Skip to content
 

¿Has elegido tu palabra del año? Te explicamos por qué deberías hacerlo

Una sola palabra puede mantenerte motivado en el 2022.

Mano sostiene sobre la palma la palabra Propósito en inglés

NikkiZalewski/Getty Images

In English

Con el inicio de un nuevo año, es común asumir el compromiso de dejar atrás los malos hábitos y hacer borrón y cuenta nueva. Pero la nueva tendencia es reemplazar las metas de Año Nuevo —que a veces vienen acompañadas de mucho estrés y desilusión— por una palabra personal para el año.

Escoger una palabra del año puede darnos claridad y enfoque con respecto a quién queremos ser y qué deseamos lograr en la vida. Una palabra cuidadosamente seleccionada es una especie de mentor mental; algo que nos ayuda a seguir motivados al avanzar hacia nuestras metas en el 2022.

“Llega un momento en que las metas se sienten como reglas”, dice Janice Simon, orientadora de liderazgo y profesional en Houston, Texas, quien desde hace varios años se ha guiado por una palabra personal del año, como por ejemplo “celebrar” en el 2021. “Me gusta [usar una] palabra porque no me limita. Establece una intención para que cada acción que realice durante el año entero esté vinculada a un significado".

Si nos ponemos metas rígidas, la elección de una palabra del año puede guiar las decisiones y recordarnos sutilmente cómo mantener el rumbo. Pero eso no significa necesariamente que sea más fácil o sencillo avanzar con una palabra del año que con un obejetivo.

“Muchas cosas nos arrastran en distintas direcciones y la mayoría de las veces nuestras mejores intenciones no ofrecen el camino más fácil”, explica Seth J. Gillihan, psicólogo clínico de Ardmore, Pensilvania. “Y sin un enfoque sistemático, además de recordatorios y una actitud diligente, tenemos la tendencia a tomar el camino de menor resistencia. Lo habitual no es comportarnos como la mejor versión de nosotros mismos.

Sin embargo, una palabra distintiva puede ser algo menos intimidante. Piénsalo así, si las metas parecen resaltar una cualidad esencialmente crítica, una palabra personal del año suele tratarse de un valor. (Por ejemplo, honestidad, aceptación, paciencia).

“Un valor es algo hacia lo que siempre podemos avanzar; no hay un final como existe con una meta”, señala Gillihan, autor de The CBT Deck: 101 Practices to Improve Thoughts, Be in the Moment & Take Action in Your Life. Las palabras que escogió en otros años fueron "firmeza" y "alegría".

“Es más una dirección que un destino”, dice. 

 Apartarse de la lista de metas del año

Janice Simon en su casa

Cortesía Kimberly Stauffer

Janice Simon usa una palabra personal que la guía durante el año.

Cómo escoger una palabra personal del año

  • Piensa en quién quieres convertirte y luego escribe las palabras que describen a esa persona. Escoge de entre esas opciones.
  • Asegúrate de que la palabra sea algo que deseas hacer en vez de algo que crees que deberías hacer. Tenemos más probabilidades de mantener nuestro compromiso si elegimos palabras que reflejen nuestra personalidad.
  • Resiste la tentación de consultar con alguien antes de elegirla para evitar la influencia de una opinión externa.
  • Pregúntate si puedes comprometerte con esa palabra. Si no es así, regresa a la lista inicial. Y si decides que estás satisfecho con tu elección, ¡felicitaciones por acercarte más a lo que deseas en la vida!

Hace unos años Simon, de 53 años, cambió sus metas (hacer más ejercicios, salir menos a comer fuera) por una palabra del año después de haberlo visto en las redes sociales.

¿Cómo le fue con la palabra “celebrar” que escogió en el 2021, en particular durante un año de pandemia? Al ser una persona muy “introvertida con un sistema inmunitario comprometido que trabaja desde casa y vive sola", dice, "sentí que cada vez que asomaba la cabeza afuera era como una celebración”.

La palabra que eligió Simon para el 2022 es “ímpetu” después de haber leído un artículo en el New York Times, escrito por el psicólogo Adam Grant, sobre cómo languidece la mayoría de la gente como resultado de la pandemia.

“Este año comencé varias cosas que quiero continuar de cara al futuro” —como terminar el primer borrador de una novela e intensificar el trabajo con un asesor de salud— “y quiero dedicarme a prosperar y florecer en vez de languidecer”, explica.

Katy Kozee, de 60 años, escogió su primera palabra del año en el 2017 tras “un año difícil” plagado de un exceso de trabajo y estrés. Cambió sus lista de metas por la palabra “hygge”, que en danés significa acogedor o confortable. Kozee, que vive en Nashville, Tennessee, utilizó la palabra como mantra que le recordaba no agregar nada más a su vida.

Para el 2022 eligió la palabra “fluir”. Después de escogerla, creó un tablero de visión con la palabra "fluir" en el medio, rodeada de una foto de Oprah Winfrey, citas inspiradoras y otras imágenes motivadoras. 

Como los años “2020 y 2021 fueron una locura que no habíamos visto jamás, me dije que sea lo que sea que me presente el 2022, voy a fluir como un río”, explica Kozee. “Simplemente voy a seguir por mi camino y enfrentar lo que sea”.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Cómo elegir la palabra para el nuevo año

En su blog Midlife Rambler, Kozee ofrece un cuaderno de ejercicios descargable y gratuito (en inglés) para ayudarte a seleccionar una palabra personal para el año. 

Estos son algunos de consejos: tómate tiempo para reflexionar sobre el año anterior y cómo encarar el año entrante. Anota palabras que describan el tipo de persona que deseas ser a la conclusión del año 2022. No necesariamente lo que deseas lograr sino cómo deseas crecer.

Si no te identificas con ninguna de tus palabras iniciales, no temas volver a repasar la lista en una o dos semanas. Aunque Kozee normalmente selecciona su palabra entre Navidad y el día de Año Nuevo, lo importante es aliviar la presión y en cambio adoptar algo más duradero y que brinde apoyo.

“Una meta es como una calificación de aprobado o reprobado —lo lograste o no—, pero así no es la vida”, explica. “La vida se trata de ir avanzando en tu camino”.

Por lo general, los objetivos solo se mantienen entre Año Nuevo y el Día de San Valentín, señala Jay Thomas, de 60 años, asesor de vida personal y profesional en Silicon Valley, California.

En comparación, usar una palabra del año como guía tiende a ser algo más permanente porque se convierte en "el foco de nuestras acciones", señala. Eso significa que es menos probable que lo dejes de lado después del 14 de febrero.

Beth Fuchs, de Glendale Heights, Illinois, ha llegado a entender la diferencia. Dice que está cansada de metas no cumplidas que pesan como si fueran una “tarea escolar” o un “proyecto”. Aunque no tiene mucha experiencia en escoger una palabra del año, decidió no ponerse limitaciones al elegirla: "audaz".

“Si bien antes me sentía segura, temía decir ciertas cosas en voz alta”, dice esta organizadora profesional certificada de 55 años. “Empecé a pensar en cómo deseo vivir mi vida de ahora en adelante. Voy a ser más atrevida”.

Una vez que tengas tu palabra, trata de resistir la tentación de consultar con alguien antes de usarla, dice Gillihan. “Es como cuando una pareja prefiere no pedir la opinión de otros sobre el nombre seleccionado para su bebé. Simplemente escógela y luego declárala. Es una decisión puramente personal".

Robin L. Flanigan colabora con artículos sobre salud mental, educación y temas de interés humano para varias publicaciones nacionales. Trabajó como reportera para diversos periódicos y sus escritos también se publicaron en People, USA Today y Education Week. Es autora del libro infantil M is for Mindful.