Skip to content
 

El problema sexual que callan los hombres

Qué hacer si tienes dificultad de alcanzar el clímax.

Problemas sexuales en los hombres - Una pareja en la cama en actitud de intimidad

Foto: Dennie Cody/Getty Images

Entender las causas de los problemas de sexualidad son el primer paso para mejorar tus relaciones de pareja.

In English | Se terminó la música y las velas se están consumiendo. Tú te sientes muy bien. Estás disfrutando del sexo como acostumbras a hacerlo: la cercanía, el toma y dame, la pasión. Pero, cuando quieres llegar al climax, tú aceleras el ritmo. Nada. ¿Qué está pasando? Cuando tenías 20 años te pasabas el tiempo tratando de que no, y ahora... no puedes.

No te preocupes. Tú no eres el único. Muchos hombres de 50 años y más experimentan dificultad con el orgasmo y la eyaculación (en inglés), dice la doctora Louanne Weston, terapeuta sexual. Según un estudio, el problema afecta a 16 % de los hombres cuando cumplen 60 años, a 23 % de los hombres entre 65 y 74 años, y a 33 % de los hombres de 75 años y más.

La buena noticia es que, por lo general, estas dificultades pueden resolverse. El primer paso es entender por qué ocurre este problema. Entre las posibles causas se encuentran:

Envejecimiento. ''A medida que los hombres envejecen observan que su pene necesita más estimulación para que ocurra la eyaculación'', dice el terapeuta sexual, Dr. Dennis Sugrue. ''Esto es normal, pero muchas veces es desconcertante''. La edad también debilita los músculos del suelo pélvico, cuyas contracciones desencadenan la eyaculación. Cuando estos músculos se debilitan, el semen gotea y los orgasmos quizás causen poco placer.

Trastornos de salud. Los trastornos neurológicos (diabetes, paraplejia, esclerosis múltiple) pueden dañar los nervios que controlan el orgasmo. La cirugía para el agrandamiento benigno de la próstata no tiene efectos en el orgasmo, pero elimina la eyaculación.

Medicamentos. Los antidepresivos son conocidos por deteriorar el desempeño sexual. El alcohol está más asociado con la disfunción eréctil pero, en algunos hombres, ocasiona problemas de orgasmo. Otros medicamentos también pueden influir, como los analgésicos (Aleve, Naprosyn), los medicamentos contra la ansiedad (Xanax, Valium) y medicamentos para la presión arterial y los trastornos psiquiátricos, entre otros.

Estrés. Los terapeutas sexuales dicen que son varios factores los que causan estrés emocional, como por ejemplo: enojo contra la pareja, temor de un embarazo o de infecciones de transmisión sexual, o crianza demasiado fundamentalista. ''He visto problemas de eyaculación relacionados con una crianza estricta, ya sea católica, protestante o judía", dice Weston. ''El problema no es la religión. Es el fundamentalismo".

Dar placer. Hacer el amor supone dar y recibir placer, pero algunos hombres creen que su única tarea es darlo. ''Cuando un hombre le presta demasiada atención a la experiencia de su pareja y no la suficiente a la suya, pierde la concentración en el erotismo, lo que puede interferir con el orgasmo y la eyaculación'', dice el terapeuta sexual Marty Klein.

Consulta con tu médico. Tu médico debe investigar posibles infecciones, problemas con los medicamentos, dolor o problemas neurológicos. Si se trata de problemas causados por algún antidepresivo, pregunta si puedes cambiarlo a uno que tenga menos probabilidades de menoscabar el desempeño sexual.

Practica los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios sencillos y discretos tonifican los músculos del suelo pélvico, con lo cual se intensifica el orgasmo y se fortalece la eyaculación. Pídele instrucciones a tu médico, o busca en línea los videos de ejercicios.

Valora tu contexto erótico. Los hombres jóvenes pueden funcionar sexualmente casi bajo cualquier circunstancia. Pero después de los 50, el contexto se torna cada vez más importante. Identifica cuál es la situación sexual óptima para ti y trabaja con tu pareja para encontrarla.

Valora tu propio placer.  Tú eres algo más que la persona que da placer. Tú también mereces satisfacción erótica y tienes todo el derecho de pedir el estímulo que la produce. Si tu todavía tienes relaciones vaginales, tal vez no te den suficiente estímulo para lograr la eyaculación. "Es posible que necesites estimulación manual u oral vigorosa'', dice Klein. ''De ser así, pídela''.

Enseña a tu pareja. Muéstrale a tu pareja exactamente lo que funciona para ti y enséñale para que lo haga. Es posible que sienta timidez al tener que demostrar algo que suele ser privado. Pero al hacerlo no sólo le enseñas a tu pareja lo que tu necesitas, sino que también será una revelación para ti, lo que profundizará la intimidad de la relación.

Respira profundamente. La respiración profunda relaja el sistema nervioso de manera que la estimulación erótica pueda desencadenar el orgasmo y la eyaculación.

Concéntrate en las fantasías. Recuerda las fantasías sexuales que te han excitado en el pasado. Desarróllalas. No tienen que incluir a tu pareja. Solamente tienen que excitarte. O prueba con videos de clasificación X.

Utiliza lubricante. Los lubricantes sexuales hacen que los genitales sean más sensibles al tacto y, a menudo, ayudan a los hombres que tienen problemas sexuales.

Consulta a un terapeuta sexual. Si la autoayuda no te provee suficiente alivio, por lo general, los terapeutas sexuales pueden ayudar a los hombres a resolver cualquier problema. Para encontrar a un terapeuta sexual cerca de ti, visita la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists (enlace en inglés de la Asociación estadounidense de educadores, consejeros y terapeutas sexuales), la Society for Sex Therapy and Research (enlace en inglés de la Sociedad de terapia e investigación sexual) o la American Board of Sexology (enlace en inglés de la Junta estadounidense de sexología).

También te puede interesar:

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO