio, uno puede acudir a ellos. Pero yo siempre le digo a la gente: uno primero le pide a Dios. De eso no nos podemos olvidar. Uno le pide permiso a Dios para poder trabajar con los ángeles.

¿Cómo le dices a tus clientes cómo buscar a los ángeles?

Lo primero que hay que tener es el deseo y la intención de tener ese contacto. Eso es porque hay una ley que los ángeles no pueden violar, que es la ley del libre albedrío. Entonces, yo soy quien les permite a los ángeles actuar en mi vida; no es que aterricen ellos al lado de uno y empiecen a hacer y deshacer. Segundo, los ángeles piden que uno trabaje en su “limpieza” interior. Por ejemplo, si tienes resentimientos, amarguras u odio, que los saques de tu corazón. Y lo último es pedir. Porque ellos no pueden hacer nada si uno no se los pide.

¿Alguna vez te dijeron que estabas loca?

¡Sí, claro! Y me sigue pasando. No fue fácil para mí salir del “closet espiritual”, como lo llamo yo.  Eso de salir a los medios de comunicación y decir “sí, yo hablo con ángeles” fue difícil. Afortunadamente, la mayoría de la gente me ha recibido muy bien, pero lógicamente me llegan comentarios de “usted es una bruja o pitonisa”, “usted está poseída por el diablo”, “usted necesita un exorcismo”.

¿El contacto con los ángeles te ha orientado en las decisiones que has tomado en la vida?

Muchísimo. Por ejemplo, cuando yo era adolescente y estaba en la universidad, antes de que llegara esto a mi vida, yo era una chica, diría, un tanto opaca. Tendía a ser muy negativa, muy depresiva. Cuando empecé a sentir la energía de los ángeles, empecé poco a poco a convertirme en una persona positiva, alegre, optimista. Ellos me han orientado muchísimo pero al final uno decide. Aunque el objetivo de los ángeles no es predecir el futuro. En esto soy muy clara con los clientes, para que no piensen que soy una adivina ni que les voy a decir el número de la lotería.

 

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO