Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cómo hacer que tu almohada quede limpia y radiante

El truco es un artículo básico de supermercado.


spinner image Fila de almohadas
Hay un método de limpieza que puede darle nueva vida a tu almohada.
iStock

¿Tienes una almohada favorita y no quieres desecharla todavía? Cuando de verdad te gusta tu almohada, pero las manchas o la apariencia amarillenta te hacen sentir que lo único que puedes hacer es tirarla a la basura, espera, la puedes conservar por más tiempo.

Las almohadas se deben limpiar o remplazar cada tres meses para deshacerse de las cosas desagradables, como células de la piel, ácaros, sudor y aceites corporales y, sí, las manchas de saliva definitivamente pueden arruinar tu almohada favorita.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Hay un método con el que puedes limpiar tu almohada para que quede radiante, blanca y de regreso a la vida.

Todo lo que necesitas es tu detergente de ropa favorito, soda cáustica y, para darle un olor especial, aceite esencial de lavanda.

La soda cáustica es la clave, dice Jessica Kielman de eHow. Se conoce por su capacidad para eliminar manchas. Puedes comprarla o prepararla al cocinar bicarbonato de soda en una sartén a 450 grados por aproximadamente una hora hasta que evapore la humedad.

Pasos para limpiar tu almohada

  1. Pon la lavadora a la temperatura más alta y ajústala para una carga grande.
  2. Añade la cantidad usual de detergente para ropa en el agua mientras se llena la lavadora.
  3. Luego añade media tasa de soda cáustica mientras la lavadora se sigue llenando.
  4. Para darle un olor relajante y fresco, añade cinco gotas de aceite esencial de lavanda.
  5. Después de haber añadido el detergente y la soda cáustica, pon hasta dos almohadas a la vez en la lavadora. (Pon las almohadas uniformemente para evitar que la lavadora pierda el equilibrio).
  6. Después de que se complete el ciclo de lavado, pon las almohadas en la secadora a temperatura baja en un ciclo completo. (Esto las esponjará y les hará recobrar su forma original).

Es importante asegurarse de que las almohadas se sequen completamente. Si es necesario, y según el tipo de secadora, ponlas en un segundo ciclo a temperatura baja para estar seguro.

Cuando la almohada esté limpia y radiante, puedes cubrirla con una funda a prueba de agua para que te dure más tiempo. Entre las opciones, están las fundas de felpa a prueba de agua, las fundas de terciopelo y las que protegen de los alérgenos.

¿Cuándo debes tirar tu almohada? Hazle esta prueba: dóblala a la mitad, si se queda doblada, entonces es hora de tirarla. Si la almohada recupera su forma usual, la puedes conservar.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.